Portada » Por qué Inditex, Mango y Desigual apuestan ahora por India para vender online
Economia

Por qué Inditex, Mango y Desigual apuestan ahora por India para vender online

inditex - Por qué Inditex, Mango y Desigual apuestan ahora por India para vender online - economia

Las grandes textiles toman posiciones en uno de los mercados con más potencial del mundo. Deloitte o McKinsey esperan una explosión del sector y Barclays dice que será sobre todo online.

Desigual ha aterrizado esta semana en India, con la apertura de dos tiendas físicas y un plan para abrir otras seis de la mano de su socio local Tablez, uno de los principales distribuidores del país. El desembarco completa la apuesta de la empresa por este mercado, al que considera “estratégico” por su “alto potencial de crecimiento”, después de su alianza en 2019 con Myntra para vender sus productos a través de la plataforma digital del líder online en el país y filial de Flipkart, el Amazon indio.

La apuesta de Desigual no supone un hecho aislado, sino un refrendo del interés que ha despertado este mercado entre las grandes firmas textiles españolas en los últimos años. Mango abrirá 10 tiendas en el país en el último cuatrimestre de 2020, lo que elevará su presencia a 29 establecimientos, completando el plan de desarrollo que había fijado en el país dos años antes de lo previsto y convirtiendo a India en su segundo mercado de Asia.

Su estrategia fue muy similar a la que ahora ha adoptado Desigual. Llegó a India en 2014, también con Myntra como socio digital en el país, para comenzar a vender online. Su salto a las tiendas físicas se dio en 2017 y, ahora, está acelerando su expansión.

¿Por qué lo hace? La respuesta también sigue el mismo patrón: “Es uno de los mercados con más potencial del mundo”, señalan desde Mango, que registra cada año crecimientos online superiores al 50% en este país.

Inditex, la primera en llegar

Inditex fue en realidad la primera gran textil española en aterrizar en India, en 2010, con la apertura de una tienda de Zara en Nueva Delhi, de nuevo junto a un socio local: Tata. La empresa que preside Pablo Isla cuenta en la actualidad con 25 tiendas en el país (22 de Zara y 3 de Massimo Dutti), así como su propia plataforma de venta online. La abrió en 2017, el año en el que Inditex lanzó su gran apuesta por India, ya que también inauguró su primera tienda de calle en Mumbai, una flagship de 5.000 metros cuadrados, desafiando la fórmula predominante en el país: los centros comerciales. Además, un año después, en 2018, Inditex eligió también India para situar uno de los cerca de 20 almacenes que tiene por el mundo para cubrir la logística de su venta online.

Tendam, con Women’Secret, también tiene presencia en el país, de la mano de Tablez, el mismo socio que ha elegido Desigual.

16028764949203 - Por qué Inditex, Mango y Desigual apuestan ahora por India para vender online - economia

¿Qué ocurre en India?

El interés de las grandes textiles españolas por el país asiático, acelerado en los últimos años, responde a las perspectivas de crecimiento del sector de la moda en India. McKinsey estima que las ventas textiles en el país alcanzarán los 59.300 millones de dólares en 2022, convirtiéndose en el sexto mayor mercado del mundo para este sector, y situándose muy cerca del cuarto y quinto clasificados, Reino Unido y Alemania. Deloitte, con otra metodología diferente, refrenda no obstante el crecimiento al que se enfrenta el país y considera que pasará de unas ventas de 65.000 a 85.000 millones de dólares entre 2017 y 2021, según un estudio publicado en 2019.

La pandemia, que ha impactado con fuerza al sector, podría frenar estas estimaciones, pero el país está viviendo una tormenta perfecta a nivel económico y social (ver información adjunta) que empuja hacia delante a esta industria. Y el gran potencial no está en las tiendas, sino en el canal online.

India tenía 460 millones de internautas en 2018 y se espera que doble la cifra y alcance los 900 millones en 2021. Un informe publicado por Barclays esta semana muestra las consecuencias de este alza. El banco espera que las compras online de moda en el país, que ahora representan el 15% del total, se multipliquen hasta alcanzar el 68% en 2030, lo que supondría superar a mercados más consolidados como EEUU o Francia.

El tamaño del país, las dificultades para moverse por sus ciudades o su alto porcentaje de población joven son claves en estas previsiones. Y ahí es donde entra el posicionamiento que están adoptando las textiles españolas. El negocio no está tanto en abrir tiendas para vender, sino en dar a conocer sus marcas de cara a aprovechar el boom online que se espera.

El botín es millonario en un mercado de más de 1.200 millones de habitantes, con una clase media en aumento y un cada vez mayor gusto por la forma de vestir occidental, especialmente entre las mujeres.

EL SECTOR EN BLOQUE SE POSICIONA EN EL PAÍS

Uniqlo, la tercer empresa textil del mundo por cifra de negocio, ha sido el último gigante del sector en desembarcar en India. Lo hizo hace justo un año, en otoño de 2019, con una filial propia (Uniqlo India) y eligiendo a un peso pesado de la firma japonesa para dirigir sus operaciones en este mercado, ya que Satoshi Hatase era hasta entonces el vicepresidente de Uniqlo.

Gap, por su parte, dio el salto al país en 2015, mientras que la presencia de H&M, al igual que la de Inditex, se remonta a más tiempo atrás. No obstante, otras firmas textiles están haciendo ahora su desembarco. Ted Baker lanzó en junio su nueva plataforma online para extenderse por “China, India y Oriente Próximo”; Havaianas o Bestseller han situado al país, este mismo año, como uno de sus mercados clave; e India era el destino donde más crecían Burberry o Puma antes de la pandemia. Otras firmas deportivas como Hummel o Lotto también han impulsado el mercado en los últimos tiempos.

Además, India es uno de los mayores focos de producción de ropa del mundo. Casi todas las grandes textiles trabajan con fábricas situadas en este país, que forma un hub de producción y proveedores de materia prima junto a su vecino Bangladesh.

UN CONTEXTO FAVORABLE A LA ESPERA DEL GOLPE DEL COVID

India tenía unas grandes perspectivas de crecimiento antes de estallar la crisis del Covid, que ha tenido un impacto muy fuerte en la economía y el comercio del país. No obstante, a la espera del reguero que dejará el golpe a medio plazo, el país tiene un contexto muy favorable para el sector textil. McKinsey espera que los ingresos medios de sus habitantes se tripliquen hasta 2025, dando lugar a una mayor clase media, lo que explica que en 2019 más de 300 firmas internacionales mostraran su intención de llegar al país en menos de dos años. El segundo país más poblado del mundo es además interesante porque el retail organizado apenas suponía el 35% de las ventas de ropa en 2016, una cifra que subirá al 45% en 2025. De la misma forma, la ropa tradicional india suponíael 70% de las ventas del sector en 2017 en el caso de las mujeres, lo que apunta un enorme potencial de crecimiento, especialmente en una sociedad en la que está avanzando la tendencia a vestirse de una forma más occidental. En cuanto a los frenos del país, el sector señala sus infraestructuras, la dificultad para operar si no es de la mano de un socio local y la falta de comercio de calle. El negocio está en los centros comerciales, lo que limita el potencial de expansión de las marcas más allá del online.

mercedes banner - Por qué Inditex, Mango y Desigual apuestan ahora por India para vender online - economia
----