Portada » Tallarines chinos fritos con pollo y verduras, un salteado rápido
La Cocinita

Tallarines chinos fritos con pollo y verduras, un salteado rápido

Clara Villalón

En 15 minutos puedes conseguir un salteado con mucho sabor gracias a estos tallarines chinos con pollo, una receta que mira a Asia para todos los días.

En España los conocemos como fideos y estamos acostumbrados a comerlos pequeños y, casi siempre, en sopa. De hecho, nuestra versión española más parecida a la receta de hoy es la fideuá seca que se hace en algunas localidades de la costa levantina.

Aunque se defiendan los fideos como algo muy nuestro y los italianos hagan lo mismo con sus “spaghetti”, lo cierto es que todos ellos tienen un denominador común: la China de hace más de 4000 años. Sí, como lo oyen, todos los fideos vienen de China, donde se elaboraban hace miles de años a base de mijo.

A partir de entonces, se compartió el arte secreto de hacer noodles (o fideos) con el resto del mundo y empezaron a elaborarse a base de trigo, huevo, arroz o una mezcla de todos ellos, en función de los ingredientes que se tenían a mano.

En resumen, los noodles o tallarines chinos, son los típicos fideos orientales que pueden encontrarse en mil y una preparaciones diferentes, ya que han logrado imponerse, junto al arroz, como la comida asiática más consumida y globalizada. Raro es el día en el que un chino no come fideos.

Los noodles chinos vienen a ser a España lo que el arroz con cosas. ¿Qué cabe en un arroz? Cualquier cosa que tengamos dando vueltas en la nevera y no sepamos muy bien qué hacer con ello. Ya lo decía Mer Bonilla en esta receta de tallarines tres delicias: “echar al wok todo lo que encuentres”. Y es que todo tiene cabida en unos buenos fideos. Pueden saltearse, hacer en sopa, en rollito o cómo más os guste.

Cómo hacer tallarines chinos fritos con pollo

Ingredientes

  • Noodles de huevo secos, 250 g
  • Cebolleta grande, 1 ud
  • Pimiento amarillo, 1/2 ud
  • Pechuga de pollo, 200 g
  • Dientes de ajo, 2 ud
  • Jengibre fresco, 2 cm
  • Calabacín, 1/4
  • Aceite de oliva suave, 2 cucharadas
  • Sal, c/s
  • PImienta negra, c/s

Para la salsa

  • Aceite de sésamo, 1 cucharada
  • Salsa de soja, 3 cucharadas
  • Salsa de ostras, 1 cucharada
  • Vinagre rojo chino, 1 cucharada
  • Miel, 1 cucharadita

 

En este caso hemos optado por hacer unos tallarines chinos salteados con pollo que bien nos soluciona una cena en la que tengamos pocas ganas de enredar en la cocina. Es cuestión de tumbarse en el sofá con un buen bol de fideos, arroparse con una manta y verse la serie de turno.

Paso 1

Lo primero que hay que preparar es el pollo, podemos usar pechuga de pollo o también contramuslos, cortarlo en trozos de un bocado y, si queremos, marinar ligeramente en soja durante 1 hora en la nevera. También lo podemos saltear directamente.

Paso 2

En una sartén a fuego muy fuerte saltear el pollo con una cucharada de aceite para que se dore por fuera rápidamente sellando los jugos. Es importante que la sartén esté muy muy caliente.

Paso 3

Cortar la cebolleta en juliana reservando la parte verde, que también picaremos muy fina para terminar por encima el plato como si fuera la cebolleta china y así no necesitamos más ingredientes. Picar también el pimiento en juliana fina.

Paso 4

En la misma sartén del pollo, sin necesidad de limpiarla, saltear la verdura a fuego fuerte con los dientes de ajo y el jengibre picado en trozos grandes (avisar de que éstos no se comen después, también se pueden retirar).

Paso 5

Cortar el calabacín en discos y después en juliana también. Añadir al salteado y mover todo a fuego fuerte, animado, si es en un wok muchísimo mejor. La verdura no se tiene que pochar, se tiene que saltear.

Paso 6

Cocer los noodles 2 minutos en agua hirviendo con sal, colar y enfriar muy rápido.

Paso 7

Mezclar todos los ingredientes de la salsa y reservar.

Paso 8

Añadir el pollo a las verduras, remover bien e incorporar los noodles, saltear medio minuto e incorporar la salsa mezclando muy bien todo. Tan sólo un par de minutos. Emplatar terminando por encima con la parte verde de la cebolleta para darle frescor.

----