Portada » Mercedes Milá cae muy bajo insultando a Ayuso y deseándole lo peor a Casado
Interesante y curioso

Mercedes Milá cae muy bajo insultando a Ayuso y deseándole lo peor a Casado

Y.L.

La veterana periodista vuelve a pasarse con sus ataques dedicando unas palabras de lo más ofensivas y desafortunadas a la presidenta de la Comunidad de Madrid y al líder del PP.

Mercedes Milá ha vuelto a sorprender con sus declaraciones extemporáneas y sus agresivos ataques, dedicados invariablemente a políticos de centroderecha. Esta vez los destinatarios de sus dardos han sido Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado, a los que les ha dedicado unas palabras que exceden la crítica política y caen en lo más bajo del desprecio personal.

Fue en el programa ‘Liarla Pardo’, donde la veterana periodista comenzó por alabar a la concejala de Más Madrid, Rita Maestre, por su aplaudida intervención en el pleno del Ayuntamiento de Madrid de la pasada semana. “La votaría hoy mismo. Me ha parecido sobrenatural, me ha parecido de otro mundo, habla el idioma que necesitamos los españoles que hablen los políticos”, declaró a Cristina Pardo.

Milá extendió los elogios a José Luis Martínez-Almeida, a quien comparó, para mal, con Isabel Díaz Ayuso, propinándole un golpe muy bajo. “Uno me interesa, el otro nada. Almeida es demócrata desde hace muchos años, con raíces profundas en una manera de actuar en política. En cambio, Ayuso es una especie de community manager de un perro; le quedan muchos años de maduración”, dijo con desprecio la periodista de la presidenta de la Comunidad de Madrid, recordando sus tiempos como asesora de comunicación de Esperanza Aguirre, que contaba con una cuenta en Twitter con el nombre de su mascota, Pecas.

Y también en contraposición con los elogios a Rita Maestre, Milá se cebó con Pablo Casado, dedicándole el peor deseo posible. Y es que criticó la actitud del líder del PP durante la pandemia por el coronavirus, asegurando que “si no la cambia, de esta va directo a la caja de madera”. “Hablo simbólicamente porque no quiero matar a nadie”, aclaro. Pero la comparación no pudo ser más desafortunada.

----