fbpx
Portada » De cómo la camisa blanca se ha convertido en un producto de lujo ‘millennial’ gracias a POL
Moda mujer

De cómo la camisa blanca se ha convertido en un producto de lujo ‘millennial’ gracias a POL

Camisa blanca 1 - De cómo la camisa blanca se ha convertido en un producto de lujo 'millennial' gracias a POL - moda-mujer

Anunciar, una vez más, que dar con la camisa blanca perfecta es una búsqueda que puede adquirir matices tan épicos (y complejos) como la de los vaqueros que sienten realmente bien o la del jersey de cashmere que durará toda la vida, es algo ya conocido. Como todo buen fondo de armario, necesita dosis de paciencia, mimo y sí, también personalización: aunque hay un prototipo de camisa blanca muy claro (un poco grande, sin florituras y asociado al término masculino), las características que le atribuyen el calificativo de redonda dependerá del gusto de quien las pronuncie. Las de Paula de Andrés, diseñadora al frente de POL Studio, son claras: “Para mí los básicos son imprescindiblescamisa blanca oversized con cuello clásico y algún detalle en el puño, es la que no podría faltar en mi armario”. La conclusión de la directora creativa afincada en Madrid no está hecha al azar: es producto de años de trabajo y reinvención que han hecho que pase de desfilar en la pasarela EGO con una gran variedad de piezas a relanzar su proyecto centrándose en algo tan específico, clásico y camaleónico como las camisas.

Camisa blanca 2 - De cómo la camisa blanca se ha convertido en un producto de lujo 'millennial' gracias a POL - moda-mujer

“En la etapa anterior de la marca, veía que muchas cosas se nos escapan de las manos cuando estamos empezando“, reflexiona de Andrés. “He visto que es muy difícil hacer abrigoschaquetascamisasvestidos… y mantener en ellos una calidad muy alta teniendo un equipo tan pequeño. Cada familia de prendas necesita sus cuidados y si sumas la búsqueda de tejidos sostenibles, más todavía. Estuve dando vueltas a la manera de poder tener esa calidad que tanto me importa y de diferenciarme y no convertirme en una marca más. Llegué a la conclusión de que hoy en día lo poco que puede diferenciar a un diseñador que empieza es el trato al cliente y lo sorprendente que pueda ser su propuesta (no solo a nivel estético), que sientas que estás comprando algo con alma”, explica. “Cuando se unieron la sostenibilidad, el trato directo al cliente y la venta online, todo apuntaba a este proyecto que rondaba en mi cabeza desde hacía mucho tiempo”.

Siempre me ha fascinado que los ejecutivos pudieran hacerse sus camisas a medida y no se hubiera aplicado a un tipo de moda menos básica.

“El mundo de la moda tiende hacia la diferenciación y la personalización, y las grandes empresas ya están haciendo inversiones enormes en esta dirección”, continúa Paula de Andrés, en un apunte conocido pero que vuelve a plasmar una realidad de la que no se puede escapar desde que hace años se popularizase gracias a la generación millennial, esa de la que se dijo que buscaban experiencias frente a marcas tradicionales. Aunque esas coordenadas se han ido desmitificando y deconstruyendo poco a poco, sigue prevaleciendo entre las firmas lo que en el mundo del lujo (casi) siempre se ha dado por supuesto: la exquisitez del detalle y el mimo en el proceso de compra, que ahora Paula también hace extensible al diseño. Porque eso es lo que hace POL Studio: ofrecer camisas que pueden diseñarse al gustoOnline, por supuesto, aunque además de a través de la web, que se presenta el próximo lunes, también hay un espacio físico al que acudir. El funcionamiento es sencillo: en el site, se pueden combinar piezas y diseños para dar con la camisa ideal (proceso que también se puede vivir en persona), que se confeccionará en el taller de Madrid. Tecnología mediante, como los tiempos y el proyecto parecen pedir, hablamos con Paula de Andrés.

Camisa blanca 3 - De cómo la camisa blanca se ha convertido en un producto de lujo 'millennial' gracias a POL - moda-mujer

Al experimentar POL un cambio de concepto tan fuerte, ¿pensaste en algún momento en realizarlo bajo otro nombre y otra marca en vez de relanzar la existente?

Sí, me planteé empezar un proyecto completamente independiente, pero al pensarlo bien, POL al fin y al cabo soy yo (mis amigos ya me llaman así) y considero que cualquier cosa que haga como diseñadora por mi cuenta, tendrá que estar firmada por mí. A pesar de no ser mi nombre propio, estoy demasiado ligada a él como para cambiarlo. De todas formas, el cambio está en que ahora la marca tiene un mensaje más potente que contar, pero estéticamente yo sigo sintiendo que es la misma marca con la evolución inevitable de todas las experiencias vividas.

