Portada » Zapatero se une a Iglesias y líderes populistas para lanzar el mensaje de Soros
Interesante y curioso

Zapatero se une a Iglesias y líderes populistas para lanzar el mensaje de Soros

Claudio Novo

La ‘Declaración de La Paz’ sólo ve una amenaza para la democracia en la “ultraderecha” pero no en la extrema izquierda que abanderan el líder de Podemos y políticos de otros países.

En los últimos años, el expresidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, ha decepcionado a infinidad de demócratas, entre ellos, a muchos socialistas de corazón. Su papel como supuesto “pacificador” en Venezuela ha demostrado ser, a la postre, el del servilismo a los intereses tiránicos de Nicolás Maduro.

Pese a ello, ha sorprendido el último movimiento del que fue inquilino de La Moncloa entre 2004 y 2011: su rúbrica junto a los líderes de la izquierda radical al uno y al otro lado del charco, empezando por el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias. Muy en la línea del Grupo de Puebla y de los mensajes que se le adjudican al magnate George Soros, reforzados tras la derrota de Donald Trump.

El también líder de Podemos, que ha acompañado como un simple ministro de jornada al Rey Felipe VI en su viaje a La Paz para la toma de posesión del nuevo presidente de BoliviaLuis Arce, no ha querido dejar de tener protagonismo en la cita. Para ello ha impulsado junto a otros líderes populistas una declaración en la que sitúan al “golpismo de la ultraderecha” como principal amenaza de la democracia y la paz social.

Varios expresidentes entre los firmantes

Además de iglesias y Zapatero, la denominada Declaración de La Paz para la defensa de la democracia, ha sido rubricada, entre otros, por Luis Arce y su homólogo en Argentina, el kirchnerista Alberto Fernández. Y también se han  sumado los expresidentes Evo Morales (Bolivia), Rafael Correa (Ecuador), Dilma Rousseff (Brasil) y Alexis Tsipras (Grecia).

El documento destaca que la crisis vinculada a la grave pandemia del coronavirus ha puesto en evidencia las “principales debilidades” de las formas de organización social.

Entre ellas se citan “la fragilidad de los sistemas de salud y de los servicios públicos; la erosión, resultado de años de neoliberalismo, de los mecanismos de protección social con los que cuentan los Estados; la insostenibilidad social, económica y ecológica de los modelos dominantes de extracción para exclusivo beneficio empresarial; y, con una intensidad especialmente preocupante, los peligros a los que se enfrentan los sistemas democráticos en todo el mundo”.

Pero además, los firmantes subrayan que actualmente la democracia está “amenazada” y solo basta analizar los “acontecimientos políticos de los últimos meses en Bolivia“, que obligaron a Evo Morales a renunciar a su cargo, para constatar que la principal amenaza a la democracia y la paz social en el siglo XXI es el golpismo de la ultraderecha“.

“Una ultraderecha que se expande a nivel global, que propaga la mentira y la difamación sistemática de los adversarios como instrumentos políticos, apelando a la persecución y la violencia política en distintos países. Promueve desestabilizaciones y formas antidemocráticas de acceso al poder”, recalcan estos dirigentes y exmandatarios.

----