Portada » La Ley Celaá, un despropósito liberticida para fabricar ciudadanos a medida
Interesante y curioso

La Ley Celaá, un despropósito liberticida para fabricar ciudadanos a medida

ESdiario

La LOMLOE ignora los gravísimos problemas educativos y se limita a atender los intereses y prejuicios del Gobierno y de sus socios con otro desastre ideológico.

Si nada lo remedia, el Congreso dará este jueves el penúltimo empujó a la llamada “Ley Celaá” que, a falta de ratificación en el Senado, está a punto de aprobarse. Con la educación paralizada o entorpecida desde marzo por la pandemia, colocar como prioridad una nueva normativa lo dice todo del Gobierno y de sus intenciones.

Aprovechar, una vez más, una situación excepcional, para introducir con poca discusión reformas estructurales del Estado con la idea de adaptarlo a los criterios del Gobierno. Nunca es buen momento para imponer leyes relevantes sin consenso, pero en el actual es simplemente inaceptable: con aulas universitarias cerradas y colegios e institutos limitados por el virus; anteponer la ideología a futuro a las soluciones de presente, describe a Sánchez y a su ministra.

La LOMLOE es una ley, en síntesis, que parte de un diagnóstico equivocado de la educación para imponer unas medidas equivocadas, alejadas del ámbito pedagógico, indiferentes a los problemas del sector y centradas en exclusiva en la agenda ideológica gubernamental.

La abolición del español como lengua vehicular, el acoso a la escuela concertada, la eliminación del mérito como sistema de promoción, el troceamiento regional de los planes de estudio, la imposición de un canon político con excusas cívicas, la persecución de la religión o la negación de la enseñanza especial son algunos de los desastres que consagra la LOMLOE.

La LOMLOE no atiende ninguno de los problemas y genera otros nuevos para imponer un patrón ideológico en España

El mayor ejercicio de sectarismo en el peor momento posible no es inocente, y responde a una hoja de ruta liberticida que, desde la llegada de Sánchez a Moncloa en compañía de Iglesias, lo intenta colonizar todo, con el poder judicial y la libertad de información como objetivos declarados de esa degradación democrática.

La educación española tiene graves problemas que esta Ley ignora: la mayor tasa de abandono escolar de Europa; el peor sistema de selección del profesorado; el desequilibrio en personal en proporción al presupuesto total; el distanciamiento entre la escuela, la calle y la familia como pilares conjuntos o el retraso medio en los conocimientos esenciales son sus verdaderas lagunas.

Y a ninguna de ellas atiende la LOMLOE, una excusa legal para profundizar en la división, la ingeniería social y la satisfacción ideológica o identitaria de los socios directos o externos del Gobierno. Lamentable.

Etiquetas
----