Portada » Moulay Hassan, el precoz heredero de Marruecos
Internacional

Moulay Hassan, el precoz heredero de Marruecos

Moulay Hassan, el precoz heredero de Marruecos

Moulay Hassan, el precoz heredero de Marruecos

Nunca le han mirado como a un niño. Ni siquiera antes de que naciera. En la burbuja del palacio alauita, las cosas no van tan despacio como asegura el refrán. Quizás tengan razón los que dicen que Moulay Hassan (14) va a ser, de espíritu, rey antes que hombre. Quizás ya lo sea. Siempre serio y rígido, su papel de cuna se lo sabe de memoria. Pocas veces se ha visto a un chico despachar con tanto temple y soltura con reyes y jefes de Estado. “Le están educando para que se convierta en un monarca rompedor en el mundo árabe”, se escucha entre las élites de Rabat.

Una educación que por ahora no sale de los muros de palacio. Allí dentro, el heredero al trono de Marruecos, el hijo mayor de Mohamed VI y Lalla Salma, estudia rodeado de un grupo de otros cuatro jóvenes procedentes de distintas regiones del país. Algunos de familias pobres que fueron seleccionados por los captadores de talento del reino por su inteligencia y sus habilidades. Algo muy habitual en la casa real alauí. El rey quiere que su hijo madure como él lo hizo, acompañado de adolescentes de distintas clases sociales.

“Mis hermanas, mi hermano y yo fuimos criados severamente, con un plan de estudios bastante pesado. También tuvimos una buena educación religiosa en la escuela coránica del palacio. Quiero que mi hijo tenga esos principios básicos, pero que forje su propia personalidad”, explicó hace unos años Mohammed VI en Paris Match.

Una formación muy diferente de la que están recibiendo los herederos al trono de su misma generación, como la Princesa de Asturias, que estudia en un centro escolar privado, rodeada de niños que no han pasado por ninguna selección previa.

El palacio de Rabat siempre se ha caracterizado por su hermetismo, poco se sabe lo que ocurre de puertas para adentro. Tampoco se conoce mucho de la hermana pequeña de Moulay, la princesa Lalla Khadija, que tiene 10 años.

15144841481734 - Moulay Hassan, el precoz heredero de Marruecos - internacional

El secretismo se rompió hace poco gracias a un reportaje del semanario marroquí Al Ayam, que contaba cómo Moulay Hassan empezaría a estudiar aviación el año que viene. Se sacará el título de oficial militar y de ingeniero aeronáutico. El príncipe heredero ha elegido una rama más científica que su padre, que escogió el camino de las letras estudiando Derecho. “No se especializará en aviación, sólo será una de sus aficiones, que le ayudarán a construir su personalidad”, reza la publicación.

La popularidad del príncipe se duplicó por un simple gesto que transformó su imagen mediática. Era enero de 2016 cuando, durante un acto oficial, Moulay Hassan retiró su mano mientras los presentes se inclinaban para besársela. Para la tradición del reino es un honor besar la mano del soberano. Aunque el pueblo marroquí lo ve como un ritual denigrante e innecesario. Por ello esa escena gustó mucho.

“Con ese gesto vimos que aquél chico tenía algo diferente y una fuerte personalidad”, recuerda Abderrahim Moutmaine, periodista experto en la dinastía alauí. “A su corta edad cumple con notoriedad todas sus funciones, cada vez acompaña a más actos importantes a su padre, ya preside eventos oficiales él solo y conoce el funcionamiento y los problemas del país”.

Hace unos días, vimos al príncipe acompañando a Mohamed VI durante la Cumbre del Clima en París. Fueron recibidos por el presidente Emmanuel Macron. Los objetivos de las cámaras se centraron en el joven espigado que posaba junto a su padre y al mandatario galo delante de un árbol de navidad.

Días después, empezaron a difundirse por las redes sociales varios selfies que ciudadanos marroquíes que viven en Francia se habían hecho con el príncipe. Aunque a ese tipo de fotografías ya nos tiene acostumbrados Mohamed VI. Durante sus largas estancias en París, algo por lo que ha sido criticado en Marruecos, el rey nunca rehúye de hacerse fotos con los viandantes que le reconocen.

Ahora todos los focos apuntan al príncipe. Las crónicas sociales hablan de la madurez del joven, reflejado en su cambio de vestimenta, aconsejado por su madre, la princesa Lalla Salma. Ella rompió con los estándares clásicos de la mujer marroquí.

En la prensa local se ha escrito mucho sobre las aficiones del heredero al trono. Le apasiona el baloncesto y el fútbol. Es aficionado al Barça y a Messi. Y también practica otros deportes como la natación y el esquí. Domina cuatro idiomas (árabe, español, inglés y francés) y su primer acto oficial en solitario lo presidió con siete años.

El próximo 9 de enero podremos ver al príncipe junto a su padre pararecibir a los Reyes de España. Una visita esperada mucho antes, pero que, por unas circunstancias u otras, se ha pospuesto hasta la segunda semana del nuevo año que comienza.

Moulay Hassan, el precoz heredero de Marruecos

Mercedes-Benz