Portada » La bodega centenaria donde duermen los jamones más deseados de la Navidad
Non Plus Ultra

La bodega centenaria donde duermen los jamones más deseados de la Navidad

En Navidad hay regalos clásicos que no pasan de moda, no cansan y son siempre una alegría, como un jamón, al que muy pocos pondrían mala cara. Entre ellos el rey es el jamón de bellota 100% ibérico que desde 2014, gracias a la normativa que entró en vigor entonces, solo puede llamarse así si el cerdo del que proviene es 100% de raza ibérica alimentado únicamente con bellota el último periodo de su vida. La localidad de Jabugo, en la sierra de Aracena (Huelva), es una de las principales cunas de esta exquisitez que representa menos del 10% de todos los jamones que hay en el mercado. La bodega Cinco Jotas es la esencia de esta zona, donde hace 140 años tres pioneros: Rafael Sánchez Romero, Manuel Romero y Enrique Carvajal, empezaron a poner en valor este producto. Muchas cosas han cambiado desde entonces, pero el mimo artesanal con el que se trata cada pieza sigue intacto. Entramos en la bodega.Un espectáculo.

Bodega de bodegas

La bodega Cinco Jotas, un complejo de 90.000 metros cuadrados, está compuesta por varias bodegas y galerías, cada una con distinta orientación. La curación es natural, se controla la temperatura pero no se usa ningún método mecánico para conseguirlo, es un juego de corrientes naturales y, sobre todo, mucha experiencia por parte de los jefes de bodega.

Trabajo artesanal

Las productos más exquisitos del mundo se siguen haciendo a mano. Los cerdos ibéricos de la ganadería Sánchez Romero Carvajal además de los dos años que pasan en la Dehesa onubense están otros tres en bodega, donde pasan por las manos de maestros artesanos de muy distintos oficios que se han mantenido de generación en generación: perfilador, responsable de salazón, encargado de secadero, maestro bodeguero o maestro cortador, entre otros.

Belleza entre jamones

Silencio, solemnidad y orden. Las piezas del cerdo ibérico se colocan en una disposición estudiada y con un sentido que aporta a estos espacios una magia muy especial. Los maestros de bodega pasean cada día por las galerías para viendo, zona por zona, lo que necesita cada jamón.

Jamones que llevan nombre

En Cinco Jotas dan la posibilidad a sus clientes habituales (tanto particulares como profesionales) de elegir en bodega el jamón un años antes de que esté listo para su corte en lo que se denomina selecciones privadas. Porque aunque todos los productos se traten de la misma forma que se ha hecho durante cinco generaciones y tengan unas características organolépticas homogéneas, al ser un producto artesanal, cada jamón es único y está perfectamente controlado e identificado.

La historia

Lo primero que se encuentra el visitante cuando atraviesa la puerta principal es un patio donde, hace muchos años, se realizaba la matanza de los cerdos y se colgaban en ganchos los jamones a secar. Después, se bajaban a bodega, era realmente cuando se sabía, en función de cómo hubieran secado, cuántos jamones saldrían ese año. Entonces tenía lugar la fiesta de la bajada del jamón, donde participa todo el pueblo, ya que el pueblo de Jabugo está vinculado a Cinco Jotas, tanto como Cinco Jotas a esta localidad. Hoy ya no se utiliza pero este patio se mantiene recordando este momento, aquí es donde comienza la visita a la bodega de más de una hora de duración que cualquier persona puede vivir.

Un edificio histórico

El emblemático edificio donde se ubican las bodegas de Cinco Jotas en Jabugo data de 1879 (aunque no empezó a funcionar como bodega hasta 1910).

Icono mundial

Por la tienda de Cinco Jotas pasan cada día cientos de personas (muchos extranjeros) atraídos por este manjar único. Cinco Jotas tiene oficina en China desde hace cinco años, es su segundo mercado más fuerte en en ventas, y la marca del Grupo Osborne ha sido la primera en importar jamón con hueso al gigante asiático, ya que en noviembre 2018 se firmó el Protocolo para carne de porcino entre España y China que permite este tipo de operaciones.

El regalo que siempre acierta

Por todos los años y esfuerzos que hay detrás de un jamón 100% ibérico de bellota se paga en aproximadamente 80 euros el kilo. En imagen de la izquierda, un jamón entero de 6-7kilos de Cinco Jotas (569 euros aprox.) y a la derecha un Cinco Jotas cortado a mano y envasado al vacío (26 sobres de80 gr. – precio global 719 euros).

Etiquetas
----