Durante la sesión de ayer declararon ante el tribunal los otros tres jóvenes que resultaron heridos en el atropello. Uno dijo no recordar bien lo ocurrido y el otro afirmó que notó como el conductor del coche levantaba el freno de mano al llegar a su altura.

Piden anular la grabación

El abogado defensor del procesado solicitó al comenzar el juicio, como cuestión previa, la nulidad como prueba de la grabación de una cámara de seguridad de la discoteca, que captó el atropello. El letrado apuntó que la filmación no debe ser valorada porque cuando ocurrieron los hechos el dueño del negocio no tenía todavía los permisos para instalar la cámara y que las imágenes no han podido ser cotejadas. El fiscal y los cuatro abogados que ejercen la acusación particular pidieron que se desestimara esta petición. «La defensa trata de agarrarse a un clavo ardiendo», dijo el fiscal. El tribunal resolverá esta solicitud en la sentencia.