Portada » Estos son los alimentos y suplementos que protegen contra el cáncer más común
Nutrición

Estos son los alimentos y suplementos que protegen contra el cáncer más común

P. F.

El cáncer de colon es el tumor maligno de mayor incidencia en España sumando hombres y mujeres, con 41.441 nuevos casos al año.

Un cáncer prevalente pero prevenible.

El cáncer de colon está fuertemente relacionado con los hábitos alimentarios y, debido al carácter inflamatorio y oxidante de la denominada ‘Dieta Occidental’, está en auge en todo el mundo. Se prevé que lo sufrirá una persona de cada 20 en EEUU, y que para 2030 se diagnosticarán 2,2 millones de casos anuales en todo el planeta, la mitad de los cuales resultará mortal.

Sin embargo, es un carcinoma que tarda unos quince años en desarrollarse, por lo que un grupo de investigadores franceses y canadienses ha realizado un meta-análisis para determinar qué nutrientes, suplementos y alimentos como categoría general pueden relacionarse con una protección frente al cáncer intestinal.

Sus resultados se publican en la revista Gut pertenciente el British Medical Journal, y abarcan los suplementos minerales o vitamínicos; el café y el té; la fruta, los vegetales y otras fuentes de fibra; el pescado graso y otras fuentes de omega-3; los lácteos, la carne y finalmente, el acohol.

Magnesio.

Según el estudio, el consumo de al menos 255 mg diarios de magnesio produce una reducción del 23% en el riesgo de desarrollar cáncer intestal en comparación con una ingesta menor. Este mineral se encuentra en los caracoles, pero como no es un plato del gusto de todos, se puede tomar en frutos secos, semillas y legumbres tan populares como las almendras y anacardos, pipas de girasol o los cacahuetes.

Ácido fólico.

Un “alto consumo” de ácido fólico se relacionó con una reducción de entre el 12 y el 15% del riesgo de cáncer, aunque los investigadores no han podido cuantificar el umbral en base a las revisiones. Este compuesto se tiende a proporcionar como suplemento en casos como el embarazo, aunque también se puede incorporar a través de la dieta gracias a legumbres como las alubias y lentejas, así como en varios alimentos de origen vegetal.

Fibra.

El consumo de fibra alimentaria es una de las mejores decisiones en cuanto a nutrición, ya que contribuyen a la salud del microbioma, las bacterias benéficas que viven en nuestros intestinos. Esto se traduce en un riesgo del 22% al 43% inferior, y si la tomamos a través de fruta enteravegetalesverduras o cereales integralescomo el couscous, veremos desplomarse las posibilidades de sufrir el cáncer a menos de la mitad.

Lácteos.

El papel de los lácteos en la salud en controvertido, ya que tienen relación con los niveles de colesterol; sin embargo, aquellos con poder probiótico tienen un efecto indudablemente beneficioso sobre el microbioma. En este caso, se traduce en una reducción de entre el 13% y el 19% del riesgo de cáncer, aunque en base a los datos disponibles, los investigadores no se treven a hacer recomendaciones sobre qué alimentos basados en la leche tomar, y en qué cantidad.

Soja.

La soja alimentaria, una interesante fuente de proteínas vegetales, se relaciona con una “discreta” reducción del riesgo de cáncer, de entre el 8% y el 15%. Este alimento tradicional en Asia se encuentra con cada vez mayor frecuencia en los estantes de los supermercados, en preparaciones como el tempeh.

Aspirina.

En el apartado de fármacos, la aspirina demostró un poder protector que estaría entre el 14% y el 29% de reducción del riesgo con 75 mg diarios.

Calcio.

Los investigadores apreciaron un “modesto efecto protector” del calcio tomado en grandes cantidades, pero la comparativa de estudios impidio una conclusión definitiva y, de hecho, pudieron detectar un posible efecto agravante. En cualquier caso, el pescado azul es una buena fuente de calcio alternativa a los lácteos.

Lo que no funciona: Multivitaminas.

Ni las vitaminas E, C, o las multivitaminas resultaron efectivas contra el cáncer de colon, ni tampoco el β-caroteno o el selenio.

Lo que no funciona: café o pescado.

Ni el café ni el té ofrecieron “resultados concluyentes” sobre su efecto protector contra el cáncer de colon; tampoco el pescado, el omega-3 o la vitamina-D.

Lo que lo empeora: Carne Roja.

En la línea de las advertencias de la OMS, el riesgo de cáncer de colon aumentaba entre un 12% y un 21% en función del consumo de carne, especialmente la roja.

Lo que lo empeora: Alcohol

El meta-estudio relacionó finalmente el consumo frecuente de alcohol, de una o dos bebidas al día, con un “riesgo aumentado” general de sufrir cáncer de colon.

----