Portada » ¿Tiene Europa instrumentos suficientes para dejar de importar baterías?
Economia

¿Tiene Europa instrumentos suficientes para dejar de importar baterías?

Desde hace algún tiempo, Asia ha sido el centro de producción mundial de baterías. Cualquier empresa que necesitara baterías tenía que recurrir a Asia. Sin embargo, el sector europeo de las baterías ha empezado a desarrollarse desde el 2016.

Aún en un estadio preliminar y con mucho camino por delante, pero podemos empezar a cuestionarnos cosas que antes eran inimaginables. Por ejemplo, ¿podría Europa alcanzar una producción tal que le permitiera ser independiente de las importaciones?

Merece la pena hacer el ejercicio. Las baterías van a ser un eje principal de la fuerte apuesta de Europa en el camino de la transición energética y, además, van a condicionar de forma estratégica la industria del sector automovilístico que abandona paulatinamente la era del motor de combustión.

La producción de baterías localizada en Europa aseguraría el suministro, crearía eficiencias, generaría nuevos puestos de trabajo y oportunidades y también ofrecería un mayor control de los factores medioambientales, sociales y de gobernanza en toda la cadena de suministro.

Este sería el escenario ideal, pero ¿es un escenario realista?

Remontémonos al 2016, no hace tanto de esto, pero el mercado de las baterías en Europa era prácticamente inexistente (al igual que la extracción de minerales). Hoy en día se sitúa alrededor del 5 %, y se espera que sea un 14 % para 2024.

Estas cifras de aumento son espectaculares. Pero ¿cómo se llegó hasta aquí?

El secreto del éxito de Europa hasta ahora ha sido la colaboración y el pensamiento estratégico de gran alcance, impulsados por un enfoque de alianza.

Hubo investigación e innovación, pero poco para impulsar cambios importantes

Hasta el año 2016, el enfoque europeo de la producción de baterías adolecía de dos errores amplios relacionados. En primer lugar, no nos movimos lo suficientemente rápido para construir a gran escala. Hubo investigación e innovación, pero poco para impulsar cambios importantes.

En segundo lugar, hubo un enfoque de las baterías basado en la adquisición. Esto es común en muchas industrias europeas maduras y permite a las empresas obtener los mejores componentes al mejor precio. Sin embargo, siempre serán fabricantes asiáticos y no es un enfoque adecuado para construir y establecer una nueva cadena de suministro.

Para hacer esto, se necesita que todos tiren en la misma dirección, lo que a su vez requiere un cuerpo para orquestar las iniciativas. En este sentido, la Comisión Europea (CE) ha mostrado un liderazgo real. En mayo de 2018, lanzó la Estrategia Europea de Baterías, que describe acciones concretas que la industria podría tomar para crecer.

También coordinó organizaciones nuevas y existentes, como la European Battery Alliance (EBA) y el Banco Europeo de Inversiones (BEI), para reunir la experiencia de la industria y el apoyo financiero.

La dirección y el impulso ya se habían derivado de alianzas de alto nivel que reunieron a partes interesadas de toda Europa. Sin embargo, la importancia de un enfoque liderado por alianzas se filtró por todo el sector. Por ejemplo, la primera Gigafábrica de Europa, Northvolt, firmó una alianza temprana con Volkswagen en el lado del cliente y con los proveedores de materias primas en el lado de las adquisiciones.

Esto hizo que la gente se sentara y tomara nota: aquí había una empresa con aproximadamente 30 personas que se asociaron con una de las empresas automotrices más grandes del mundo. La financiación empezó a fluir y la cadena de suministro empezó a tomar forma: de repente, una industria europea de baterías parecía muy real.

Ahora hay planes para otras instalaciones de producción importantes en Europa, e incluso los gigantes asiáticos están invirtiendo en capacidad europea. Dos de los mayores productores de baterías del mundo, CATL y LG CHEM, están considerando construir las mayores fábricas de sus carteras en Alemania y Polonia, respectivamente. Se trata de un cambio radical de Europa siendo un importador puro.

