Portada » Susana Uribarri desvela una de las anécdotas más especiales de Ana Obregón en las campanadas
Entretenimiento

Susana Uribarri desvela una de las anécdotas más especiales de Ana Obregón en las campanadas

La amiga íntima y representante de la actriz protagonista de este Fin de Año ha asegurado que “Álex estuvo presente esa noche”.

Siete meses después del fallecimiento de su hijo ÁlexAna Obregón (65 años) volvía a demostrar su gran profesionalidad presentando, al lado de Anne Igartiburu (51), las campanadas en TVE. Espectacular con un elegante vestido blanco de Alejandro de Miguel, y haciendo gala de una entereza y una fuerza dignas de admirar, la bióloga conquistó a más de 8 millones de telespectadores con su emocionante reaparición pública, imposible de olvidar.

Susana Uribarri, representante, amiga y uno de los grandes apoyos de Ana, ha sido la artífice de que la bióloga volviese al trabajo tras la muerte de su hijo en la noche más especial del año, puesto que fue suya la idea y suyo es el mérito de haber convencido a la actriz para que presentara las campanadas. Encantada, desvela que “fue un sueño del mes de julio que se ha hecho realidad el 31 de diciembre y estoy muy feliz”.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Susana Uribarri (@susanauribarri)

La representante, pletórica porque “todo el mundo la ha visto”, confiesa cómo se encuentra ahora Ana, días después de su inolvidable y comentadísima reaparición, en la que su hijo estuvo, de algún modo, presente: “Está descansando. Álex estuvo allí, lo puedo asegurar, con su madre y con todos nosotros“.

Uribarri desvela esta sensación que no solo tuvo ella sino todos los presentes en ese balcón de TVE frente a la Puerta del Sol. La propia Ana se sintió protegida por su “grandullón” y le mandó un beso al cielo ante la multitudinaria audiencia.

El emotivo mensaje de Ana

Majestuosa, elegante, impecable y con media sonrisa pintada de carmín en sus labios. Así ha aparecido -reaparecido, en realidad- Ana Obregón en el que ha sido su primer proyecto laboral siete meses después de la muerte de su único hijo, Álex Lequio. La actriz, pieza clave de Televisión Española desde hace más de 30 años, ha sido la encargada de presentar las campanadas de la Nochevieja de 2020 junto a Anne Igartiburu, en el ente público.

Ana Obregón mandó un beso al cielo para su hijo Álex Lequio.

El discurso de Ana ha empezado con un mensaje claro: “Gracias. Gracias porque este año he recibido tantísimas muestras de cariño, que quería agradecerlo. A todas estas personas, aquellas que se identifican conmigo. Ellas, que también han perdido a un ser querido… Esta noche, cuando escuchemos las 12 campanadas, vamos a recordarles. Vamos a mirar al futuro con la convicción de que juntos, con responsabilidad, saldremos de este túnel. También vamos a recodar a todas las personas que desgraciadamente nos han dejado por la pandemia, muchísimas otras personas por el cáncer. Por ellos, los verdaderos héroes de este año. Por los que han luchado hasta el final, voy a pedir un aplauso. Un aplauso tan fuerte que les llegue hasta el cielo. Por ellos”.

 

Ana también ha tomado unos segundos para recordar a Álex. Mirando a cámara en un primer plano ha pronunciado estas emotivas palabras: “Tengo que citar a mi hijo, Álex. Él siempre decía que lo más importante es dedicar tiempo y amor a las personas que quieres porque cuando te vas es lo único que te llevas. Para dedicar tiempo y amor a las personas los tienes que tener contigo. Y con permiso, cada año que he retransmitido las campanadas he mandado un beso a mi hijo… Este año no puede ser… se lo mando al cielo“.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class