fbpx
Portada » Santiago Abascal: “Vox propone una gran rebaja fiscal y eliminar el Impuesto de Sucesiones”
Economia

Santiago Abascal: “Vox propone una gran rebaja fiscal y eliminar el Impuesto de Sucesiones”

700x420_santiago-abascal
  • “La doble vara de medir, con Vox y con Podemos, es evidente”
  • Sobre Susana Díaz: “La querella contra ella es por incitar a odiar a Vox”
  • “Hay que realizar una rebaja drástica del gasto superfluo de las autonomías”

De hacer caso a lo que apuntan las encuestas, su partido político (Vox) irrumpiría con fuerza en Andalucía pasando de no tener representación parlamentaria a cuatro escaños en el peor de los casos. Tal vez por eso sus adversarios políticos, incluso sus antiguos compañeros del PP, le llaman de todo: facha, reaccionario, antediluviano, machista, xenófobo y otros calificativos de gran calibre y peor transcripción. Él no se inmuta y niega la mayor, abjurando del fascismo o el nazismo y situándose en un terreno ideológico conservador próximo a los liberales.

Santiago Abascal (Bilbao, 1976) es nuevo en el tablero hipotético de la representación parlamentaria pero ni mucho menos es un novato en política. Hasta noviembre de 2013, cuando anuncio su abandono de militancia en el PP, “en desacuerdo con la actuación frente a los casos de corrupción y la política antiterrorista de Rajoy que traicionó sus ideas cediendo ante los nacionalistas”, había sido una figura importante y con varios cargos en el PP vasco.

Tras su adiós puso en marcha Vox con el objetivo de ser una alternativa a la partitocracia del PP y PSOE, regenerar la democracia y defender la unidad de la nación española, pero no ha sido hasta ahora, tras lo ocurrido en Cataluña, cuando ha dejado de ser un partido casi residual para tener posibilidades de dar el salto a la política con mayúsculas. Tiene cuatro hijos. Después de un primer divorcio, se casó por segunda vez este verano con Lidia Bedman, una influencer con 120.000 seguidores en Instagram, por lo que a ambos les une su dominio de las redes sociales.

Tiene un discurso de derechas muy armado y perfectamente estructurado para atraer a los desencantados de la política no sólo de su espectro ideológico sino de todo el arco parlamentario. Se define como un español sin complejos, defensor de las tradiciones y de los valores. Dice que, en términos electorales, Vox tiene muchas más posibilidades de crecimiento que Podemos. Afirma que Pedro Sánchez es un presidente ilegítimo sin escrúpulos dispuesto a todo para conservar el poder y que el escupitajo a Borrell es una metáfora de lo que está pasando en España. Eso sí, insiste en que lo que va a hacer el Gobierno con los restos de Franco “no es una exhumación, sino una profanación de una sepultura y de una basílica”.

¿Tiene posibilidades reales de sacar un buen resultado en Andalucía?

Todas las encuestas coinciden en que Vox tiene posibilidades reales, y también la encuesta real de la calle, porque hemos protagonizado los actos públicos más multitudinarios de la campaña electoral. Nuestra meta es obtener las llaves de San Telmo, que la representación que obtengamos sirva para articular una mayoría alternativa a la corrupción socialista. Las elecciones de este domingo serán determinantes. Si Vox tiene la llave de la gobernabilidad en Andalucía, cabalgará con muchísima fortaleza hacia el Congreso de los Diputados y será una fuerza parlamentaria determinante en los próximos años en España.

Y si llega el caso, ¿están dispuestos a apoyarse en el PP, o en Cs?

Ya veremos cuál es la fuerza de los tres partidos del centroderecha que puede ser alternativa tanto al PSOE como al comunismo chavista. Pero quienes están poniendo palos en las ruedas es gente como Juanma Moreno, del PP, que nos ha llamado antisistema, o como Juan Marín, que ha dicho, después de descalificarnos, que no pactaría nada con Vox.