Esas experiencias te llevaron a marcharte a Londres después de haberte formado en IED Madrid y desfilar en EGO. ¿Supuso poner en pausa tu firma?

Fue una decisión bastante difícil por todo lo que dejaba; nunca tienes claro que si lo dejas, vayas a tener la fuerza de volver a empezar de cero, pero fue muy fácil porque tenía claro que me faltaban información y conocimientos para poder seguir gestionando una empresa y sin este conocimiento no quería seguir. Fui práctica en ese sentido y necesitaba varias cosas de esta experiencia: distancia para pensar antes de actuar (al fin y al cabo cuando empecé con POL, no había pensado cómo iban a funcionar las cosas más allá de la pasarela). Experiencias, para saber cómo funcionaba por dentro una marca de moda asentada. Conocimientos en general de varios campos que sabía no tenía controlados.

¿En qué marcas trabajaste durante ese tiempo?

Tuve mucha suerte porque tomé la decisión adecuada al llegar, que fue hacer un curso de innovación en patronaje creativo y resultó que ese puesto allí está superbien valorado. Me pareció un rol muy interesante ya que trabajaba dentro del taller entre medias del equipo creativo y el técnico. Estuve en marcas superpequeñas e interesantes como Steven Tai. O en marcas tan grandes como Celine (en la etapa de Phoebe Philo) y Alexander McQueen. Pero el puesto que me marcó, fue el de Celine, se llamaba 3D designer, y consistía en crear las propuestas para las reuniones con la dirección creativa. Hacíamos equipos de trabajo y los diseñadores buscaban las referencias y nosotros experimentábamos con los tejidos y volúmenes, creando así las propuestas que se presentarían en cada reunión. Esta manera de trabajar todavía me tiene fascinada.

Camisa blanca 4 - De cómo la camisa blanca se ha convertido en un producto de lujo 'millennial' gracias a POL - moda-mujer

¿Alguna de esas firmas te ha influido especialmente en esta nueva etapa?

Por supuesto Celine por la creatividad y el proceso de diseño, y Alexander McQueen por la perfección a la hora de desarrollar los patrones (allí tuve un puesto más técnico). Pero una vez llegué a Madrid, la otra mitad de los conocimientos me los dio ECOALFnecesitaba conocer el mundo de la sostenibilidad, ya que no me veía creando un proyecto que ignorase lo que está pasando en el medio ambiente y el gran papel en ello que tiene la moda. Además, las personas del equipo de diseño que estaban conmigo, me aportaron muchos conocimientos a la hora de trabajar con proveedores y producciones más grandes, era la parte que me faltaba por conocer dentro de una marca.

El proceso de concienciación sobre el impacto de la industria en el medioambiente es progresivo. ¿El tuyo ha seguido esa línea o tuvo algún momento un poco más disruptivo?

Creo que definitivamente ECOALF me enseñó que las medias tintas en este sentido no existen. Y por eso he querido que la marca tenga esa dirección no solo en cuanto a materiales se refiere.

Señalas un porcentaje muy concreto de materiales naturales de origen sostenible. ¿Por qué es tan importante esa etiqueta de “naturales”?

Los materiales sintéticos son bastante dañinos en contacto con la piel en general (a parte del impacto medioambiental que todos empezamos a conocer mejor); yo misma tengo muchos problemas en este sentido y siempre me han recomendado no vestir poliéster. En esta nueva etapa hablo de cuidar al cliente, y ofrecer materiales de origen natural definitivamente es una de las maneras.

¿Qué fibras son las que se trabajan en POL? ¿Dónde se encuentran?

Estoy trabajando mucho con Portugal, pero hay tejidos que tengo que buscar más lejos, como en Japón, ya que en la línea que trabajo la innovación en las texturas es muy importante. Ahora mismo estamos trabajando con algodón orgánico y BCI, Tencel y Cupro. Iremos introduciendo otras fibras interesantes como lino o cáñamo cuando encontremos los proveedores adecuados. También nos gustaría encontrar colaboraciones con marcas de tejidos con tintes o estampados naturales o con proyectos que tengan que ver con una producción más cercana o artesanal.

Camisa blanca 5 - De cómo la camisa blanca se ha convertido en un producto de lujo 'millennial' gracias a POL - moda-mujer

¿Cómo ha cambiado tu mantra de marca?

