Portada » El Hotel Experimental desata la fiebre por la coctelería francesa
Fin de semana

El Hotel Experimental desata la fiebre por la coctelería francesa

16000844849794 - El Hotel Experimental desata la fiebre por la coctelería francesa - fin-de-semana

VICKY VILCHES

Estos cuatro franceses han sumado un atractivo más para visitar Menorca. Entre otros encantos, su hotel Experimental ofrece cócteles excelentes. ¿La clave? Ser clientes antes que empresarios.

Tres destinos españoles se han colado este año en la lista que elabora The New York Times de los 52 lugares del mundo que recomienda visitar: Asturias, Valle de Arán y Menorca. Entre los nuevos encantos de la isla balear menciona la apertura de Menorca Experimental, un pequeño hotel inaugurado en agosto de 2019, el primero de la marca en nuestro país. En la localidad de Alaior han reconvertido unas antiguas instalaciones militares en un sitio cool que mezcla el chic francés con los botijos, las butacas de Borge Mogensen con sombreros de paja. Un lugar donde se dan clases de cerámica y yoga y se pueden tomar excelentes daiquiris y manhattans. El grupo parisino Experimental está dando que hablar a los grandes por algo que muchas marcas no consiguen: tienen estilo y olfato para los negocios y las tendencias, y sin tirar de celebridades ni de grandes presupuestos de marketing convierten sus hoteles, bares y coctelerías repartidos por Europa y Estados Unidos en “esos lugares a los que apetece ir”. ¿Quiénes son? ¿Cuál es la clave de su éxito?

16000845293090 - El Hotel Experimental desata la fiebre por la coctelería francesa - fin-de-semana
Menorca Experimental

Para entender su historia hay que remontarse a la juventud de tres amigos nacidos en Montpellier en 1982: Romée de Goriainoff, Olivier Bon y Pierre-Charles Cros. Emprendedores y amantes de la gastronomía, no encontraban una coctelería que les gustara en París. “Teníamos que elegir entre sitios aburridos con buenos cócteles o sitios con buen ambiente y mala carta”, señala Bon. “En Francia no había cultura de cóctel. Pero veíamos que en ciudades como Nueva York o Londres había un renacer de la coctelería clásica norteamericana”, explica Goriainoff. Era 2006. Se dieron un año para encontrar un local que se ajustara a sus gustos y a su reducido presupuesto. Y lo encontraron, un lugar con vigas de madera, una pared de ladrillo visto y una barra de zinc de un bar que cerró. Oscuro, con una pequeña puerta. El sitio perfecto para recrear el ambiente de un speakeasy. Contrataron un DJ y actuaciones en vivo los fines de semana. Ellos mismos se pusieron detrás de la barra en un principio y tiraron de ingredientes frescos y el recetario clásico neoyorquino.

Financial Times les atribuye un papel precursor en la actual cultura coctelera francesa y también se lo concede a la hora de poner de moda el barrio de Sentier. Por entonces, ningún garito con vocación de atraer a los jóvenes chic habría apostado por el distrito II. Hoy es buen reflejo de ese París multiétnico con comercios de telas de asiáticos, pocos turistas, puestos de comida callejera, tiendas de ropa de segunda mano y otros locales con poco glamour. “Nuestro éxito fue emprender este negocio con la mentalidad de querer ser los clientes”, explican.

16000845832962 - El Hotel Experimental desata la fiebre por la coctelería francesa - fin-de-semana
Menorca Experimental

Sus perfiles se complementan: Goriainoff procede de las finanzas, Cros es especialista en comercio internacional y Bon estudió diseño. En 2010 se les unió Xavier Padovani (Valence, 1974), el único con experiencia previa en la hostelería. Sus señas de identidad podrían resumirse en su apuesta por la calidad, los detalles, el diseño y cierto cosmopolitismo mezclado con algo de chic francés. “Viajar y no pensar que los franceses siempre lo hacemos mejor que nadie está en nuestro ADN”, dice Padovani.

En poco más de 10 años han crecido internacionalmente y han diversificado su negocio abriendo su primer hotel en París, Hotel des Grands Boulevards. Su expansión geográfica tiene un ligero eco a esa lista de ciudades de On the floor, la canción de Jeniffer Lopez: Londres, París, Nueva York, Ibiza. También están en Menorca, Venecia y Verbier con hoteles, restaurantes, clubs de coctelería y wine bar, todos bajo un mismo paradigma: disfrutar de la experiencia. Sin duda, su mejor mezcla no es la receta de una nueva bebida, sino poner bajo el mismo techo a gente cool, buena música y buenos cócteles.

16000847265306 - El Hotel Experimental desata la fiebre por la coctelería francesa - fin-de-semana
Experience Nº 1. INGREDIENTES. 2 hojas de albahaca; 1 tallo de limonci-llo; 50 ml de vodka Fair; 20 ml de zumo de limón, 20 ml de cordial de flor de saúco. ELABORACIÓN. Mezclar albahaca y limoncillo en coctelera. Añadir el resto de ingredientes, hielo y agitar. Colar dos veces en copa fría y adornar con un tallo de limoncillo troceado.
16000850416246 - El Hotel Experimental desata la fiebre por la coctelería francesa - fin-de-semana
Saint Germain Des Près. INGREDIENTES. 40 ml de ginebra Brokers, 20 ml de licor St Germain; 20 ml de Flor de Saúco; 20 ml de lima; 3 golpes de tintura spicy; 1 clara de huevo. ELABORACIÓN. Poner todo en coctelera sin hielo y agitar. Añadir hielo y agitar 20 segundos con fuerza. Colar dos veces y verter en una copa de cóctel.
Etiquetas
mercedes banner - El Hotel Experimental desata la fiebre por la coctelería francesa - fin-de-semana
----