Portada » Los nuevos coches eléctricos de Volkswagen y Ford, en el epicentro de una batalla legal entre fabricantes de baterías
Motor

Los nuevos coches eléctricos de Volkswagen y Ford, en el epicentro de una batalla legal entre fabricantes de baterías

1024_2000 (1)

Motor Pasión

Los planes de Ford y Volkswagen para fabricar sus futuros coches eléctricos podrían verse interrumpidos en EEUU por una batalla legal entre dos proveedores de baterías.

Según explica Bloomberg,  LG Chem ha conseguido que se prohíba la importación de baterías de su rival SK Innovation -proveedor de las dos compañías- a EEUU durante nada menos que una década, alegando que la compañía robó secretos comerciales.

Dos plantas de baterías en EEUU, en peligro

Lg Chem

La Comisión de Comercio Internacional de EEUU ha dado la razón a la surcoreana LG Chem, que acusó en 2019 a su rival de robar secretos comerciales relacionados con la producción de baterías de iones de litio.

El fallo, que prohíbe a SK importar baterías a EEUU durante 10 años, ha provocado una caída de las acciones de la compañía en bolsa, y la ‘obliga’ a llegar a un entendimiento con LG si quiere salir adelante.

De hecho, LG ha afirmado que espera reunirse con su rival para llegar a algún tipo de acuerdo, en el que SK tendrá que dar su brazo a torcer.

SK Innovation, también con sede en Corea del Sur y uno de los mayores proveedores de baterías de iones de litio del mundo,  ha negado desde un principio el robo intelectual.

Sin embargo, el fallo amenaza importantes proyectos futuros, puesto que SK está construyendo en Georgia dos plantas de baterías para suministrar baterías a Ford y Volkswagen para los modelos que entrarán en producción en los próximos años en el país: la Ford F-150 eléctrica, rival del Hummer EV, y el Volkswagen ID.4.

En este escenario, Volkswagen se ha autodenominado una “víctima involuntaria” del conflicto, y ha instado al gobierno de Estados Unidos a pedir un indulto para poder comprar las baterías clave para su producción.

Ford F 150

La Casa Blanca tiene 60 días para intervenir, y SK Innovation puede apelar el asunto en un tribunal federal. Si pasado este tiempo el Gobierno estadounidense no se pronuncia, la sentencia será firme.

Por su parte, el presidente ejecutivo de Ford, Jim Farley, ha sugerido a LG Chem y SK Innovation a llegar a un acuerdo, y ambas compañías han advertido de que la disputa podría interrumpir el suministro de las piezas clave de vehículos eléctricos y costar empleos en EEUU.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class