Susana Díaz ha dicho que Vox justifica la violencia machista. ¿Eso es un motivo para querellarse o un calentón de campaña sin más?

Hemos anunciado una querella contra Susana Díaz porque esas acusaciones tratan de incitar al odio contra Vox y nuestros votantes. Se nos ha acusado de homofobia, cuando jamás hemos hecho ningún tipo de declaración negativa hacia los homosexuales. Se nos ha acusado de racismo, cuando jamás hemos descalificado a nadie por su raza. Díaz está nerviosa por el juicio de los ERE y espero que la sentencia sea ejemplar y la sociedad andaluza reaccione ante uno de los casos de corrupción más graves de Europa.

¿Es o no cierto que Vox y usted representan a la extrema derecha?

No nos identificamos con ninguna de las etiquetas que se nos están poniendo, muy alejadas de nuestros planteamientos. Un 10% de los abstencionistas va a votar a Vox y un 13% de quienes habían votado en 2015 al PSOE, Podemos e IU nos apoya. Para desgastarnos, nos acusan de ser de extrema derecha, nos tratan de llevar a un rincón de la política que no nos define.

¿Qué siente cuando sus adversarios le tachan de “facha” por la calle?

Me llaman facha para insultarme, incluso delante de mis hijos. Casi siempre quienes me insultan falsamente es gente de extrema izquierda que defiende un sistema totalitario comunista. Critico el fascismo y el nazismo, pero estoy estigmatizado por parte de los medios de comunicación que me tildan de extrema derecha y, sin embargo, a Iglesias, que abiertamente se declara comunista, no le tildan de extrema izquierda. La doble vara de medir, con Vox y con Podemos, es evidente.

En resumen, que usted es a la derecha lo que Podemos a la izquierda…

En este país existe esa superioridad moral de la izquierda que resulta paradójica, pero los términos izquierda y derecha están bastante desgastados, nuestra discrepancia con Podemos no es por el debate entre izquierda y derecha, sino sobre todo por cuestiones relativas al orden constitucional y al sistema democrático. Podemos quiere lesionar nuestro sistema con una democracia plebiscitaria, quiere violentar los procedimientos y los mecanismos de reforma de las leyes, y quiere juicios populares. Éste no es un debate entre izquierda y derecha, sino entre totalitarismo y libertad, y en Vox estamos del lado de la libertad.

¿Cómo se define ideológicamente?

Soy un español que afronta los problemas desde el sentido común y la racionalidad, y con los valores que le han enseñado sus padres, como a muchos otros españoles. Ahí puedo encontrarme con conservadores, liberales e incluso con socialistas moderados que apoyan la cohesión nacional y la igualdad de los españoles por encima de consideraciones ideológicas. No encuentro una vieja etiqueta ideológica para definirme y menos para definir a Vox.

¿Cuáles son las señas de identidad de Vox y quiénes le financian?

Tienen que ver con la defensa de la unidad nacional como uno de los principales valores para que exista un marco de convivencia que históricamente ha caracterizado a la nación española: la libertad, la igualdad de los ciudadanos en todo el territorio nacional, la defensa de la propiedad privada y el imperio de la ley, así como el Estado de Derecho y la separación de poderes. En cuanto a la financiación, nosotros nos nutrimos de las cuotas de los afiliados.

¿Cuántos afiliados tienen?

Ahora tenemos 17.000 afiliados, hace 14 meses estábamos en 3.000. Desde que llegó Pablo Casado al PP hemos pasado de 7.000 a 17.000 afiliados. Algunos decían que Casado ahogaría las expectativas de Vox y está ocurriendo lo contrario, porque Vox no es el PP auténtico, sino una fuerza política nueva que responde a los problemas del presente.

¿Cómo están pagando la campaña?

