Portada » Iglesias reduce la subvención a Cáritas y Cruz Roja en plenas colas del hambre
Interesante y curioso

Iglesias reduce la subvención a Cáritas y Cruz Roja en plenas colas del hambre

Ana Isabel Martín

El vicepresidente de Derechos Sociales recorta a cada una 30.000 euros anuales en mitad de la pandemia y cuando más falta les hace. Y no por falta de fondos, sino por cambio de prioridades.

Pablo Iglesias ha decidido rebajar la subvención anual a Cáritas y a Cruz Roja Española justo cuando más necesitadas están ambas y sus beneficiarios, en pleno apogeo de las llamadas colas del hambre por el atasco en la tramitación del ingreso mínimo vital, los ERTE, los cierres y los despidos.

Y no es que el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 haya reducido la partida destinada a ONGs y entidades del llamado Tercer Sector de Acción Social. Al contrario, la ha aumentado hasta casi doblarla, pero favoreciendo en el reparto a proyectos de su cuerda en detrimento de otros.

El tijeterazo ha pasado desapercibido en medio del maremágnum de cifras contenidas en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado 2021, que siguen su tramitación parlamentaria después de que el jueves pasado el Pleno del Congreso rechazara las enmiendas a la totalidad por amplia mayoría. Hasta ahora.

La asignación a Cáritas Española para el sostenimiento económico-financiero de su estructura central, que así se llama la partida, será el año que viene de 792.640 euros. Ello supone una reducción de 30.000 euros respecto a lo que venía recibiendo la ONG de la Iglesia Católica desde los tiempos de Mariano Rajoy, 822.640 euros anuales.

De hecho, como hasta ahora Pedro Sánchez ha gobernado prorrogando los últimos Presupuestos de Rajoy, los del año 2018, tanto en 2019 como en 2020 Cáritas siguió recibiendo esos 822.640 euros. Pero Iglesias ha llegado con la guadaña y nuevas prioridades.

Y lo mismo le ha sucedido a Cruz Roja, que también ve reducida su subvención en 30.000 euros. En los nuevos Presupuestos figura una partida de 1.323.680 euros, cuando hasta ahora venía recibiendo anualmente 1.353.680 euros.

Por contra, la Federación Española de Bancos de Alimentos mantiene intactos sus 85.000 euros anuales de subvención, y también la Fundación Acción contra el Hambre, que recibía y seguirá recibiendo 70.000 euros el año próximo.

Hasta la pasada legislatura, el programa 231F de los Presupuestos Generales, el de Otros servicios sociales del Estado, era competencia del Ministerio de Sanidad. Era este departamento el que se encargaba de repartir subvenciones directas a entidades sociales. En concreto, las destinadas al epígrafe Familias e instituciones sin fines de lucro ascendieron, en los últimos Presupuestos aprobados (los de 2018) a 26.948.520 euros.

Pero ahora es el líder de Podemos el que parte y reparte esas ayudas desde el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030. Y lo más curioso es que el montante total no ha bajado, sino que ha crecido en más de 24,6 millones de euros, hasta los 51.576.610 euros.

El pastel es más grande y las afinidades de Iglesias, distintas. ¿Dónde ha ido a parar el dinero de más? A una casilla nueva, hasta ahora inexistente en anteriores presupuestos, llamada Para actividades de interés general consideradas de interés social con cargo al 0,7% del Impuesto sobre Sociedades. A ella van 26.404.090 euros.

Lo que ocurre es que esa casilla tiene trampa, puesto que el Ministerio de Iglesias no detalle cuáles son las entidades beneficiarias. Sino simplemente que irá a actividades “de interés social”, en abstracto. No obstante el vicepresidente desveló en mayo en una comparecencia en el Congreso que quería incluir organizaciones ecologistas y de cooperación, “que son fundamentales para avanzar en los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030”, según sostuvo.

Durante la misma, Iglesias se jactó, de que este año el Estado ha recaudado 395 millones de euros para fines sociales, “131 millones más que en 2019”, aseguró. Y prometió: “Lejos de recortar el presupuesto, vamos destinar más dinero”. Lo que no dijo es que el reparto sería a su entero criterio.

----