Portada » Los palestinos de Gaza y Cisjordania, excluidos del plan de vacunación masiva de Israel
Mundo

Los palestinos de Gaza y Cisjordania, excluidos del plan de vacunación masiva de Israel

E.E.

Mientras el país ya ha vacunado al 10% de su población, los palestinos de los territorios ocupados de Gaza y Cisjordania pueden tener que esperar semanas o meses.

Israel se ha convertido en el líder de la vacunación contra la Covid-19. En los últimos días, el país ha saltado a las portadas de todo el mundo por su campaña de vacunación, sin precedentes, que les ha llevado a vacunar ya  a un 10% de la población. Sin embargo, pese al aparente éxito, los palestinos en Cisjordania y Gaza, territorios ocupados por Israel, solo pueden mirar y esperar a que llegue su turno.

Según denuncia el periódico The Guardian, Israel transporta los lotes de la vacuna Pfizer/BioNTech al interior de Cisjordania. Pero solo se distribuyen a los colonos judíos, y no a los aproximadamente 2,7 millones de palestinos que viven a su alrededor y que pueden tener que esperar semanas o meses.

“No sé cómo, pero ¿debe haber una manera de convertirnos en una prioridad también?” dijo Mahmoud Kilani, un entrenador deportivo de 31 años de la ciudad palestina de Nablus. “¿A quién le importamos?”, pregunta.

A medida que el mundo intensifica lo que ya está en camino de convertirse en un impulso de vacunación altamente desigual, con personas de las naciones más ricas primero en ser vacunadas, la situación en Israel y los territorios palestinos proporciona un claro ejemplo de esta división.

Dos semanas después de su campaña de vacunación, Israel está administrando más de 150.000 dosis al día, lo que equivale a un total de más de 1 millón de sus 9 millones de ciudadanos, una proporción de la población más alta que en cualquier otro lugar.

Se han instalado centros de vacunación en estadios deportivos y plazas centrales. Las personas mayores de 60 años, los trabajadores de la salud, los cuidadores y las poblaciones de alto riesgo tienen prioridad, mientras que las personas jóvenes y más saludables que ingresan a las clínicas a veces son recompensadas con existencias excedentes para evitar el desperdicio de viales no utilizados.

El primer ministro, Benjamin Netanyahu, ha dicho a los israelíes que el país podría ser el primero en salir de la pandemia. Además de un sistema sanitario muy avanzado, parte de la razón de la velocidad podría ser la economía. Un funcionario del Ministerio de Salud dijo que el país había pagado 62 dólares por dosis, en comparación con los 19,50 dólares que paga Estados Unidos.

Las primeras dosis, en febrero

Mientras tanto, la Autoridad Palestina con problemas de liquidez, que mantiene un autogobierno limitado en los territorios, se apresura a intentar obtener vacunas. Un funcionario sugirió al periódico británico que las inyecciones podrían llegar en las próximas dos semanas. Sin embargo, cuando se le pidió un plazo, Ali Abed Rabbo, director general del Ministerio de Salud palestino, estimó que las primeras vacunas probablemente llegarían en febrero.

Esos lotes llegarían a través de Covax, una asociación liderada por la Organización Mundial de la Salud destinada a ayudar a los países más pobres, que se ha comprometido a vacunar al 20% de los palestinos. Sin embargo, las vacunas destinadas a Covax aún no han obtenido la aprobación de “uso de emergencia” de la OMS, una condición previa para que comience la distribución.

Gerald Rockenschaub, jefe de oficina de la OMS en Jerusalén, ha señalado que su disponibilización en los territorios palestinos podría ocurrir “desde principios hasta mediados de 2021”. Se espera que el resto de las dosis lleguen a través de acuerdos con compañías farmacéuticas, pero aparentemente ninguno se ha firmado hasta ahora.

Los funcionarios israelíes han sugerido que podrían proporcionar vacunas excedentes a los palestinos y afirman que no son responsables de los palestinos en Cisjordania y Gaza, señalando los acuerdos provisionales de la década de 1990 que requerían que la autoridad observara los estándares internacionales de vacunación.

Esos acuerdos preveían un acuerdo de paz más completo dentro de cinco años, un evento que nunca ocurrió. Casi tres décadas después, grupos de derechos humanos israelíes, palestinos e internacionales han acusado a Israel de eludir las obligaciones morales, humanitarias y legales como potencia ocupante durante la pandemia.

Gisha, un grupo de derechos humanos israelí, dijo que los esfuerzos palestinos hasta ahora para buscar vacunas en otros lugares “no exime a Israel de su responsabilidad final hacia los palestinos bajo ocupación”. este año, mientras que los palestinos siguen atrapados por el virus. Eso puede tener un impacto negativo en el objetivo de Israel de inmunidad colectiva, ya que miles de palestinos de Cisjordania trabajan en Israel y los asentamientos, lo que podría mantener altas las tasas de infección.

En Gaza, un enclave empobrecido bajo un bloqueo israelí-egipcio, el plazo podría ser incluso más largo que en Cisjordania. Los gobernantes islamistas de la franja, Hamas, no han podido contener el virus y son enemigos de Israel y rivales políticos de la Autoridad Palestina.

Salama Ma’rouf, jefe de la oficina de prensa de Gaza dirigida por Hamas, estimó que las vacunas llegarían “en dos meses”, y agregó que había coordinación con la OMS y la Autoridad Palestina.

Un confinamiento más duro

Mientras tanto, las autoridades israelíes estudian endurecer aún más el confinamiento al continuar la alta morbilidad.

El Ministerio de Sanidad dio este domingo: una nueva cifra decepcionante de nuevos positivos: cerca de cuatro mil este sábado (3.977), con 729 enfermos graves en los hospitales, 179 de ellos conectados a respiradores. Los datos del día anterior fueron aún peores, con alrededor de 6.000 nuevos casos, aunque también fue muy alto el número de pruebas realizadas, cerca de 100.000.

El titular de Sanidad, Yuli Edelstein, ha señalado que va a proponer al Gabinete un “confinamiento completo” de dos semanas, por el imparable ascenso de los contagios, una medida que en principio respaldaría el primer ministro, Benjamín Netanyahu.

En estos momentos, los israelíes no pueden alejarse a más de un kilómetro de su residencia, ni visitar a otras personas en sus casas, están cerrados los comercios no esenciales y restringida la presencialidad en los trabajos que operan al 50 %. Tampoco pueden juntarse más de 10 personas en interior y 20 en exterior, aunque continúa el colegio en las zonas no consideradas “rojas” por su alta morbilidad.

Sanidad propone ahora un cierre total de las escuelas. El ministro de Educación, Yoav Galant, podría aceptarlo, pero pide una excepción para los alumnos de los grados 11 y 12, que tendrán que superar exámenes de matriculación en verano, y también pide que, de prohibirse las clases presenciales, se permita a los menores de los grados entre 5 y 12 encontrarse en zonas abiertas.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class