fbpx
Portada » VOX denuncia que el Gobierno del PSOE en Baleares quiere imponer el fanatismo catalán en la región
España Islas Baleares

VOX denuncia que el Gobierno del PSOE en Baleares quiere imponer el fanatismo catalán en la región

VOX denuncia que el Gobierno del PSOE en Baleares quiere imponer el fanatismo catalán en la región

El Gobierno de las Islas Baleares controlado por la socialista Francina Armengol sigue empeñado en catalanizar la región. El primer paso fue imponer el catalán en todas las administraciones públicas de la Comunidad. Ahora ha ido un paso más allá y obligará a hablar en catalán a los funcionarios de Justicia, dependientes de la Administración Central. Todo ello pese a carecer de las competencias necesarias para su aplicación.

Así figura en el Decreto 49/2018 que aprobó recientemente su Gobierno, en el que indica en su Art. 9 Capítulo VI que “las comunicaciones dirigidas a la Administración de Justiciase realizarán en catalán cuando se trate de órganos judiciales radicados en las Islas Baleares o en el ámbito lingüístico catalán [Baleares, Cataluña y Comunidad Valenciana)]”.

La norma ya ha sido presentada y está en vigor, después de que nacionalistas, socialistas y podemitas la hayan votado. Todo ello a pesar de estar en conflicto con una normativa superior como es la Ley del Procedimiento Administrativo Común, que indica en su Art. 15 que “la lengua de los procedimientos tramitados por la Administración General del Estado será el castellano“.

El hecho de que todas las acciones judiciales deban llevarse a cabo en un idioma que muchos de los trabajadores no conocen -sacaron su oposición desde muchas partes de España-, va a llevar a un caos en la justicia regional.

En VOX han recordado que un decreto muy similar a este fue aprobado por la Generalitad Valenciana durante 2017 y el Tribunal Superior de Justicia de la C.V. lo tumbó por considerarlo discriminatorio al no tener en cuenta el bilingüismo de la comunidad. Jorge Campos , presidente de VOX Baleares ha afirmado que este decreto demuestra “el fanatismo catalanista” del Gobierno del PSOE en Baleares.

Mercedes-Benz