Portada » Los caminos de Valvanera y San Millán de la Cogolla
La Rioja

Los caminos de Valvanera y San Millán de la Cogolla

IRENE ECHAZARRETA

Hace 26 años, el guitarrista sinfónico emprendió su trayectoria fuera de la región, que todavía recuerda a través de sus canciones

Pablo Sáinz-Villegas partió hace 26 años para emprender su trayectoria profesional con la que, a día de hoy, ya ha cautivado a más de medio mundo. Ha demostrado su talento tocando en más de 40 países, con orquestas incluso como la Filomónica de Berlín. Y, a pesar de tanto éxito, sigue teniendo presente a La Rioja en su corazón.

Si le preguntamos por esta comunidad, el referente de la guitarra sinfónica y embajador de la cultura española por el mundo tiene claro cuáles son sus lugares destacados: «Hay dos sitios que son mis favoritos. Me fascinan los finales de camino del monasterio de Valvanera y de San Millán de la Cogolla, porque hay algo poético y profundo en ellos. Son lugares muy especiales porque favorecen una sensación de paz, de llegada, de introspección y de fuerza por aprender».

San Millán de la Cogolla San Millán de la Cogolla
http//monasteriodesanmillan.com
Monasterio de Valvanera Monasterio de Valvanera
http//monasteriodevalvanera.es
Sendero de Ribafrecha Sendero de Ribafrecha
http//www.ribafrecha.org/Sendero-Ribafrecha-Canada-Real.5543.0.html
Camero Viejo Camero Viejo
https//www.vadillosdecameros.es/camero-viejo/valle-del-leza
Valle del río Tobía Valle del río Tobía
http//www.senderioja.es/senderismo/rutas/663-ruta-del-rajao

 

El artista confiesa que no tiene ningún rincón secreto, pero sí lugares singulares marcados en su itinerario por los pocos turistas que éstos acogen. «La hospedería de Valvanera es un lugar muy especial, un sitio de retiro, lleno de naturaleza y de espiritualidad, que incluso animo a descubrir, porque creo que poca gente lo conoce. El monasterio de San Prudencio, situado en el Monte Laturce, en Clavijo, también constituye un lugar muy especial, porque permite descubrir las ruinas del monasterio, enclavadas en un paraje muy bello, y caminar hasta la cruz del monte. Una experiencia muy bonita para aventurarse en ella».

«Mis dos sitios favoritos son los finales de camino del monasterio de Valvanera y de San Millán de la Cogolla, porque hay algo poético y profundo en ellos, sobre todo, favorecen la paz»

«La Rioja es la única voz que comparto a través de cada nota que toco. Viajar y ser un embajador natural de sus valores, de su gente o de su historia es la mejor forma para no echarla de menos»

Y, en cuanto a los lugares emblemáticos de La Rioja, asegura que no le queda ninguno por descubrir: «Yo creo que conozco todas las riquezas gastronómicas, las bodegas, los montes, las rutas que llegan hasta los hayedos, la alfarería en Navarrete, las huellas de los dinosaurios, San Millán de La Cogolla, el monasterio de Valvanera, Contrebia Leucade…».

Explica el embajador que la comunidad riojana tiene, como punto de partida, un gran potencial de lugares únicos, que permiten, en función de lo que uno vaya buscando, descubrir diferentes lugares y actividades. «Tenemos varios ecosistemas situados dentro de una región pequeña y, además, para todos los gustos. Si quieres hacer senderismo, tienes las montañas, la Sierra de Cameros o los paseos alrededor de los ríos. Pero también puedes descubrir una gran riqueza gastronómica, cultural o histórica, que ofrece pinceladas de todas las cosas que un viajero o turista puede aspirar a encontrar en un lugar».

Al preguntarle qué sitio le viene a la cabeza tras escuchar la palabra «agua», confiesa que se acuerda de «aquellos paseos con mis padres por las orillas del río Leza, a la altura de Ribafrecha, donde pasábamos el día con una ensalada campera y con una manta para disfrutar de la belleza del paisaje. Este entorno hace que viaje en el tiempo y que recuerde las experiencias de cuando era joven». Y, en cuanto a los lugares situados en plena montaña, confiesa acordarse del corazón del Camero Viejo, lugar que le marcó cuando era pequeño. «Me acuerdo que era un día que medio llovía. Fui con mis padres a recoger setas y terminamos la tarde alrededor del fuego».

Y, hasta aquí, algunos de los recuerdos, lugares y rutas apetecibles. Sin embargo, el guitarrista riojano todavía tiene pendiente descubrir ciertas experiencias riojanas: «Yo nunca he volado en los globos aerostáticos que salen de Haro. Es una actividad que la he visto anunciada varias veces y que me parece muy apetecible, pero no sé si tendría el suficiente valor como para subirme y volar en globo».

Sellos riojanos

Argumenta también que en los últimos 26 años, desde que se marchó de su comunidad natal para emprender su carrera profesional, intenta regresar incluso en días sueltos. Pero también para completar sus proyectos musicales: «Hace dos semanas estuve en La Rioja para terminar la edición de mi disco, que estoy haciendo con un productor riojano; y que saldrá a la venta durante las próximas navidades. Tendrá un carácter español y riojano, en el que interpretaré la ‘Gran Jota’ de Francisco Tárrega».

Reconoce que no añora nada de su comunidad porque siempre la lleva consigo: «Yo soy La Rioja. Es la única voz que comparto a través de cada nota que toco. Estar viajando por el mundo y ser un embajador natural de lo que implica la cultura riojana, sus valores, su gente o su historia supone la mejor forma para participar de la emoción y de no echarla de menos». El artista asegura que La Rioja siempre apetece, sobre todo, por su gente: «Son los riojanos quienes realmente me hacen disfrutar de las experiencias».

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class