Portada » El coronavirus cambia el modelo de casa que quieren los extremeños
Extremadura

El coronavirus cambia el modelo de casa que quieren los extremeños

JOSÉ M. MARTÍN

Terrazas más amplias y zonas comunes pasan a ser los aspectos más buscados, y las inmobiliarias detectan más demanda de chalés

Más espacio. Es la principal demanda de las familias. El confinamiento sufrido a causa del coronavirus ha hecho que cambien las preferencias a la hora de adquirir una vivienda.

Así lo detectan desde las inmobiliarias. La situación del inmueble pasa a un segundo plano y ahora las terrazas y las zonas comunes amplias se han convertido en los primeros aspectos en los que se fijan los compradores. «Hay una mayor demanda de chalés y de casas más grandes en los cinturones de las ciudades», detalla Alberto García Sardiña, gerente de Hábitat Inmobiliaria.

Es decir, se sacrifica una situación céntrica –que suele encarecer el precio– por disponer de más metros cuadrados o ampliar el número de habitaciones.

No solo se observa esta tendencia en Extremadura. También en el resto del país se vive una situación similar.J. M. M.

Por el contrario, el mercado de compraventa de vivienda extremeño sí se está comportando de una manera absolutamente inversa a cómo se mueve en el conjunto del territorio nacional. Mientras que en la región las ventas de viviendas han recuperado los niveles previos al estado de alarma, la media española indica que en el mes de agosto –el último que contempla la estadística del INE– fueron un 30% inferior a las que se registraron en febrero.

En total, en los dos primeros meses de este año se formalizaron en Extremadura 1.350 contratos de compraventa de viviendas y en julio y agosto se han alcanzado las 1.271 transmisiones de propiedad. «La situación económica en la región no tiene tanta dependencia del cierre de los negocios de hostelería y turismo como sí pueden tener otras comunidades», expone García Sardiña para explicar la importante caída del negocio inmobiliario en las grandes ciudades de nuestro país.

El mayor porcentaje de trabajadores de la administración pública que existe en Extremadura frente a otros territorios es un factor que puede explicar esta diferencia.

En este punto también influye que el temor a un nuevo confinamiento y la nueva realidad que ha hecho patente la pandemia ha motivado a muchas personas a abandonar los grandes de población e instalarse en localidades de tamaño medio. «Del 15 de mayo en adelante se está moviendo más el mercado», asegura García Sardiña.

Estos detalles no significan que en la región se vayan a alcanzar durante 2020 las mismas cifras de transmisiones de viviendas del año pasado. Se romperá, de esta forma, la tendencia de cinco años consecutivos al alza. Pese a ello, el sector inmobiliario es optimista. «Las expectativas hasta fin de año son buenas, no prevemos una caída de la demanda; el mercado está dinámico y vemos interés en la compra», pronostica el gerente de Hábitat Inmobiliaria.

Sí se ha adaptado a la baja el precio. Por lo menos así lo están comprobando las empresas del sector en las poblaciones extremeñas de mayor tamaño. «No es algo drástico», indica García Sardiña, que observa que los ajustes se producen en el momento del cierre de la compra. «La incertidumbre hace que los propietarios estén más abiertos a aceptar bajadas de precio que hace meses no se hubieran aceptado», remarca este profesional del sector inmobiliario.

Etiquetas
----