Portada » Antonio Montero habla de su infidelidad a Marisa Martín-Blázquez
Entretenimiento

Antonio Montero habla de su infidelidad a Marisa Martín-Blázquez

Jesús Carmona 

El colaborador de ‘Sálvame’ se ha sincerado durante el concurso ‘Quiero dinero’, confesando que aquel ‘affaire’ puso en jaque su matrimonio.

Antonio Montero (57 años) nunca habla de su vida privada en televisión. Sin embargo, gracias a su participación en el espacio Quiero dinero, de Sálvame, el periodista y fotógrafo se ha sincerado con la audiencia desvelando uno de los aspectos más desconocidos de su vida matrimonial. En concreto, la crisis en su matrimonio con Marisa Martín-Blázquez (56) cuando apareció en su vida otra mujer. Todo ocurrió en 1995, cuenta. Ese año lo captaron con otra mujer que no era su esposa.

El cazador cazado. En aquel momento, “estaba casado desde hace mucho tiempo. Yo estaba con una señora comiendo en un restaurante”. En casa se le pidieron explicaciones y hubo un problema: “Tuve mi problema, claro. Fue importante en el sentido que por primera vez en mi vida había ido a comer con alguien que no era mi mujer. Era una mujer que conozco en un viaje de trabajo”. No le ocultó nada a Marisa, de hecho le enseñó las fotos: “Las vio Marisa y se lo conté“.

La aparición de esa otra mujer supuso todo un tsunami en su vida: “Me produce una convulsión emocional y me planteo que por qué me pasa eso”. Eso sí, confiesa, “tuve que elegir y no tuve ninguna duda”. Se quedó con Marisa. “Fue un flechazo, que joroba mucho más en estas cosas”, ha continuado desvelando, para añadir: “Marisa siempre me ha notado todo, por eso siempre he sido sincero. Ella sabe que soy muy transparente, se me ven mucho las cosas. Lo hablamos y cuando me preguntó ‘qué te pasa’ se lo dije. Cuando llegaron las fotos ella no me dijo nada. Hubo una llamada telefónica y me preguntó. Se lo conté y lo hablamos. Ella es una crack”.

Obviamente, pese a la madurez emocional, fue duro: “Fue una situación muy comprometida”. Las palabras de Martín-Blázquez tras enterarse del idilio fueron las que siguen, reveladas por Antonio: “Me dijo ‘lo sé, hace tiempo que está pasando esto’. Fue una cosa de 8 o 10 días, pero es que yo soy muy intenso”. En este punto del relato, el periodista ha contado que nunca pudo imaginar que aquello le iba a pasar: “No me esperaba que la vida me pudiera poner en esa tesitura. Yo me casé con 24 o 25 años y ya habían pasado unos doce años”.

Con respecto a las polémicas fotografías con esa otra mujer, Montero explica: “Las fotos eran de un momento en el que habíamos terminado de comer en la Casa de Campo. Había unas sillas fuera del restaurante apiladas y me senté allí a charlar”. Disfrutó, hizo lo que quiso, pero sabía que aquello tenía punto final: “A veces somos muy hipócritas cuando tratamos esas cosas y son cosas que pasan en la vida y no me avergüenzo de nada. Duele porque a lo mejor la otra persona la pones en una situación difícil. Lo entiendo, pero tampoco tiene nada de inhumano”.

Tras su confesión, Kiko Matamoros (63) le ha afeado su actitud: “Has sido un adalid de la moral toda la vida y me parece que te faltaron narices para rematar”. Montero le respondía: “No fue una cuestión de que faltara nada para rematar… No rematé porque no quise. Porque lo tenía claro y creía en mi mujer ciegamente”. Y es que, dudó mucho: “Soy un ser humano y no lo tenía claro. Aquello me provocó un problema”. Llegó, incluso, a plantearse simultanear a su mujer con esa otra: “Llegué a pensar en ese momento: a lo mejor hay una posibilidad de organizarse. Y joder, qué pasa. Esto es una realidad. Marisa me dijo: ¿Pero tú estás tonto, estás loco? Aquella situación me generó un conflicto personal real, emocional. Pero no era el problema de rematar”.

Su historia de amor

En 1986, Antonio empezó a dar sus primeros pasos profesionales como paparazzo en la agencia Korpa. Tres años después, el 8 de septiembre de 1989, contrajo matrimonio con Marisa Martín-Blázquez, quien fuera su compañera de clase en la universidad y a continuación su compañera de vida y también de trabajo. Con ella fundó la agencia de prensa Teleobjetivo, una empresa que tiene en su palmarés el logro de haber publicado más de 1.500 reportajes exclusivos vinculados a las revistas del corazón. Fruto de su matrimonio, nacieron dos hijos: Nicolás, el primogénito y Marieta, la pequeña. Él ha enfocado su vida laboral hacia la arquitectura y ella se encuentra estudiando una carrera universitaria biosanitaria. En agosto de 2015, se conoció la noticia de que la sólida pareja formada por Antonio y Marisa decidían poner punto final a su matrimonio. Tras 26 años como marido y mujer y 30 en total juntos, los periodistas decían tomar caminos sentimentales paralelos pero determinaban continuar viviendo bajo el mismo techo.

“Siguen viviendo juntos, eso es muy raro, pero ellos se entienden bien así. Antonio Montero viaja mucho porque ahora tiene proyectos fuera de España. Ha montado una productora que hace documentales sobre caza, naturaleza… Ellos viven en una casa enorme en TorrelodonesEs como un parque temático, pero de animales“, apuntaba hace unos meses a este medio una fuente próxima a los periodistas.

----