Además de las cuotas mensuales, hacemos campaña de captación de fondos para gastos extra . Si necesitamos una furgoneta, hacemos una campaña de captación de fondos a través de nuestra página web; y si necesitamos una fianza para pagar la querella que interpongamos contra algunos de los golpistas en Cataluña, hacemos lo mismo. La última captación de fondos que hicimos relativa a la querella contra Sánchez por su tesis era de 12.000 euros, y logramos recaudarla en 71 minutos.

Hasta sus antiguos compañeros del PP dicen que sus socios en Europa son los separatistas. ¿Se identifica con Le Pen o con Salvini?

Javier Maroto y todos los que apoyaron al Gobierno de Rajoy permitieron la huida de Puigdemont. Y no tenemos socios en la Eurocámara. Estamos atentos a lo que pasa, y hay algunas cosas de lo que dice el Frente Nacional que compartimos, y otras que dice Salvini en materia migratoria que también, pero en otras no compartimos sus criterios.

¿Cómo analiza usted la actuación de Sánchez con Cataluña?

Pedro Sánchez es rehén de quienes le han llevado a La Moncloa. Estamos ante un presidente legal pero ilegítimo, porque no es legítimo ni es decente haberse apoyado en los enemigos de España y del orden constitucional como los que dieron un golpe de Estado en Cataluña, o los que nunca han condenado el terrorismo de ETA, o con los populistas, de quien antes decía que nos querían llevar a Venezuela. Sánchez ha engañado a todos los españoles.

¿En qué? ¿A qué se refiere?

A muchas cosas: sobre todo, él dijo que iba a convocar elecciones y aquí sigue. Estamos ante un gobernante sin escrúpulos, dispuesto a todo por mantenerse en el poder, y eso es muy preocupante para España, desde la perspectiva de la unidad nacional. En Cataluña se dio un golpe de Estado como el que dio Tejero, uno fue con armas y otro de otra manera, pero tienen paralelismos evidentes.

Usted ha dicho que el resto de partidos “pisotean la patria, los valores, la tradición, y la fe”. ¿No hace distingos entre unas políticas y otras?

Hago distingos. Y trato de distinguir entre adversarios y enemigos.

¿Quiénes son sus enemigos y quiénes sus adversarios?

Mis adversarios son el PP, Cs y el PSOE, en cierta medida; y mis enemigos, Podemos y los separatistas, que quieren destruir la unidad nacional, nuestra convivencia y nuestras libertades. Vox es el único partido que prohíbe en sus estatutos pactar con partidos separatistas.

¿El 155: éxito o parte del problema?

El 155 se aplicó tarde y mal. Nosotros lo reclamábamos cuando Artur Mas empezó el proceso golpista. De hecho, ahora mismo estamos en una situación de deslealtad y un proceso golpista que exige otro tipo de mecanismos constitucionales.

¿Cómo qué? ¿Cuál sería su opción si no es la aplicación del 155?

Hay muchos artículos que se pueden aplicar y el Código Penal podría ser aplicado llegado el caso con todas sus consecuencias. Cuando se aplicó el 155 dijimos que el Gobierno tenía que dar instrucciones para la detención física e inmediata de Puigdemont, para evitar la declaración de independencia en Cataluña. Se debía de haber puesto, por parte del Abogado del Estado, una querella por conspirar para la rebelión, y lo tuvo que hacer la sociedad civil.

La Abogacía del Estado dice ahora que no hay delito de rebelión…

Hay una traición a la legalidad por parte del Gobierno cuando utiliza y presiona a la Abogacía del Estado para que actúe a su servicio. El Gobierno está traicionando la legalidad y retorciéndola por sus propios intereses, y está haciendo pagar un precio altísimo a los socios que le llevaron a La Moncloa. Si los separatistas catalanes se van de rositas, cosa que yo creo que es imposible, se producirá una rebelión de la sociedad española, sin ninguna duda.

¿Qué le pareció el ‘momento escupitajo’, físico o simulado, a Borrell, y el clima que diputados como Rufián trasladan al Congreso?

