Portada » El ‘bolivariano’ Bernie Sanders abandona la campaña presidencial de EEUU: Joe Biden se enfrentará a Donald Trump
Interesante y curioso

El ‘bolivariano’ Bernie Sanders abandona la campaña presidencial de EEUU: Joe Biden se enfrentará a Donald Trump

El senador de Vermont no pudo aprovechar su impulso inicial en la carrera después de las victorias en New Hampshire y Nevada

Bernie Sanders tiró la toalla. El senador estadounidense, que es una versión senil de Pablo Iglesias, anunció que abandona la carrera por la nominación presidencial del Partido Demócrata. Sin embargo, no se quedará al margen, ya que prometió “trabajar” con su rival de partido Joe Biden para desalojar al republicano Donald Trump de la Casa Blanca en las elecciones de noviembre.

“Llegué a la conclusión de que esta batalla por la nominación demócrata no será exitosa”, dijo Sanders a sus seguidores en una transmisión en vivo, señalando que el exvicepresidente Biden “será el nominado”.

El senador de Vermont no pudo aprovechar su impulso inicial en la carrera después de las victorias en New Hampshire y Nevada, así como el empate virtual en Iowa, y luego perdió una serie de estados ante Biden después de que el exvicepresidente consolidara el apoyo de los demócratas moderados. Es importante recordar que Sanders generó gran polémica por sus declaraciones a favor de dictadores comunistas como los Castro en Cuba y Evo Morales en Bolivia.

La salida de la carrera presidencia es el segundo intento fallido de Sanders, después perder las primarias de 2016 contra la exsecretaria de Estado, Hillary Clinton.

“¡Bernie Sanders está fuera! Gracias a Elizabeth Warren. ¡De no ser por ella, Bernie habría ganado casi todos los estados el Supermartes! Esto terminó justo como los demócratas y el Congreso Nacional Demócrata querían, igual que la deshonesta de Hillary. El pueblo de Bernie debería venir al Partido Republicano, ¡INTERCAMBIO!”, escribió Donald Trump en las redes sociales.

El actual presidente de Estados Unidos también insinuó que Sanders “no quiere entregar sus delegados” y que Biden podría tener problemas en cosechar el voto progresista huérfano del senador de Vermont.

Tropezón del ‘bolivariano’

Sanders superó las altas expectativas sobre su capacidad para recrear la magia de su candidatura presidencial de 2016, e incluso superó un ataque al corazón en octubre pasado en la campaña electoral. Sin embargo, fue incapaz de convertir el apoyo inquebrantable de los progresistas en un camino viable para la nominación en medio de los temores de “elegibilidad” alimentados por preguntas sobre si su ideología socialista democrática sería aceptable para los votantes de las elecciones generales.

Las cosas empeoraron cuando Sanders perdió Michigan, donde había hecho una fuerte campaña. También fue golpeado en Missouri, Mississippi e Idaho la misma noche y los resultados fueron tan decisivos que Sanders se dirigió a Vermont sin hablar con los medios de comunicación.

Sanders posteriormente programó un mitin en Ohio, pero lo canceló en medio de temores sobre la propagación del coronavirus, y el brote lo mantuvo en casa ya que su campaña parecía insegura de su próximo movimiento. El senador se dirigió a los periodistas al día siguiente, pero también sonó como un candidato que ya sabía que había sido golpeado.

“Si bien nuestra campaña ha ganado el debate ideológico, estamos perdiendo el debate sobre la elegibilidad”, dijo Sanders entonces.

Defensa de Cuba

En una entrevista con el programa 60 Minutes Sanders fue increpado sobre comentarios positivos sobre Cuba que hizo en la década de 1980.

El programa mostró un clip de video de esa época que mostraba a Sanders diciendo que Castro «educó a los niños, les dio cuidados de salud, transformó totalmente la sociedad».

A lo que Sanders respondió durante la entrevista: «Nos oponemos a la naturaleza autoritaria de Cuba pero es injusto decir que todo es malo. Cuando Fidel Castro llegó al poder implementó un programa de alfabetismo masivo, ¿es eso algo malo?».

El periodista Anderson Cooper contestó diciéndole que «muchos disidentes políticos» fueron «encarcelados» en Cuba.

A lo que Sanders respondió: «Es correcto, y eso lo condenamos. Contrario a Donald Trump (…) no creo que Kim Jong-Un [líder norcoreano] sea un buen amigo. No intercambio cartas de amor con un dictador asesino. Vladimir Putin [presidente ruso], no es un gran amigo mío».

Sanders, quien es senador por el estado de Vermont, se define como socialista demócrata y de momento ganó las primarias en Nuevo Hampshire y Nevada y prácticamente empató con Buttigieg en los caucus de Iowa.

----