Portada » Pan plano chino de verduras secas y panceta, tu nuevo aperitivo favorito
La Cocinita

Pan plano chino de verduras secas y panceta, tu nuevo aperitivo favorito

Clara Villalón 

Crujiente por fuera y sabroso y tierno por dentro, este pan plano chino es muy típico a la hora del desayuno o también como aperitivo acompañando alguna de sus sopas.

Hoy se celebra el Día Mundial del Pan y en España no es una excepción, por eso os traemos una receta para que podáis hacer un pan casero delicioso y con muy poco trabajo.

Probé la primera vez estas tortas de pan plano finas, rellenas de verduras secas, algas, panceta, a veces carne picada, otras sólo cebolleta, en algún restaurante de Usera hace ya varios años.

La realidad es que he intentado buscar más información sobre ellas en internet pero no he logrado encontrar una receta canónica que se acerque bien a lo que yo como cuando voy a esos restaurantes auténticos del sur de Madrid, dentro del propio gueto asiático de la capital así que me puse en casa un día a hacer pruebas hasta conseguir algo que se pareciera a lo que yo recordaba.

Pregunté a algunos chinos, pero su castellano es tan limitado que no fui muy capaz de entenderles. Sí que capté que utilizan hojas de mostaza secas, a veces algas, y también otras verduras secas como podrían ser algunas setas. Ojo porque no tiene nada que ver con los pancakes de cebolleta que se podrían parecer a una paratha india, podríamos igualarlo más bien a un pan naan relleno.

Propiedades nutricionales del pan

Según la Fundación Española de la Nutrición “es rico en hidratos de carbono complejos (almidón), de bajo contenido graso (1 g por 100 g) y aporta proteínas procedentes del grano de trigo, vitaminas y minerales. En el trigo, la proteína más representativa es el gluten, que confiere a la harina la característica de poder ser panificable. Es fuente de minerales como el selenio y el zinc.

La riqueza en estas sustancias nutritivas depende del grado de extracción de la harina y de si se ha enriquecido la masa de pan durante el proceso de elaboración en dichas sustancias.

Teniendo en cuenta su valor nutricional el pan debe constituir una parte destacable en la dieta, tratando de estar presente en prácticamente todas las comidas, desde el desayuno a la cena. El hecho de no consumirlo de forma habitual contribuye a desequilibrar de manera importante el perfil calórico de la dieta. Aumentaría el porcentaje del total de las calorías proveniente de alimentos ricos en grasas o proteínas, alejándonos considerablemente de las recomendaciones respecto a una alimentación equilibrada, en la que cerca del 55 % del total de calorías de la alimentación deben proceder de los hidratos de carbono, el 15 % de proteínas y el 30-35 % restante de grasas. En la medida que se reduce el consumo de pan, es necesario aumentar la ingesta de otros alimentos ricos en hidratos de carbono con el fin de no desequilibrar significativamente la dieta. Por tanto, el pan debe formar parte habitual de la alimentación de todas las personas.

Sólo los celíacos o intolerantes al gluten (proteína presente en el grano de trigo y otros cereales como el centeno, la cebada y la avena), deben sustituirlo por pan de maíz, exento de gluten.”

Cómo hacer pan plano chino

Preparar la masa es relativamente sencillo, hay que amasar bien y dejar fermentar para que la masa doble su volumen, después repartirla en 6 bolitas que formarán cada uno de los panes planos y rellenarlos antes de ponerlos sobre la plancha, con cuidado de que no se desmonten. Necesitaremos una masa de pan consistente, no muy blanda, para poder manejarla bien.

Ingredientes

  • Harina, 300 g
  • Agua templada, 200 ml
  • Sal, 7 g
  • Aceite de oliva suave, 2 cucharadas
  • Levadura seca de panadería, 3 g

Para el relleno

  • Hojas de mostaza secas, 30 g
  • Alga wakame seca, 20 g
  • Cebolleta china (o lo verde de las cebolletas) picada, 6 u
  • Panceta picada, 60 g
  • Aceite de sésamo, 1/2 cucharadita

Paso 1

Lo primero que hay que hacer es preparar la masa del pan pues tendrá que fermentar al menos 2 horas, hasta que doble su volumen. Para ello mezclar en un bol o en una amasadora todos los ingredientes de la preparación, a conciencia hasta que quede una masa suave y manejable que no se pegue en las manos, y dejar fermentar, dentro de un bol aceitado, tapado con un film (o con el truco del gorro de ducha), hasta que doble el volumen alejado de corrientes de aire. Cuanto más calor haga, menos tardará pero recordad que nunca puede subir de los 35ºC y al pan siempre le interesan las fermentaciones lentas.

Paso 2

Mientras tanto, picar la cebolleta muy fina por un lado. Por otro lado hidratar las hojas de la mostaza seca y también saltear la panceta picada a fuego fuerte con las algas secas y el aceite de sésamo. Mezclar con la cebolleta y la mostaza hidratada, previamente muy bien escurrida. Ese será nuestro relleno.

Paso 3

Cuando la masa haya levado repartir en 6 bolas y extender con la ayuda de un rodillo cada una de ellas, ligeramente. Poner en el centro 1/6 del relleno y cerrar haciendo una bola. Cada una de las bolas la aplastaremos con el rodillo hasta formar un disco lo más perfecto posible.

Paso 4

Lo último que haremos será tostar los panes planos en una sartén, de hierro mejor, con un poco de aceite. Para que se dore por los dos lados y la masa se cocine por completo. Servir siempre bien caliente para un resultado óptimo.

Trucos y Sugerencias

Podemos congelar estos panes ya cocinados para luego darle un toque final otra vez en la sartén, igual que si los refrigeramos un par de días. Incluso también podríamos terminarlos en el horno.

----