Portada » La enfermedad de Fonsi Nieto por la que se ganó grandes críticas en una Cabalgata de Reyes
Entretenimiento

La enfermedad de Fonsi Nieto por la que se ganó grandes críticas en una Cabalgata de Reyes

En 2017 protagonizó una gran polémica debido a la actitud que mostró al ejerce de Rey Mago en Cádiz. Él lo achacó a su grave alergia.

Fonsi Nieto (42 años) ha sufrido mucho debido a la alergia que padece. El expiloto de motociclismo tiene una de las alergias menos habituales de escuchar pero que está más propagada de lo que la gente piensa. De hecho, la mayoría de los que la sufren la confunden con alergia al polvo o al polen, y solo una prueba específica puede resolver las dudas. Fonsi comprobó a qué se debían sus picores y molestias y descubrió que tiene alergia a los caballos.

De hecho, el 6 de enero de 2017 achacó a esta enfermedad la extraña y distante actitud que mostró cuando fue elegido por el Ayuntamiento de Cádiz para hacer del Rey Gaspar en la cabalgata del Puerto de Santa María. El DJ se ganó las multitudinarias críticas de los gaditanos en aquel momento porque no estuvo atento a la felicidad de los niños.

“Soy vecino de El Puerto y puedo asegurar que no sonrió ni un momento en todo el recorrido y estuvo más pendiente del móvil que de tirar caramelos. Una falta de respeto a El Puerto y a sus ciudadanos. Todavía me pregunto qué ha llevado al Ayuntamiento a elegir a una persona así para algo tan entrañable como encarnar a un Rey Mago”, expresó uno de los testigos a La Vanguardia.

Pero su sufrimiento con este tipo de trastorno va más allá. Y es que su primogénito, Lucas, el hijo que tuvo con Alba Carrillo (34), adora montar a caballo. Es uno de los hobbies favoritos del pequeño y su padre no puede disfrutarlo con él debido a su alergia; algo que lo apena y es el motivo por el que es su madre la que suele acompañar al menor a este tipo de planes con equinos.

Síntomas

Si bien el caballo no es precisamente el animal en el que puedes pensar que puede producirte alergias, puedes ser alérgico a ellos y es un padecimiento muy serio. Para no sufrir los ataques de alergia tan temidos, lo primero que hay que hacer es siempre prevenir y evitar el contacto con el alérgeno.

La alergia se produce no solo por el contacto directo con el animal, sino que por el contacto con todas aquellas cosas que lo rodean: silla de montar, cuerdas, cepillos, cabellos o hasta la caspa de caballo que puede adherirse a la ropa. O cuando una persona camina por un establo vacío, sin caballos presentes, puede igualmente presentar reacciones alérgicas como: ojos llorosos, picazón, rinorrea, estornudos y congestión nasal, así como reacciones inmediatas en la epidermis.

Lo que produce la alergia es la albúmina sérica del caballo. Se trata de una proteína que tiene el animal en su sangre y también está presente en su piel, caspa o en la saliva.

Quienes sean alérgicos a gatos, perros, polvo ambiental o polen, seguramente lo serán también a los caballos. Y las personas más vulnerables son las asmáticas, ya que podrían sufrir un ataque muy grave al ponerse en contacto por primera vez con un equino.

Si fuera necesario u obligatorio que los alérgicos a los caballos tuvieran que tener contacto con este animal, deberán seguir unos tratamientos que están pensados para combatir las duras reacciones alérgicas.

Entre ellas destacan sobre todo cuatro soluciones: inmunoterapia, a través de vacunas antialérgicas por las que se inyectan pequeñas dosis de alérgenos equinos, para permitir que su cuerpo se vaya adaptando; antihistamínicos, para bajar los síntomas, pero no los hace desaparecer; inhaladores, especialmente pensado para las personas asmáticas, que al estar cerca de un caballo les puede producir un ataque asmático; o EpiPen, es un medicamento inyectable, para personas que presentan reacciones alérgicas graves frente a los equinos.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class