Portada » Sopa de tomate, garbanzos tostados y pesto de avellanas
La Cocinita

Sopa de tomate, garbanzos tostados y pesto de avellanas

Clara Villalón 

  • Total: 1 h
  • Comensales: 4

Que el otoño te pille preparado con esta sopa de tomate – para tomar fría o caliente – en la que los tropezones son garbanzos crujientes y tiene le toque especial del pesto.

Inauguramos el otoño en España y con él llega la invitación a recuperar todo el recetario de cremas y sopas calientes, para reconfortar el alma, perfectas para dejar hechas con antelación y tener listas en la nevera para cualquier momento y también para llevar al trabajo o a cualquier excursión. Esta sopa de tomate es la mejor receta de transición, aprovechando los últimos tomates de temporada que nos llegan carnosos y llenos de sabor.

Propiedades nutricionales del tomate

Según la Fundación Española de la Nutrición “El tomate está compuesto principalmente por agua y su macronutriente mayoritario son los hidratos de carbono.

Entre las vitaminas cabe destacar el contenido en vitamina A, básicamente en forma de carotenoides provitamina A y vitamina C. Una ración de tomate cubre el 61% de las ingestas recomendadas de vitamina C para la población de estudio.

Entre los carotenoides no provitamina A están los licopenos cuya cantidad depende de la variedad cultivada (mucho mayor en los de «tipo pera»), del grado de madurez (mayor en los maduros) y del modo de cultivo y forma de maduración (superior en los cultivados al aire libre y madurados en la planta). El tomate triturado o cocinado y su combinación con aceite, mejora la absorción del licopeno en nuestro organismo.”

Cómo hacer sopa de tomate con garbanzos tostados

Ingredientes

  • Tomate en rama, 1 kg
  • Cebolla, 1 u
  • Diente de ajo, 1 u
  • Aceite de oliva virgen extra, 3 cucharadas
  • Sal, c/s
  • Azúcar, 1 cucharadita
  • Orégano, una pizca
  • Garbanzos cocidos, 100 g
  • Pimienta negra molida, 1 pizca
  • Canela molida, 1 pizca
  • Pimentón picante, 1 pizca

Para el pesto de avellanas

  • Hojas de albahaca fresca, 1 buen manojo
  • Avellanas crudas, 50 g
  • Diente de ajo, 1/4 u
  • Parmesano, 30 g
  • Zumo de limón, unas gotas
  • Aceite de oliva virgen extra, 3 cucharadas
  • Sal, 1 cucharadita

Elaborar esta sopa de tomate es realmente sencillo porque sólo tendremos que hacer un buen pochado inicial y luego servirnos del propio jugo del tomate para cocinar todo, sin necesidad de añadir caldo o agua y así conservar mucho mejor el sabor de esta fruta. Podríamos añadir también un poco de pimiento rojo o de zanahoria si quisiéramos pero ya perderíamos el sabor original del tomate y, por supuesto, la podemos cosumir caliente pero también fría.

Para terminar, podríamos añadir un poco de nata o incluso darle un golpe aromático con leche de coco y alguna especia o aromático como lemongrass o lima kaffir. Aunque en realidad con el pesto de avellanas con el que terminamos después la sopa tendría que ser más que suficiente, añadiendo además el golpe de los garbanzos crujientes asados en el horno; que también podríamos hacer fritos.

Paso 1

Pochar en una olla la cebolla pelada y partida en trozos grandes, cada mitad en seis aproximadamente junto con el ajo también picado en trozos grandes. Añadiremos aceite de oliva y sal y lo dejaremos a fuego medio-bajo para que no se dore, queremos que quede traslúcido.

Paso 2

Hacer unos cortes en las bases de los tomates, haciendo una cruz, y escaldarlos en agua hirviendo con sal hasta que empiecen a pelarse ligeramente. Rescatar del agua y enfriar rápidamente.

Paso 3

Pelar los tomates y añadirlos enteros a la olla dejando cocinar a fuego suave tapado, con un poco más de sal, para que los tomates vayan soltando todo su jugo y no sea necesario añadir nada de agua ni de caldo.

Paso 4

Mientras tanto asar los garbanzos – previamente colados y lavados –  en el horno a 220ºC con un poco de aceite y las espeicas, hasta que se doren bien y queden crujientes, remover de vez en cuando. Tardarán unos 20 minutos. Reservar.

Paso 5

Preparar el pesto triturando todos los ingredientes, añadiendo el aceite suficiente para que quede de la textura deseada.

Paso 6

Triturar la sopa de tomate olvidándonosla en un robot de cocina, vaso triturador o con mucha paciencia y una batidora de brazo. Se podría también colar por si queda alguna impureza. En el último momento del triturado añadir un poco más de aceite de oliva para emulsionar y poner a punto de sal, azúcar y pimienta negra.

Paso 7

Emplatar la sopa de tomate con los garbanzos crujientes y el pesto de avellanas

----