Portada » La guerra de Toñi Salazar y su exmarido acaba con una petición de orden de alejamiento
Famosos y Cotilleos

La guerra de Toñi Salazar y su exmarido acaba con una petición de orden de alejamiento

JALEOS ha tenido acceso a los documentos presentados ante el juez en los que Pedro Rilo asegura sentir “miedo” de la cantante.

La particular ‘guerra de los Rose’ que libran los Salazar-Rilo podría ser inmortalizada por Danny DeVito (75 años) a medida que pasan los días, desde que se inició el conflicto entre ellos. Pedro Rilo, que fue durante 30 años pareja de Toñi Salazar (57), la componente del dúo Azúcar Moreno, acaba de pedirle al magistrado del juzgado número 5 de Marbella una orden de alejamiento de la cantante, a la que ha tenido accedo JALEOS.

En dicha petición se expresa textualmente lo que sigue: “Por miedo a que Antonia Salazar pueda hacerme algo, tras haber entrado en mi domicilio y amenazarme, solicito dicha orden”. En una entrevista concedida a este medio, Rilo asegura haber pasado cuatro horas “en la comisaría de San Pedro Alcántara para que me devuelvan mi vehículo. La investigación policial de lo sucedido lo está llevando la brigada de Delincuencia Urbana”.

Y añade: “Toñi y su hijo Borja -que también es el mío porque le di el apellido- se han delatado solos. Ya han dicho abiertamente que entraron en mi casa, rompieron el bombín y se llevaron el coche de mi madre, que Borja dice que es suyo, y eso hoy por hoy es un grave delito“. Según se detalla en la documentación exclusiva, a la que ha tenido acceso este medio, el coche sustraído del garaje de Pedro Rilo, un mini cooper, fue comprado el 31 de octubre de 2018 y está a nombre de María Teresa Fernández Lorenzo, madre de Pedro. Por este coche se pagaron 27.000 euros en el concesionario Vázquez de Prada automóviles. “Así he presentado la factura a la Policía, por lo que Toñi y su hijo se encuentran ahora ante un grave problema al haber admitido en televisiones y medios que ellos el pasado 25 de octubre viajaron hasta Marbella y optaron por entrar en la vivienda y llevarse el coche. Así, con este poco decoro y vergüenza, han dicho públicamente que han entrado en mis propiedades. Es por lo que están denunciados, por allanamiento de morada, coacción y amenazas”.

Pedro cuenta a este medio que su vida se ha convertido en un tormento en estas últimas semanas “y no solo por mensajes diciéndome ‘Pedrito, tú no vas a vivir tranquilo, te busco y te encuentro. Te voy a joder la vida a ti y a la zorrita que está a tu lado’. También por la impotencia de ver cómo quieren arruinar la reputación de mi familia que está en León y no dan crédito al espectáculo al que están asistiendo”.

El que fuera marido de Toñi asegura estar tranquilo, con los papeles en la mano: “Afortunadamente, tengo los documentos que avalan que las propiedades que tengo me pertenecen a mí. Pero aun así el miedo es irracional y ver que de repente aparece ella debajo de mi casa gritando, asusta a cualquiera. He estado varios días -hasta que he denunciado estas amenazas públicamente- atrincherado en mi casa sin querer salir por miedo a que me pase algo”.

Un padre para Borja

Toñi y su hermana Encarna acaban de sacar un nuevo disco a la calle, El secreto. El dúo llevaba catorce años sin publicar un álbum con música inédita, y ahora en “estos tiempos difíciles”, como la misma Toñi dice, se han arriesgado con esta innovadora apuesta. Ahora toda esta andadura musical se ha visto enmarañada con el contencioso judicial con su ex. “Todas las infamias que está inventando contra mí y los descalificativos que tuvo conmigo en un programa, en el que me llamó cerdo y mala persona, están fuera de lugar. Que se dedique a promocionar su nuevo disco, que ella es una gran artista, y nos deje a los demás tranquilos”. Pedro argumenta que Toñi está pasando un mal momento económico, pero que “ella ya sacó su parte de la Casa de Las Lomas en la que vivimos y que vendió. Yo no tengo la culpa de que en 2013 le embargaran todo y esté mal económicamente. Es su cruz, no la mía, que llevo dedicándome a otro tipo de vida desde hace mucho tiempo, componiendo canciones y viviendo en paz”.

“En esta última denuncia también hablé de que no dejan de llamar a mis padres y de sonarles el teléfono a las tantas de la noche. Son personas mayores que nada tienen que ver en esta guerra, que empezó Toñi en el mes de junio, y con cuatro denuncias por mi parte desde entonces”, asegura Rilo, para apostillar: “A Borja le enseñó a leer mi madre”. Otro de los familiares Salazar que está arremetiendo contra Pedro Rilo es su hijo Borja.

Su madre dice que el compositor quiere meterle en prisión: “¿Cómo voy a querer meter a Borja en la cárcel, si lo amé como a un hijo sin ser mío? Le di mi apellido con cuatro años. Mi madre le enseñó en la escuela a leer, lo escolaricé y siempre ha sido para mí como un hijo que nunca tuve con ella. Y ahora también tengo amenazas de Borja. No le voy a permitir a Toñi que ensucie 30 años de mi vida, ni el apellido de mi familia. Se lo di a su hijo exclusivamente por amor y no hay más justificación. ¿Y ahora viene inventando que el coche se lo regaló él a mi madre? Qué locura”.

En la denuncia interpuesta en comisaría, Pedro dice textualmente: “Yo mismo le reconocí como hijo cuando tenía cuatro años y ahora me amenaza y tengo miedo porque ya ha estado en la cárcel por tentativa de homicidio”. El ex de Azúcar Moreno hace un llamamiento a la cordura y quiere acabar cuanto antes con algo que “ha perturbado totalmente mi calma y mi paz, estos días no soy capaz ni de coger una guitarra. Y sobre todo que no se mienta con la casa de un millón de euros en Marbella, porque vivo en un humilde apartamento, lleno de luz y de vida por el que he pagado hasta el último euro con mi trabajo”.

 

Etiquetas
----