Para el director de la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información, Carlos Navarro, la tecnología que se prueba en la Plocan tiene “muy buen desarrollo en Canarias, donde se podría sacar bastante rédito, por ejemplo en El Hierro, para complementar otros sistemas energéticos”.

Noelia Pericón, responsable en Gran Canaria de la empresa danesa Wavepiston, integrada en el consorcio empresarial que promueve este proyecto, ha explicado que cada uno de los dispositivos que se prueban en esta isla consta de 24 filas de placas, que se encargan de bombear el agua del mar con solo dos puntos de anclaje, donde radica su innovación.

Al 10% de su potencialidad, que es el grado al que se está probando, cada línea de 24 placas es capaz de producir 150 kilovatios a la hora, lo que en Dinamarca, donde el consumo de energía es mucho mayor que en Canarias, permite dar suministro a 150 casas.

También es capaz de producir 28.000 metros cúbicos de agua desalada al año, un potencial que, al igual que el relativo a la generación eléctrica, será 10 veces superior cuando se lleve estos dispositivos a su eficiencia total, ha referido Pericón.