Portada » La ampliación del techo de gasto es un disparate
Ciudad autónoma Melilla

La ampliación del techo de gasto es un disparate

Pablo Echenique celebra la “muerte de la austeridad en España” tras subir el techo de gasto más de un 50%. Pensar que esta subida en el techo de gasto va a tener algún impacto positivo en la economía es de locos. Lo único que va a conseguir es destrozar la solvencia y credibilidad del país. El dinero irá a financiar proyectos ruinosos que no generan valor a la sociedad, pues se gastará en proyectos para maquillar nuestros pésimos datos económicos, sin tener en cuenta los efectos a largo plazo que esto pueda ocasionar en la economía española.

Pablo Echenique celebra la “muerte de la austeridad en España” tras subir el techo de gasto más de un 50%. Pensar que esta subida en el techo de gasto va a tener algún impacto positivo en la economía es de locos. Lo único que va a conseguir es destrozar la solvencia y credibilidad del país. El dinero irá a financiar proyectos ruinosos que no generan valor a la sociedad, pues se gastará en proyectos para maquillar nuestros pésimos datos económicos, sin tener en cuenta los efectos a largo plazo que esto pueda ocasionar en la economía española.

Siempre me ha interesado que a todo lo público se le relacione con bondad, interés general, etc. Como si los políticos o empleados públicos no actuasen en beneficio propio. El problema es que ese beneficio propio, en el caso de los políticos, es ganar las elecciones, y que el medio para alcanzarlo es tu dinero. El lector podrá concluir que para ganar las elecciones las cosas tienen que ir bien, por lo que ese objetivo del político se alinea con el interés común, pero eso no es así. No hace falta que las cosas le vayan bien a todo el mundo, con que le vaya bien a sus votantes y a algunos más es suficiente. Además, el incentivo que tienen para que las cosas “vayan bien” es el principal problema, puesto que el político siempre intentará aumentar el gasto lo máximo posible durante su mandato, sin tener en cuenta los efectos que estos aumentos de gasto tengan a largo plazo. El incentivo es gastar tu dinero, ganar las elecciones, y que de los ajustes se encarguen otros.

No les importa que cada español deba más de 26.000 euros por la deuda pública acumulada a día de hoy, ni que esa cantidad vaya a aumentar a 29.000 euros por habitante a final de año. Es más, acaban de aumentar el techo de gasto para poder gastar aún más. Cuando se vayan dejarán una economía zombificada e insolvente, pero ellos no sufrirán ninguna de las consecuencias de su desastrosa gestión. Cobrarán una pensión vitalicia que pagaremos entre todos y se dedicarán a dar conferencias por el mundo. Las consecuencias las sufriremos nosotros.

Etiquetas
----