Portada » Arrimadas pone la otra mejilla a Sánchez: volverá a negociar con él tras los PGE
Interesante y curioso

Arrimadas pone la otra mejilla a Sánchez: volverá a negociar con él tras los PGE

Ana Isabel Martín

La líder de Cs está satisfecha con su papel en la negociación presupuestaria y pretende mantener el canal de comunicación abierto para futuros acuerdos a la vuelta de las navidades.

Rara vez un partido se toma un acuerdo frustrado como una victoria. Y precisamente eso ha hecho Ciudadanos después de oficializar lo que era la crónica de un desenlace anunciado: su no a los Presupuestos Generales por el pacto del Gobierno con ERC y Bildu (también con el PNV).

Inés Arrimadas compareció este jueves para anunciar la ruptura de unas negociaciones que, por lo que respecta a Pedro Sánchez, es difícil saber si alguna vez fueron sinceras y bienintencionadas. O si únicamente soltó a Cs como la liebre para que el independentismo corriera más que los naranjas detrás de un acuerdo.

El equipo de Arrimadas está satisfecho porque considera que el triple objetivo de esta negociación, por la que la líder de Cs ha sido muy criticada por la anterior cúpula de Albert Rivera, está cumplido. Esto es, crear un canal de comunicación regular con el Gobierno, hacer valer sus diez escaños y, sobre todo, demostrar que Sánchez tenía otra opción. Una “opción moderada”, en palabras de la presidenta naranja.

“Todos hemos sufrido viendo cómo Inés Arrimadas hacia lo imposible por mantener una mano tendida ante las bofetadas que nos iba propinando Sánchez. Pero este periodo ha dejado clarísimo que Sánchez elige a Bildu y ERC, y sus malas políticas, porque quiere”, resumió este jueves el portavoz de Cs en el Parlamento europeo, Luis Garicano.

La última reunión del Comité Permanente de Ciudadanos. 

 

No obstante, Arrimadas está dispuesta a mantener esta estrategia de negociación con el Gobierno a futuro, confirman fuentes de la formación a ESdiario. Éste no ha sido el final del trayecto, era solo una estación. Están convencidos de que les va mejor así que desdibujándose entre la oposición del PP y la de Vox.

De hecho sostienen que incluso habiéndose truncado la negociación presupuestaria, este mismo miércoles consiguieron que el Gobierno incorpore la tarjeta sanitaria única, una de las reivindicaciones históricas de los naranjas. Pese a la oposición de Podemos.

No es que Arrimadas tenga una buena relación personal con Sánchez, que no la tiene. La líder de Cs no se fía del presidente socialista. Pero durante la negociación de las prórrogas del estado de alarma y de los Presupuestos los naranjas han conseguido tener una interlocución habitual e incluso preferente con la parte socialista del Ejecutivo.

Interlocución que pivota sobre el portavoz de Cs en el Congreso, Edmundo Bal, al que suman José María Espejo-Saavedra (hombre de la máxima confianza de Arrimadas), Carlos Cuadrado y Marina Bravo. Al otro lado del teléfono siempre está operativo el secretario general de Presidencia, Félix Bolaños. 

Desde Moncloa vienen trasladando desde hace días en privado que, cuando los Presupuestos estén aprobados y la legislatura encarrilada, tocará bajar los humos a Pablo Iglesiascomo contó este periódico. Y ello pasa por llegar a otros acuerdos con Cs a la vuelta de las navidades. Por la parte de Arrimadas no va a quedar.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class