Portada » Mascarillas para hacer deporte: como deben ser… y como no
Estar en forma

Mascarillas para hacer deporte: como deben ser… y como no

Varios fabricantes especializados se han puesto manos a la obra para diseñar la mascarilla perfecta para salir a correr o meterse en un gimnasio sin sufrir demasiado

Practicar deporte individualmente es de las pocas actividades que aún se puede hacer sin mascarilla, siempre y cuando sea al aire libre. Es lo más saludable, dado que puede comprometer el suministro de oxígeno. En cambio, para cualquier actividad física en interior es una medida de protección obligatoria, y lo será mientras el coronavirus siga sin dar tregua.

A estas alturas de la pandemia gran parte de la población se ha hecho un master en mascarillas e higiene de manos. Así que cuando se trata de la protección facial, es de sobra conocido que para el día a día las más recomendables son las mascarillas quirúrgicas o higiénicas. Así lo asegura, por ejemplo, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), dado que evitan el riesgo de contagiar a los demás y se previene el contagio desde personas infectadas asintomáticas.

Sin embargo, hacer ejercicio con ese tipo de mascarillas es bastante incómodo: el sudor las pega a la cara y la sensación de ahogo se multiplica.

Aún más eficaces son las de tipo FFP2 (o N95, KN95) y FFP3 sin válvula. Estas evitan que contagiemos a los demás, pero también al revés, es decir, nos protegen de infectarnos.

¿Cómo deben ser?

Ante la obligatoriedad de usar mascarilla en el gimnasio, o simplemente por sentirse más seguros, muchos deportistas buscan una opción que les venga bien a la hora de entrenar. Y desde luego hay bastantes alternativas. Para decidirnos por la más adecuada es necesario tener en cuenta su comodidad y buen ajuste.

Además, sería recomendable que estuvieran hechas con microfibras para que transpiren bien. Pero sobre todo, el primer criterio que debería tenerse en cuenta es que protejan bien. Este punto muchas marcas deportivas no lo cumplen, puesto que fabrican productos que no son EPIS (equipos de protección oficial) o no están homologados.

¿Qué opciones hay?

Te vamos a hablar de algunas diseñadas especialmente para proteger contra el coronavirus en los ratos de actividad física, aunque la mayoría no tiene certificación oficial. Esto significa que ofrecen el mismo servicio que una mascarilla textil casera.

  • Inverse: la marca española se puso manos a la obra con el diseño de una mascarilla lo suficientemente cómoda para hacer deporte. El resultado es WindFlap, un producto reutilizable elaborado con tres capas y un filtro lavable.
  • Decathlon: mascarillas reutilizables 100 y 900. La cadena especializada tiene a la venta tres líneas de este producto: dos con su marca y otra de Oneka.
  • LaSportiva: la Stratos Mask está elaborada con un tejido de malla 3D para potenciar la transpirabilidad, así como con un tratamiento antibacteriano y antiviral Viraloff de Polygiene. Tiene un filtro interno de polipropileno meltblown certificado para la filtración de bacterias fácil de intercambiar.
  • Lurbel: la mascarilla protectora Faz está desarrollada con la Tecnología Regenactiv, recomendable sobre todo para evitar los tan frecuentes problemas en la piel.
  • Hanker Sports: las mascarillas de protección higiénica que ofrece la marca especializada en trail y running son de las opciones más baratas del mercado. Cinco euros cuesta su mascarilla higiénica anti-bacteriana.
Etiquetas
----