fbpx
Portada » El PP vetará en el Senado las inversiones pactadas con el PNV
España País Vasco

El PP vetará en el Senado las inversiones pactadas con el PNV

Partido Popular
  • Los populares avisan que usarán instituciones que controlan para hacer oposición

“Nunca hubo un Gobierno más débil y una oposición más fuerte”. Es la máxima del Partido Popular, que sigue lamiéndose las heridas de la pérdida del Gobierno, pero que ha decidido pasar de inmediato a actuar desde la oposición. El lema es dejar de lamentarse y empezar a actuar. Tienen capacidad y muchas oportunidades, aseguran en el PP, que recuerdan que disponen de la mayoría absoluta en el Senado y de 134 escaños en el Congreso, frente a los 84 del PSOE. Así que la dirección del PP es partidaria de hacerlos valer desde el primer momento. Es decir, desde esta semana. Y la mejor forma es plantear enmiendas a los presupuestos generales del Estado aprobados en el Congreso hace sólo 10 días.

Las enmiendas, según las fuentes de la dirección popular consultadas, se centrarán en los más de 500 millones de inversión en infraestructuras que el Partido Popular pactó con el PNV a cambio de su voto a las cuentas del Estado, y que iban sobre todo a la provincia de Gipuzkoa y afectaban muy especialmente a inversiones en playas, carreteras y vías férreas.

Las enmiendas forzarán al PSOE a forjar una mayoría en el Congreso que mantenga el proyecto original

El PP tiene la intención –algo que tendrá que acordar esta semana la dirección popular– de plantear enmiendas que supongan un reparto de esas inversiones entre otras provincias españolas, sin quitarle todas las inversiones al País Vasco, pero sí con un nuevo planteamiento. Rajoy no quiere echar los presupuestos abajo. A ello se comprometió en el debate de la investidura y así lo hará, El cupo vasco quedará intacto. Los demás acuerdos con los nacionalistas vascos –por ejemplo los relativos a la subida de las pensiones acordadas: un tres por ciento para las más bajas y un 1,6% para las más altas–, se mantendrán. Es decir, no habrá un veto a las cuentas públicas, lo que supondría tumbarlas del todo. Rajoy no quiere aparecer como alguien que no es fiel a su palabra, y por eso las cuentas seguirán adelante en sus líneas principales. Los compromisos con Europa pesan más que las ganas que tienen en el Partido Popular de hacerle pagar al PNV su apoyó a Pedro Sánchez.

Sin embargo, habrá enmiendas parciales que hagan que lo que antes iba a una playa vasca ahora vaya, pongamos por ejemplo, a una de Almería. Eso hará que el proyecto de presupuestos tenga que volver de nuevo al Congreso, de los Diputados, que tendrá que ratificar la enmienda parcial introducida en el Senado o mantener el texto aprobado inicialmente. Y ahí es donde el Partido Popular quiere llegar, porque los socialistas tendrán que decidir, y explicar, si apoyan unas cuentas que hace 10 días rechazaron con su voto y si tienen que conformar una mayoría, la que obtuvieron para la moción de censura, para conseguir tumbar las enmiendas presentadas y aprobadas en la Cámara alta.

El PP quiere demostrar con esta jugada que no está muerto pese a haber sido desalojado del Gobierno. Y quiere demostrar que tiene todavía muchísimas posibilidades de influir, por lo que los presupuestos son sólo una muestra. En definitiva, los populares quieren evidenciar que el socialista Pedro Sánchez tendrá que contar con ellos para cada iniciativa que plantee, ya que el PP hará valer su mayoría absoluta en el Senado e intentará a través de ella hacer la oposición que le permita demostrar a su electorado que el triunfo de la moción de censura no acaba con el Partido Popular, que todavía tiene muchas cosas que decir.

Fuente: La Vanguardia

Mercedes-Benz