Portada » Esther Doña, devastada en el último adiós a su padre
Famosos y Cotilleos

Esther Doña, devastada en el último adiós a su padre

La viuda del marqués de Griñón y sus hermanos han estado en todo momento pendientes de su madre en el funeral de José Doña.

Esther Doña (42 años) está viviendo el momento más difícil de su vida. Tras perder a su marido, Carlos Falcó, el pasado 20 de marzo a causa de una neumonía producida por el coronavirus, ahora la empresaria ha tenido que despedirse de su padre, José Doña, quien ha fallecido a los 69 años tras varios días ingresado en la UCI, también a causa de la Covid-19.

Arropada por sus familiares y amigos más cercanos, la viuda del marqués de Griñón ha dado el último adiós a su padre en Marbella arropada por su entorno más íntimo y sin separarse de su madre, Marian Morales. Aunque a su llegada era difícil atisbar cualquier gesto de su rostro, oculto tras la mascarilla y las gafas de sol, Esther estaba abatida y rota de dolor, abrazada en todo momento a su madre.

De riguroso negro para despedir a una de las personas más importantes en su vida, la marquesa viuda de Griñón también contó con el apoyo de sus tres hermanos, Lorena, José y María, con los que compartió el dolor y la tristeza por la pérdida de su padre a causa de este terrible virus. Los cuatro hermanos han estado pendientes de su progenitora y le han dedicado constantes gestos de cariño en un momento tan complicado.

Este 2020 está siendo un año devastador en el ámbito personal y familiar para Esther Doña, quien está sobrellevando toda esta adversa situación con una enorme dignidad. Al dolorosísimo revés recibido por la pérdida de su padre, con el que tenía una estrecha relación, hay que sumar la inesperada muerte de su marido, Carlos Falcó y Fernández de Córdova. El V marqués de Griñón perecía el pasado 20 de marzo a los 83 años en la Fundación Jiménez Díaz, también víctima del coronavirus.

Con lágrimas en los ojos, Esther Doña recordaba en La hora de La 1, el programa de televisión en el que trabaja desde el mes de septiembre, cómo fue la última vez que vio a su marido: “Fueron momentos duros y de mucha incertidumbre. En ningún momento pensamos en el desenlace que tuvimos. Fue dramático, porque cuando ingresó Carlos estaba bien. Era una persona supersana. No tenía nada, ni colesterol ni azúcar. Lo único que tenía era años”.

Esther Doña no sólo ha tenido que encajar en los últimos ocho meses la muerte de dos de las personas más importantes de su vida, su marido y su padre, sino también la de su cuñado, Fernando Falcó. El hermano del marqués de Griñón, marqués de Cubas, fallecía el 20 de octubre, exactamente siete meses después que su hermano mayor.

Doña quiso dedicar un pequeño homenaje a Fernando a través de sus redes sociales donde últimamente se muestra muy activa. Junto a una emotiva foto de los dos hermanos juntos, Fernando y Carlos Falcó, Esther comentaba lo siguiente: “Qué caprichoso es el destino. En sólo siete meses os vuelve a unir… Descanse en paz”.

Etiquetas
----