Portada » Las cinco dietas que recomienda Harvard para perder peso en 2021 y no recuperarlo
Nutrición

Las cinco dietas que recomienda Harvard para perder peso en 2021 y no recuperarlo

Roberto Méndez 

La dieta mediterránea destaca por cuarto año consecutivo como el tipo de alimentación más saludable del mundo.

El comienzo del nuevo año viene siempre cargado de un montón de propósitos bien intencionados. Uno que suele repetirse especialmente en estas fechas es ponerse a dieta, ya sea para bajar peso o para empezar a ser más saludables. Aunque España siempre ha sido un país de buenas costumbres alimenticias, esto no ha evitado que cayésemos en la trampa de dietas milagro y alimentos ultraprocesados.

Si necesitas una ayuda para encontrar un tipo de dieta que te mantenga saludable y sea perfecta para ti, estás de suerte. Como cada año, la US News & World Report ha publicado una lista de las mejores dietas para 2021 basándose en diferentes premisas como su beneficio para la salud, la facilidad a la hora de seguirla o su popularidad.

Esta tradicional clasificación se ha publicado durante años en los primero días de enero y cuenta con el aval de la prestigiosa Universidad de Harvard. En el puesto más alto se encuentra desde hace cuatro años la misma dieta: la mediterránea. Una alimentación cargada de frutas, verduras, legumbres y pescados, que no siempre cumplimos a rajatabla los españoles.

El pódium de la nutrición

Seguidamente, compartiendo el segundo puesto, se encuentran la dieta DASH y la dieta flexitariana. La dieta DASH basa sus premisas en intentar reducir la presión arterial mediante la alimentación, con un control exhaustivo del consumo de sal, y abogando por el consumo de lácteos desnatados o bajos en grasa, además de reducir o, incluso, eliminar el consumo de alimentos con azúcares añadidos y el consumo de carne roja. Asimismo, también sugiere la reducción el consumo de grasas saturadas y grasas trans, además de aumentar la ingesta de potasio, magnesio, calcio, proteínas y fibra.

La dieta flexitariana, por su parte, tiene como objetivo reducir la carne a cambio de aumentar el consumo de fruta y verdura de forma semanal. Habría diferentes “niveles” en la dieta flexitariana, la cual ha llegado a denominarse “vegetarianismo a tiempo parcial”. Pero, según los estudios, a más consumo de alimentos de origen vegetal y menos de origen animal, mejor.

Según los expertos, este pódium no sería sorprendente, dado que las tres dietas comparten similitudes: son fáciles de seguir (crean adherencia) y se centran en qué alimentos incluir y no tanto en qué restringir. Las siguientes dietas en la clasificación fueron la dieta Weight Watchers (WW), en tercer lugar, las dietas MIND, volumétrica, de la Clínica Mayo y TLC, en cuarto puesto, y la dieta Ornish, vegetariana y nórdica, compartiendo el último lugar.

Las dietas comerciales

El estudio de este año ha incluido a las conocidas como “dietas comerciales” y, entre ellas, han destacado la dieta WW o “dieta por puntos” y la dieta de la Clínica Mayo como las dos mejores. También destaca la aparición de la dieta Noom, la cual, según sus creadores, no sería tanto una dieta sino una forma de estilo de vida enfocada a los cambios en los hábitos nutricionales.

De hecho, se basa en una aplicación también llamada Noom, en la cual se puede encontrar información nutricional y desafios semanales, herramientas para anotar progresos y registrar tanto comidas como ejercicio y progresión de peso corporal, un equipo virtual de entrenamiento y seguimientos biométricos. Todo de pago, por supuesto.

Los expertos destacan el componente psicológico que se asocia a la dieta Noom, el cual destaca frente a otros patrones alimentarios, como un componente especialmente relevante en momentos de aislamiento como la pandemia actual.

Por su parte, dietas como la Whole30 (centrada en alimentos integrales) o la conocida dieta cetogénica (basada en grasas), muy conocidas y populares, continuan provocando cierta reticencia, dado que la adherencia a las mismas es más complicada. Ambas ocupan las posiciones finales, siendo la 35 y la 37 entre las 39 dietas analizadas.

Hacer dieta en 2021, un objetivo complicado

Finalmente, los expertos responsables de la elaboración del ranking coinciden en que no sería buena opción pensar en “perder peso” o “hacer dieta” durante el entrante año 2021, sino simplemente en comer mejor: pensar en “hacer dietas” suele ser un pensamiento negativo, y sugieren que el pasado año 2020 ya se saturó de eventos negativos entre los confinamientos, el distanciamiento social y demás medidas de seguridad.

Por tanto, aconsejan seguir las pautas de las tres dietas mejor valoradas: aumentar el consumo de frutas, verduras y granos integrales solo con el objetivo de mejorar la salud. Con algunos simples cambios, se puede perder peso de forma secundaria, pero no como objetivo principal. Se trata de patrones alimentarios sostenibles, flexibles y personalizables; e, incluso, permiten variaciones culturales y religiosas si fuese necesario.

La salud, inciden, sería el objetivo final. Si además se consiguen otros objetivos de forma colateral, mejor.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class