La verdad es que creo que antes simplemente quería explorar con las siluetas y los tejidos, crear conceptos y jugar con ellos. Estaba muy centrada en la estética de las colecciones, en aprender cuál era mi camino como diseñadora y la manera de trabajar que sacaba lo mejor de mí. Ahora, después de experimentar el desarrollo de una colección sin ninguna limitación, me he puesto el reto de la sostenibilidad y el de contar una historia que va más allá de la inspiración de la colección. Mis referentes son los mismos, y una etapa alimenta a la otra: en la primera encontré mi dirección estética, en la segunda he ordenado las ideas y he puesto esta estética al servicio de un proyecto mucho más ambicioso.

En esa estética señalas la importancia la escultura y la arquitectura. ¿Cuáles son algunos de tus referentes?

Cuando menciono estas dos disciplinas es porque me gusta mucho trabajar con volúmenes y texturas a la hora de inspirarme y en ellas se ve muy bien el juego de espacios y materiales. Por eso mis referentes a día de hoy, son artistas como Richard Serra, cuyo trabajo se basa exclusivamente en los materiales y ángulos que componen sus obras. O Do Ho Suh, que a pesar de ser muy realista, crea unos espacios y objetos increíbles utilizando tejidos.

¿Tu moodboard suele cambiar o se mantiene estable?

Considero que mi moodboard es una historia continua, hay referencias que siempre están ahí y otras que se van añadiendo cuando las más temporales desaparecen. Hay mucha arquitectura porque me gusta que haya imágenes que mantengan el juego de líneas en escena y dependiendo de la colección me gusta mucho meter texturas y manchas de color que inspiren la sensación de esa colección: si es fluida, rígida, vaporosa… Lo demás suelen ser imágenes de detalles y siluetas que irán guiando las líneas de la colección.

Camisa blanca 6 - De cómo la camisa blanca se ha convertido en un producto de lujo 'millennial' gracias a POL - moda-mujer

¿Por qué camisas después de haber explorado multitud de piezas?

Para mí las camisas son un punto de partida que espero que dé paso a otros productos. Pero las elegí para empezar por varias razones; la primera es esta referencia que yo tenía de las camiserías tradicionales. Por otro lado, dentro de las prendas del armario de una mujer, son las que ofrecen más posibilidades y tienen más cantidad de piezas para jugar a la hora de diseñar. Con una camisa puedes ir del look masculino más tradicional, al look de pasarela más arriesgado.

¿Qué te faltaba en las camisas de mujer que hayas incluido en tu propuesta?

Creo que no es una cosa en concreta que me faltara, pero al ser una prenda que tiene tantas posibilidades, sí que me pasa mucho que cuando me gusta el cuello de una, no me gusta la silueta del cuerpo, o cuando me gusta una manga, no me gusta el cuerpo. Así que creo que lo que me faltaba era poder elegir las combinaciones.

¿En camisería está todo inventado?

Estéticamente creo que poca gente se atreverá a decir que puede inventar algo que no se haya hecho ya. Sin embargo, creo que POL Studio está dándole la vuelta a la manera de proponer, la reinvención en este caso está en la manera de combinar los detalles.

Camisa blanca 7 - De cómo la camisa blanca se ha convertido en un producto de lujo 'millennial' gracias a POL - moda-mujer

Ahora que las marcas de género están difuminándose, ¿crees que realmente hay camisas de hombre y camisas de mujer?

Supongo que por defecto profesional, para mí lo que más diferencia una prenda de hombre y una de mujer, es el patrón, por lo demás me gusta la gente que se lo pasa bien vistiendo. Me encantaría ver a un hombre llevando mis camisas, lo único que me chocaría sería si no le sentara bien por las diferencias de silueta en los cuerpos masculino y femenino.

¿Por qué la camisa considerada masculina sigue produciendo tanta fascinación?

Creo que la camisa está vista como una prenda de autoridad, ya nació como símbolo de aristocracia cuando la gente adinerada era la que podía mantenerlas limpias. Una buena camisa, es una prenda que no necesita nada más al lado. El hecho de incorporarla al armario de la mujer, completamente en el mismo formato, creo que es una declaración de intenciones. Un look “masculino”, siempre da sensación de mujer fuerte. Por tanto un look de camisa clásica, empodera.

loading...
mercedes banner - De cómo la camisa blanca se ha convertido en un producto de lujo 'millennial' gracias a POL - moda-mujer
loading...