Portada » Las carencias en transporte, limpieza y aulas lastran el inicio del curso en la ESO
Principado de Asturias

Las carencias en transporte, limpieza y aulas lastran el inicio del curso en la ESO

OLGA ESTEBAN

Los equipos directivos están «desbordados» y piden que el coordinador covid de los centros sea un sanitario y no un docente

Mientras en Primaria se empieza a vivir cierto alivio tras el inicio de las clases, en Secundaria se sufren ahora los momentos de mayor tensión. Quedan solo cinco días para que arranque el curso para los aproximadamente 40.000 alumnos que estudian en Asturias ESO y Bachillerato y aún hay muchas cuestiones, y muy importantes, sin resolver. Directores de institutos de la zona de Oviedo mantuvieron ayer una reunión con representantes de la Consejería de Educación en la que pusieron de manifiesto su malestar por esta situación. «Hemos retrasado el inicio para nada», lamentaban varios de ellos.

El transporte escolar es uno de los principales obstáculos ahora mismo. Tal y como plantearon ayer los equipos directivos en el encuentro, no está previsto un cambio de horarios en las líneas de transporte, lo que imposibilita que los centros cumplan con las entradas y salidas escalonadas. «Si a un centro llegan 300 alumnos a la vez en autobuses, ¿cómo se escalonan las entradas? ¿Cómo se cumplen las medidas de seguridad?» se preguntaban ayer. Los directores rechazan que el servicio de transporte condicione el horario del centro, pero en este momento no tienen solución.

Tampoco se han arreglado por completo los problemas de espacio. Muchos institutos carecen de aulas para garantizar la presencialidad a todos los alumnos (primero y segundo de ESO deben ir todos los días y los directores están intentando que al menos los de segundo de Bachillerato también lo puedan hacer, por la importancia de dicho nivel). Algunos centros manifestaron que tienen aulas sin ventilación, por ejemplo, y hay casos en los que se ha solicitado a Educación instaurar la jornada vespertina, para garantizar la calidad en la educación y la seguridad de alumnos y profesores.

Aunque la consejería mantuvo reuniones antes del verano con los ayuntamientos para estudiar la posibilidad de que algunas instalaciones municipales se pudieran destinar a la enseñanza durante este curso, finalmente eso no se ha concretado, al menos en Secundaria.

Y es que la organización en ESO y Bachillerato es aún más complicada que en Primaria, ya que existe una gran optatividad y, por lo tanto, establecer grupos burbuja es mucho más difícil. También son mayores las ratios por aula. En primero y segundo de ESO la consejería la ha limitado a 20 alumnos, como en Primaria.

La limpieza se ha convertido en otro problema: las plantillas de estos servicios no son ahora suficientes, dicen los directores, para garantizar la desinfección de todos los espacios tantas veces al día como exige la normativa. A eso se suma la incertidumbre respecto a las cafeterías de los institutos: los adjudicatarios exigen reabrir, pero la consejería aún no ha dado una respuesta en firme.

Sin cámaras aún

Y hay otra cuestión que preocupa a los directores: la figura del coordinador covid. Parece ser que Salud ha especificado para estos docentes unas atribuciones mayores que las que Educación había comunicado. «Y estamos asustados», dicen los directores, que han sumido de forma mayoritaria ese papel. «No se puede atribuir a un profesor la guarda y custodia de alumnos con sintomatología». Los centros piden que ese papel recaiga en manos de sanitarios. Dicen que la consejería se mostró «receptiva». Tampoco disponen de las cámaras y los equipos informáticos necesarios para la enseñanza ‘online’. Y han solicitado que las horas que el profesorado debe dedicar a ese modelo las puedan realizar desde casa, ya que no hay en los centros espacio y equipos para todo.

Por otra parte, el PP celebró ayer una reunión con presidentes de juntas locales y portavoces municipales para abordar el inicio del curso.

Etiquetas
----