Portada » Qué fue de Sonia Arenas, la concursante de ‘GH 4’ que enfrentó a Emma García con Teresa Campos
Famosos y Cotilleos

Qué fue de Sonia Arenas, la concursante de ‘GH 4’ que enfrentó a Emma García con Teresa Campos

Jesús Carmona 

La ex gran hermana desapareció de la televisión a pesar de que llegó a convertirse en una de las colaboradoras más polémicas.

Su nombre apareció en la televisión de la mano de Gran Hermano 4. Sonia Arenas (44 años) pisó la televisión para hacer historia. Lo que le brindó este reality supo rentabilizarlo durante años en los platós. Sobre todo, se convertiría con el tiempo en una asidua de Telecinco. Todo ello, pese a su escasa suerte como concursante. Y es que, en lo que a concurso y convivencia en Guadalix se refiere, Sonia solo duró 11 días. Ella estudió Derecho, era modelo y dama de honor de Miss Granada, así como azafata de vuelo antes de entrar en GH.

A partir de ese momento, comenzaba su verdadero periplo por la televisión y los escándalos. En semana y media en Gran Hermano le dio tiempo a discutir con media casa y a hacer edredoning con el malogrado Gustavo. Fuera de la casa no bajó el ritmo y, durante mucho tiempo, fue una de las tertulianas más polémicas de Mediaset. Emma García (47) le dio la oportunidad de formar parte del programa A tu lado, donde compartió mesa junto a Lydia Lozano (59) y Kiko Hernández (44), que entonces ya eran estrellas televisivas.

En aquellos días de máxima repercusión para los concursantes del reality, Sonia tuvo que lidiar con un rumor alimentado por ella misma: su supuesta relación sentimental con Bertín Osborne (65). Ella defendió que sí -e incluso aportó lo que ella entendió como pruebas irrefutables-, mientras que el cantante tuvo que desmentirlo públicamente en el espacio Día a día, de María Teresa Campos (79). Aquel presunto affaire entre el cantante y Arenas provocó, tal y como se publicó en el momento, que Teresa Campos se plantase ante sus jefes y, posicionándose del lado de Osborne, dejó de comentar las aventuras de los concursantes de Gran Hermano. Aquella decisión impidió que ya no se sentasen más en el corrillo rostros como Ania Iglesias (48) e Ismael Beiro (45). Los que frecuentaban a María Teresa aseguraron que la periodista entendió que los concursantes ya no iban a Guadalix a vivir la experiencia, sino a hacerse famosos. Es más, hay quien sostiene que fue Sonia Arenas la que propició el enfado entre Teresa Campos y Emma García, pues la malagueña nunca entendió por qué Emma fichaba a Arenas.

Sin embargo, A tu lado no fue el único programa en el que colaboró. Más tarde vendrían otros como TNTDía a día verano, y Crónicas marcianas. El nombre de Sonia adquiría más y más relevancia. Tanto, que incluso presentó su propio espacio en Bom TV, llamado Perdona?. Como broche del programa, en su última emisión fue Sonia la que se sentaba en la silla de la verdad, una sección que copresentaba Jordi Anjauma, por la que pasaban cada semana diferentes invitados mediáticos que hablaban sin censura de diversos temas.

En aquel último programa, Arenas se consideraba una persona trabajadora y luchadora, afirmando que “no soy la persona que la gente se cree, en la televisión todo se manipula y crearon una imagen falsa de mí”. Ese día reconocía que se arrepentía de su pasado en los espacios de corte rosa. Al punto, confesaba que “mis únicos momentos buenos fueron cuando entré en la casa de Guadalix y la convivencia con mis compañeros, actualmente no tengo ningún amigo de la tele”.

Eso sí, no escondía de dónde venía, ya que gracias a ese pasado le brindaron ese programa para presentar: “Todo mi pasado profesional ha desembarcado en Perdona?, lo mejor que me ha pasado en la vida“. De su paso por Crónicas, en los últimos años Sonia ha asegurado lo que sigue: “Era puro espectáculo. Era un teatro, la gente tiene que saber que era todo mentira. Javier Sardá (62) llegó a dejarme post-it en los que me decía con quién me tenía que meter, pero, lógicamente, la parte de verdad del programa era cuando te defendías de los ataques que te lanzaban”.

Otra de las personas con las que no terminó Sonia precisamente bien fue con Kiko Hernández. Pese a haber presumido de mantener buena relación, lo suyo acabó en los juzgados tras la aparición de un joven que aseguró haber mantenido una relación con el colaborador. Hernández sostuvo que podría ser un montaje orquestado por Arenas. Por entonces, Arenas también participó en Supervivientes 2010 junto a Malena Gracia (51) para sustituir a José Manuel Parada (66).

Los últimos trabajos que realizó antes de abandonar la televisión fueron en SálvameSálvame DeluxeEnemigos ÍntimosLa NoriaDe buena ley y Mujeres y Hombres y Viceversa. No solo debutó en el mundo de la televisión, también se atrevió con la música, creando junto a su hermana Noelia un grupo musical, NoSon2. Crearon un estilo musical pop-dance, de influencias latinas.

El CD de debut contenía 10 canciones inéditas, que mezclaban ritmos latinos y de baile, como el single de presentación Peligrosa, o Viva la fiesta, hasta temas de gran fuerza pop y personalidad como La vida Gira o Nada. En la música cosecharon éxitos que las llevaron a ser finalistas en Misión Eurovisión para representar a España en el Festival de Euovisión 2007, en Helsinki, con la canción Aún creo en ti.

Uno de sus últimos escándalos antes de desaparecer de la televisión y centrarse en otros negocios lo protagonizó con Aída Nizar (45) en 2011 y tuvo resolución en 2015. El Tribunal Supremo dictó sentencia, según la cual Sonia Arenas debió indemnizar a Nizar con 20.000 euros por una intromisión ilegítima al honor realizada en el plató de Sálvame Deluxe -hoy Sábado Deluxe-, donde Sonia se sentó a contar lo que supuestamente había llegado a sus oídos.

Estas fueron sus palabras: “Que Aída cobraba dinero por irse con unos señores y luego los chantajeaba y amenazaba, que se dedicaba a una profesión muy antigua, según le había dicho una compañera de trabajo, y que no trabajaba precisamente en una panadería”. Entonces, Aída decidió emprender acciones legales al considerar que había sufrido un daño irreparable en su derecho al honor y a la intimidad personal y familiar, por lo que solicitaba una indemnización inicial de 35.000 euros.

Etiquetas
----