Portada » Furest, la nueva tienda favorita de la burguesía catalana
Fin de semana

Furest, la nueva tienda favorita de la burguesía catalana

Carlota, 44 años, con chaqueta blanca, y su hermana Beatriz, 43 años, en su tienda barcelonesa de Carrer del Tenor Viñas, 9.

POR ORES LARIO. FOTOGRAFÍAS DE PAOLA DE GRENET

Se formaron en la sastrería familiar frecuentada por la burguesía catalana. Hoy diseñan prendas y accesorios femeninos “made in Spain” para sus tiendas Beatriz Furest. ¿Clientela? Mujeres andróginas de estilo atemporal.

Crecieron inmersas en un legado familiar, el de las tiendas Furest de Barcelona y sus talleres, donde tradicionalmente se ha vestido a medida la burguesía catalana, así que tenía sentido que las hermanas Beatriz y Carlota apostaran por el mundo del diseño y la moda. “Cuando éramos adolescentes las dos pagábamos nuestras vacaciones de verano trabajando en la tienda. Desde pequeñas vimos cómo funciona un almacén, un producto expuesto de cara al público y aprendimos a pensar en el consumidor”, recuerda Beatriz Furest (Barcelona, 24 de agosto de 1976), el alma y directora creativa de la marca de ropa, bolsos y complementos que lleva su nombre.

Beatriz empezó estudiando diseño gráfico en la escuela Elisava. “No tenía una afición clara por los estudios, pero la creatividad me resultaba innata y fácil, y salí por ahí. Empecé diseñando los bolsos porque era lo más fácil. Son de talla única y no me planteaban complicaciones. Los hacía con artesanos en Barcelona y luego los vendía”. Una paleta de colores neutros, que sigue siendo hoy sello de la marca y sobrios patrones ayudaron a que funcionaran bien. En 2006, su hermana Carlota (Barcelona, 25 de marzo de 1975), dejó la agencia de publicidad en la que trabajaba para fundar una marca con su hermana. “Veía el potencial extraordinario y su talento y nos juntamos. Fue fácil y natural para nosotras”, asegura la otra mitad de la firma y su directora general. La llamaron Beatriz Furest. También las tiendas.

15839178476859 1 300x300 - Furest, la nueva tienda favorita de la burguesía catalana - fin-de-semana
Sandalia de piel, modelo La Pesca, 139 euros.

Arrancaron con bolsos, pero su catálogo actualmente abarca calzado y moda. “Hace seis años hicimos seis sandalias muy sencillas que se vendieron muy bien. Hoy ya tenemos total look, con calcetines, cinturones, billeteras, gorros, pantalones, camisas y abrigos”, dice orgullosa Carlota, para quien parte del éxito se liga a un “crecimiento bastante orgánico y contenido. Hemos caminado muy lentamente, hemos sido cautas, constantes y fieles a nuestra esencia”.

Exigencia, honestidad y atemporalidad, como coinciden ambas, son sus grandes pilares. “La primera sandalia que lanzamos, Barcelonesa, podría perfectamente seguir hoy en el catálogo. Nuestro bolso Bombonera lleva con nosotros desde los inicios y no pasa de moda”, explica Carlota. A su férreo sentido ético se suma un patrón impecable, uso de pieles naturales, fabricación artesanal en España y una cuidada gama cromática en todo el catálogo. “El color es lo más importante”, destaca la artífice de los diseños.

Los colores

15839179032547 1 300x300 - Furest, la nueva tienda favorita de la burguesía catalana - fin-de-semana
Bolsa de lona. Modelo Stripes, 132 euros

 

Criada en los ajetreados talleres Furest, Beatriz aprendió todos los trucos y los métodos practicados por su familia. Recuerda de qué forma tan diferente se usaban los colores de tendencia en la sastrería clásica y se incorporaban a las nuevas colecciones cada temporada. También la influencia de su padre le marcó. “Era arquitecto de profesión y pintor por afición. Lo hacía por la noche y hablábamos con él de muchas cosas, entre ellas del color. Me enseñó que el negro no da profundidad, sino el azul marino, y que es el vainilla y no el blanco el que aporta luz”. Las hermanas crecieron rodeadas de talentos artísticos. De la rama materna les marcó la influencia de su tía, la decoradora Estrella Salietti. “Era sofisticada y provocadora. Hacía unos montajes preciosos en su casa y jugaba con el color de una manera muy atrevida”. Con ese ADN creativo por las venas y esa pasión por los juegos cromáticos, Beatriz se lanzó a explorar. Su hermana Carlota lo corrobora: “Cuando nacimos como marca, casi todos los bolsos que había en el mercado eran marrones o negros y nosotras fuimos de las primeras en meter colorido”.

Su última colección, Kontiki, está inspirada en los pioneros del mar y el Mediterráneo y aúna su característica paleta de colores neutros y tejidos naturales. Una combinación única pensada y creada para la mujer Beatriz Furest, que Carlota define como “andrógina y que busca crear un fondo de armario con prendas atemporales de calidad“.

Hoy, la aventura empresarial de estas hermanas que arrancó con 20.000 pesetas “para comprar una piel preciosa de vaca, como desgastada”, recuerda Beatriz mientras en su boca se traza la sonrisa del recuerdo, cerró el año pasado con una facturación de 1,9 millones. Arropada por un equipo de 11 personas “y unas dependientas estupendas que viven la marca con pasión”, como matiza su directora creativa, la marca ha pasado de lanzar tres diseños de bolso por temporada a más de cien artículos diferentes. “Este aumento es fruto de un trabajo titánico, pero ha sido muy constante y manteniendo durante todo el proceso el mismo nivel de exigencia”, dice la directora general de la firma con 50 puntos de venta en España y otros 50 fuera de nuestras fronteras: “Los diseños gustan mucho en Francia y en Bélgica”.

15839181893281 1 300x300 - Furest, la nueva tienda favorita de la burguesía catalana - fin-de-semana
Camiseta con logo, 59 euros.

 

Desde que en 2006 se inaugurara su primera tienda propia en Barcelona han dado el salto a Madrid y a Bilbao y ya suman seis establecimientos Beatriz Furest con un interiorismo de estética contemporánea y minimalista marca de la casa. Siguiendo su filosofía de crecimiento orgánico y constante, seguro que la huella de Beatriz Furest se asentará en otros rincones de la geografía.

Etiquetas
mercedes banner - Furest, la nueva tienda favorita de la burguesía catalana - fin-de-semana
----