fbpx
Portada » La casa de los pobres en el Vaticano
Interesante y curioso

La casa de los pobres en el Vaticano

RlpqrrU6Nr6zWZIv15ho32 - La casa de los pobres en el Vaticano - interesante-y-curioso
  • La Comunidad de San Egidio gestiona este edificio para acoger a personas sin hogar

  • Francisco ha hecho de estas actividades sociales una parte fundamental de su pontificado

Cae la noche en Roma y el trajín de los turistas desaparece. La Plaza de San Pedro, uno de esos lugares de obligado cumplimiento para la foto, ofrece su cara más espectral. La Iglesia vive de día. Por las noches, alrededor de la columnata de Bernini, los pobladores son decenas de personas sin hogar que pasan la noche al raso. La mayoría de ellos. Porque desde el pasado noviembre, un antiguo edificio nobiliario ubicado a pocos pasos de la basílica ofrece cobijo a algunos de los que más lo necesitan.

Fueron los voluntarios de la Comunidad de San Egidio, una asociación laica muy cercana al Vaticano, quienes acudieron a ayudar a Alessandro Mobili. “Estaba mal, solo, deprimido, y ahora me siento otra persona, como un rey”, sostiene este hombre de 49 años. Tras quedarse en la calle, perdió también la custodia de sus dos hijos, que ahora vienen a visitarle.

“Vivir con otras personas que tienen mis mismos problemas, me da fuerza para seguir adelante. Aquí me han vuelto a tratar como una persona”, señala. Algunos días, incluso le dejan cocinar, lo que para él es una pasión. No encuentra palabras para describir cómo es dormir, tras años a la intemperie, en un decorado inmueble del siglo XVIII ubicado en la que describe como la plaza “más bella de Roma”.

Mobili pasa las noches en el edificio Migliori, que toma su nombre de la familia que lo mandó construir. En 1930 fue heredado por la Santa Sede y, tras alojar en los últimos tiempos a unas monjas, hacía dos años que había quedado deshabitado. La iniciativa para su reconversión partió del propio papa Francisco, que “quiso expresamente que ese sitio fuera una casa nobiliaria para los llamados nobles de la calle”, comenta el director del edificio y miembro de San Egidio, Carlo Santoro.

Hubo entones que hacer reformas para dotar a las habitaciones de baños y duchas con el fin de acoger a los nuevos invitados. Actualmente hay hospedadas casi 30 personas, aunque el propósito es duplicar su capacidad cuando el frío húmedo castigue más a Roma. “Queríamos que fuera un poco como un hotel o una familia, de modo que una persona pobre que durante muchos años ha estado en la calle pudiera tener un lugar bonito, cómodo y cálido, también desde el punto de vista familiar”, sostiene Santoro. En Roma viven unas 8.000 personas sin hogar, por lo que la ayuda sólo llega para unos pocos.

El responsable conoce personalmente a cada uno de quienes que pasan las noches en la Plaza de San Pedro. Comenzó a repartirles bocadillos junto a otros compañeros en la década de los noventa y, después de distintas experiencias tratando de alojarlos en casas, reconoce que el edificio Migliori es algo “único”. “El papa se sorprendió al verlo y dijo: ‘La belleza cura'”. En su opinión, supone una invitación para que cualquiera pueda ayudar a los más necesitados, ya sea ofreciendo su casa, una habitación o una simple cama.

El palacete con vistas a la columnata sirve, en todo caso, de refugio temporal. La idea es, según Santoro, convertirlo en un “trampolín o un sitio temporal hacia una vida más normal”. Intentan así que los pobres, que a menudo se ven sin trabajo, familia o asistencia sanitaria, dejen atrás la situación de marginalidad en la que se hallan, por mucho que se alargue el proceso.

Etiquetas
mercedes banner - La casa de los pobres en el Vaticano - interesante-y-curioso