fbpx
Portada » Pau Gasol analiza su recuperación: “Resiliencia e ilusión ante la incertidumbre”
Fin de semana

Pau Gasol analiza su recuperación: “Resiliencia e ilusión ante la incertidumbre”

15757092902196 - Pau Gasol analiza su recuperación: "Resiliencia e ilusión ante la incertidumbre" - fin-de-semana

Hace poco leí un libro que me ha ayudado a gestionar las emociones derivadas del hecho de que mi pie izquierdo no esté respondiendo al tratamiento como se esperaba. En mayo, el doctor que me operó pronosticó una probabilidad muy alta de recuperación en un período relativamente corto.

Pero no ha sido así y aún estoy digiriendo las consecuencias de esas expectativas, con la intención de seguir disfrutando en la pista del deporte que tanto amo. El libro que os comentaba se titula Awareness, traducido al español como Despierta, del autor Anthony De Mello, y me gustaría compartir algunas de las ideas que me han resultado especialmente útiles.

Aunque me considero una persona empática, soy bastante cerebral. Y como individuo que intenta racionalizar las cosas, esta lesión está siendo compleja de procesar. Uno de los conceptos que comparte De Mello en su libro es que “la vida solo tiene sentido como un misterio y no en la mente que la conceptualiza”. Esta idea me recuerda que por mucho que desee conocer con certeza o controlar el resultado de mi recuperación, nunca podré racionalizarlo todo. Hay factores que se me escaparán aunque haga todo lo que esté en mi mano.

Siguiendo con el concepto anterior, pero llevándolo un poco más allá, la frase que más me ha gustado del libro es: “Todo lo que nos pasa es bueno”. Pese a que mi primera reacción fue de escepticismo, soy de los que piensa que todo pasa por algún motivo; que incluso de las situaciones más difíciles y dolorosas podemos sacar cosas positivas y que nos ayuden a crecer; que cuando una puerta se cierra hay otra que se abre. Me parece una reflexión muy acertada y, sin duda, me está ayudando en este momento de incertidumbre dentro de mi proceso de recuperación.

En nuestra cultura, cuando un jarrón se cae y se rompe consideramos que pierde su valor. Lo solemos apartar o incluso nos desprendemos de él. Normalmente no consideramos la reparación como una opción porque, para nosotros, el objeto pierde su razón de ser y, por tanto, decidimos sustituirlo por otro igual o semejante. No obstante, existen otras culturas que tienen un enfoque muy distinto al nuestro. En Japón, cuando un objeto de cerámica sufre un daño o se rompe, lo reparan uniendo los trozos y rellenando las grietas con oro. Para ellos, detrás de esos pedazos existe una nueva historia que merece ser contada y ensalzada. Lejos de ocultar su fragilidad o imperfección, los japoneses destacan sus grietas con el material más preciado que existe. Ponen en valor el nuevo significado que adquiere y le otorgan una existencia más fuerte que la anterior. Es lo que ellos llaman Kintsukuroi, que significa literalmente “reparación dorada”.

Este mismo concepto lo podemos trasladar a nuestras vidas. En nuestro camino llegan, inevitablemente, momentos que nos ponen a prueba, obstáculos inesperados o golpes más duros de lo que podíamos imaginar. Es en esas circunstancias cuando entra en juego nuestra capacidad de superarnos y de crecer. De eso trata el concepto de resiliencia: de nuestra facultad de sobreponernos ante cualquier situación, por difícil que sea, y salir reforzados de ella.

Afrontar la adversidad

A lo largo de nuestra aventura existen un sinfín de circunstancias que se nos presentan y que nos ponen a prueba. A veces suponen pequeños retos en nuestro día a día que conseguimos solventar. No obstante, en ocasiones, las circunstancias son especialmente adversas y sortear los obstáculos no depende estrictamente de nosotros. Estas situaciones, especialmente duras y muchas veces inesperadas, nos invitan a reflexionar y a poner las cosas en perspectiva.

¿Qué es lo peor que nos puede pasar? Como atletas profesionales, las lesiones son algunas de las situaciones más duras a las que debemos hacer frente porque nos apartan de nuestra pasión y actividad principal. Nos mantienen alejados de nuestras canchas de juego, de la posibilidad de poner en práctica nuestro talento y contribuir a que nuestro equipo compita por la victoria. Pero, si profundizamos un poco más y nos hacemos la pregunta de nuevo entenderemos que, más allá de nuestra condición profesional, somos personas y basta con mirar a nuestro alrededor para sentirnos afortunados y agradecidos por todo lo que tenemos. Una de las cosas más importantes que aprendes en estos momentos, especialmente en los más complicados, es a saber cuáles son las personas que realmente te quieren y con las que puedes contar en todo momento. También aprendes a diferenciar el resto de gente que solo aparece en tu vida en los momentos de éxito, fama y triunfo.

Tendencia a buscar culpables

Cuando las cosas no salen como queremos, solemos caer en la tendencia de culpabilizar. Yo empiezo por mirarme al espejo y analizo lo que podría haber hecho diferente, reparando en los errores que haya podido cometer. Pero también puede suceder que caigamos en el error de culpabilizar a los demás. Creo que es positivo reflexionar y analizar si nuestras acciones han afectado al objetivo que nos marcamos y siha habido factores externos que hayan influido en el resultado. No obstante, como dice Pablo d’Ors en su libro Biografía del Silencio, “es absurdo condenar la ignorancia pasada desde la sabiduría presente”. Debemos centrarnos en el presente sin dejarnos llevar por lo que haya sucedido ni distraernos por lo que pueda suceder.

Para mí, dejar provisionalmente la NBA para focalizarme en mi recuperación supone un choque emocional importante. No es fácil renunciar al día a día de una competición que me ha dado tanto durante más de 18 años. Sin embargo, y por muy tópico que suene, lo más importante en la vida es la salud y la calidad de lo que vivimos se deriva de ella.

Lo primero que debo aceptar es que el proceso de rehabilitación de mi pie izquierdo requiere un tiempo más largo de lo esperado, buen recordatorio de que ya no soy ningún chavalín; y en esto es precisamente en lo que me centro. Ante circunstancias que están fuera de nuestro control, debemos entender qué es lo prioritario, aislarnos de las actividades que pueden interferir en nuestros objetivos y tener la paciencia, la tranquilidad y la seguridad necesaria de que estamos en el camino que decidimos seguir.

Ilusionarnos con la incertidumbre

“Solo sufrimos porque pensamos que las cosas deberían ser de otra manera. En cuanto abandonamos esta pretensión, dejamos de sufrir”, sabias palabras de Pablo d’Ors. Obviamente este último año ha sido difícil y he sufrido por no haber jugado como me hubiera gustado. Pero una vez he aceptado la realidad de mi lesión, miro hacia el futuro con ilusión y voy a seguir haciendo lo que esté en mi mano para disfrutar de lo que venga sin saber muy bien lo que será.

Aceptar nuestra realidad significa también ilusionarnos con la incertidumbre. Por mucho que tengamos planes para mañana, no tenemos el control de lo que pasará y, por tanto, debemos confiar en que si trabajamos hoy y damos lo mejor de nosotros, el futuro puede ser prometedor. Porque tal y como el arte del Kintsukuroi convierte a un objeto quebrado en algo valioso enfatizando sus imperfecciones, la resiliencia nos permite emerger con más fuerza de los obstáculos y adversidades que surgen en nuestro camino.

Otros artículos de Pau Gasol:

 

 

Etiquetas
mercedes banner - Pau Gasol analiza su recuperación: "Resiliencia e ilusión ante la incertidumbre" - fin-de-semana