La financiación empezó a fluir y la cadena de suministro empezó a tomar forma: de repente, una industria europea de baterías parecía muy real

Cuando le pregunté a un ejecutivo asiático por qué podría ser esto, me dijo que el compromiso estricto y firme de la UE con la descarbonización lo convertía en el mercado más confiable para la electromovilidad: los fabricantes europeos no tendrían más remedio que volverse ecológicos y comprar baterías. A este respecto, podemos decir que un enfoque estratégico claro y coherente desde la cima de la UE también ha sido una gran ayuda para el incipiente sector de las baterías.

Sin embargo, debemos mantenernos humildes. Así como colaboramos en Europa, debemos colaborar con otros para acelerar el éxito. Por ejemplo, aunque Europa es un semillero de innovación, podemos importar una gran cantidad de conocimientos (y equipos) de Asia para construir fábricas de baterías automatizadas modernas y con las mejores prácticas.

También debemos tener en cuenta los recursos minerales de Europa. En 2016, la producción europea de litio era efectivamente cero y todavía hoy Europa depende de las importaciones del mineral. Sin embargo, aquí hay reservas de litio y los proyectos en España, Austria, la República Checa y el Reino Unido están atrayendo apoyo y capital.

Queda por ver si el suministro será suficiente para un sector europeo de producción de baterías a gran escala, pero el progreso es alentador. Dicho esto, otros minerales como el cobalto son más difíciles: hoy, solo la República Democrática del Congo produce el 60% del suministro mundial de cobalto, que sigue siendo esencial para las baterías de iones de litio basadas en la tecnología actual (aunque Europa bien podría ser el hogar de investigación de avances en alternativas).

El desperdicio es otra limitación importante; Los desechos electrónicos son una preocupación grande y creciente. De acuerdo con los principios de una economía circular, un sector europeo de baterías debe lidiar con lo que les sucede a las baterías al final de su vida útil. Esta es también una importante fuente de materias primas sin explotar, si podemos establecer formas rentables de recuperarlas comercialmente. Sin embargo, también hay avances en este frente.

Por ejemplo, el Reino Unido está listo para obtener la primera refinería comercial del mundo para extraer metales preciosos de desechos electrónicos mediante un proceso basado en bacterias (en lugar de cianuro).

En este momento, Europa camina mientras se prepara para correr. Podemos imaginar hasta 20-30 gigafábricas en funcionamiento en Europa, con un sector minero vibrante aguas arriba e innovación continua aguas abajo. Pero tomará trabajo llegar allí.

Solo debemos perseverar en el pensamiento estratégico conjunto y una cultura de colaboración que nos ha llevado hasta ahora

Primero, debemos adoptar el mismo enfoque conjunto que nos ha llevado hasta aquí y aplicarlo de manera más amplia. Por ejemplo, observe la infraestructura para la electromovilidad en Europa. Existen casi tantos estándares y esquemas de incentivos para la carga de vehículos eléctricos como países. Podemos apoyar al mercado armonizando.

En segundo lugar, debemos tomarnos el reciclaje mucho más en serio. Esto puede parecer un problema de “futuro” que hay que abordar una vez que el mercado esté completamente establecido, pero ese futuro llegará antes de lo que muchas personas suponen.

Pero volvamos a nuestra pregunta central: ¿tiene Europa las herramientas que necesita para dejar de importar baterías? La respuesta honesta no es todavía, pero el progreso ha sido rápido en los últimos cuatro años y que no hay razón para que se detenga. Solo debemos perseverar en el pensamiento estratégico conjunto y una cultura de colaboración que nos ha llevado hasta ahora. Y qué mejor manera de continuar esa tendencia que con eventos diseñados para unir a las personas para desarrollar nuevas soluciones como TBB Connect.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class