Los separatistas no creen en las instituciones, y las intentan desprestigiar y hacer saltar por los aires para conseguir su propósito. Se está lesionando gravísimamente la dignidad de las instituciones con la participación de personas de la calaña de Rufián. El escupitajo ha demostrado hasta qué punto el Gobierno está dispuesto, no sólo a no defender a un ministro, sino a permitir que se siga escupiendo a España, las instituciones y la legalidad. El escupitajo a Borrell, consentido por el Gobierno, es la gran metáfora de lo que le está pasando a España.

El ministro Borrell está en la cuerda floja: el asunto de Abengoa puede haber dinamitado su aspiración a ir a Bruselas como cabeza de cartel…

Creo, y lo digo con respeto, y entre comillas, que Borrell, junto a otros ministros, han sido los “tontos útiles” de un presidente sin escrúpulos. Ese tipo de comportamientos, como el de usar información privilegiada de Abengoa, son graves y censurables, pero está claro que Sánchez va a dejar caer a Borrell o a quien sea para mantenerse en el poder y amarrarse al sillón de La Moncloa.

Oiga, ¿si no hay Presupuestos es factible gobernar a golpe de Real Decreto y completar la legislatura?

Es imposible, pero Sánchez pretende llevar a España hacia un proceso bolivariano y por eso se sitúa encima de las previsiones legales y quiere prescindir de los contrapesos institucionales. Sánchez no convoca elecciones en un acto de cobardía sin precedentes, porque sabe que le van a expulsar del poder en cuanto haya urnas. Tendremos que investigar a fondo para qué esta usando el Gobierno los recursos públicos, además de para el Falcon.

¿Y qué medidas propone Vox desde el punto de vista económico?

Una gran rebaja fiscal y la desaparición de algunos impuestos -Sucesiones y otros- y un drástico recorte del gasto superfluo de las autonomías. Es factible recentralizar las competencias de Educación y Sanidad, y esos serían algunos de los asuntos urgentes y que haremos si conseguimos ser una fuerza determinante en las próximas generales.

¿Qué tiene que decir del IRPF, las pensiones o el salario mínimo?

Las clases medias y populares están siendo las paganas de esta gran crisis, y eso no se soluciona con la imposición de un salario mínimo que lo que puede hacer es provocar la destrucción del empleo. A los empresarios hay que quitarles impuestos para que puedan pagar más salarios. Somos partidarios de una drástica rebaja del IRPF que a los mileuristas aproximadamente les haría disponer de unos 300 euros más al mes.

¿Cree, refiriéndose al tema de Franco, que el Gobierno pretende remover odios profanando sepulturas?

Estamos ante una estrategia política del Gobierno para buscar la crispación y el enfrentamiento. Ir contra la ley y contra la familia Franco, como pretende hacer Sánchez, no es una exhumación, sino una profanación de una sepultura y de una basílica. Queremos la derogación de la Ley de Memoria Histórica para que españoles tengan la libertad para opinar del pasado lo que quieran.

¿Y la posición de España sobre Gibraltar en el asunto del ‘Brexit’?

Ha sido un papelón y una nueva escenificación del presidente que está dispuesto a todo, a decir una cosa y la contraria. Nos alegramos de que el tema de Gibraltar se ponga encima de la mesa, pero de una forma seria, y no como se ha hecho.

¿Cree que Vox en términos electorales se podría convertir en el Podemos de la derecha?

En términos electorales Vox tiene una capacidad de crecimiento muy superior a Podemos, que no puede crecer más estando contra España. En cambio, Vox puede conquistar la voluntad y la confianza de muchos españoles que están en la derecha, que han votado al PP, a Cs, incluso que estaban votando a la izquierda.

Por último, ¿cómo debe de elegirse el gobierno de los jueces?

Defendemos un cambio legislativo para que los jueces sean elegidos exclusivamente por los jueces, y evitar que el Gobierno y los partidos dejen de politizar la Justicia.

mercedes banner - Santiago Abascal: "Vox propone una gran rebaja fiscal y eliminar el Impuesto de Sucesiones" - economia