Portada » Alcoholismo: estas son las enfermedades que desencadena
Salud

Alcoholismo: estas son las enfermedades que desencadena

El alcoholismo es una enfermedad que causa una profunda agresión a la calidad de vida del paciente y a todos los miembros de su entorno: familiar, laboral y social. Pero, ¿qué es el alcoholismo?

La Real Academia de la Lengua Española define la palabra en su primera acepción como “dependencia del alcohol” y en su segunda definición como “patología producida en la salud de una persona a consecuencia de la ingesta inmoderada de alcohol”.

El alcohol o etanol es una sustancia química, habitual en nuestra sociedad, cuyo consumo excesivo da lugar a una intoxicación capaz de producir una larga lista de enfermedades, aumentar exponencialmente la accidentabilidad del sujeto a todos los niveles (accidentes laborales, de tráfico, domésticos, etc.) y, por tanto, es responsable de un gran número de muertes al año en todo el mundo.

En España el consumo de alcohol supuso entre 2010-2017 un 4% del riesgo general de mortalidad, según el informe Mortalidad Atribuible al Alcohol en España 2001-2017 financiado por la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas (Dgpnsd). Ese porcentaje se traduce en 15.489 muertes al año atribuibles a alcohol.

¿A quién afecta más?

El alcohol no afecta por igual a todas las personas.  El efecto del consumo de alcohol es más devastador en un menor de 25 años, edad a la cual se estima que el sujeto alcanza su madurez orgánica y psíquica, que en otros grupos de mayor edad. “A menor edad en el consumo, mayor daño físico y psíquico”, comenta Fernando Gonçalves Estella, responsable del Grupo de Salud Mental y Drogodependencias de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

Éste añade: “Lo mismo ocurre entre hombres y mujeres. La biología no se rige por parámetros ideológicos: a igual cantidad de consumo, el alcohol provoca mayor daño en el organismo de la mujer que en el del hombre. La igualdad intersexos no es real en la fisiología humana”.

Enfermedades más comunes y sus terapias

El consumo abusivo del alcohol tiene un abanico de afectación bastante extenso en el cuerpo humano tanto en la esfera orgánica como en la esfera psiquiátrica. Atef Souied Espada, responsable médico de la Clínica de Tratamientos y Adicciones Fundación Recal, enumera para Cuídate Plus las enfermedades más comunes derivadas del consumo abusivo del alcohol:

En el caso de la esfera orgánica:

  • Aumenta el riesgo de aparecer enfermedades infecciosas.

  • A nivel cardiovascular, condiciona un aumento de la presión arterial, arritmias y miocardiopatía alcohólica, entre otras dolencias.

  • A nivel digestivo, llega a  producir esofagitis y gastritis. Además, se relaciona con enfermedades hepáticas, pancreáticas, etc.

  • El abuso excesivo de alcohol facilita el desarrollo de ciertos tipos de cáncer.

  • Afecta al aparato locomotor con osteoporosis y osteopenia.

  • Afecta al aparato reproductor, provocando fetopatía alcohólica, impotencia sexual o disminución de la libido.

  • En la esfera psiquiátrica el consumo de alcohol agrava los trastornos psiquiátricos que existían previamente o incluso induce la aparición de nuevos trastornos. A nivel neurológico, produce deterioro cognitivo, encefalopatía o incluso demencia, lesión cerebral y daño cerebral progresivo, depresiónansiedad, psicosis orgánica, delirios paranoides y celotipias, entre otras patologías.

Actuar cuanto antes

El alcoholismo se convierte en la causa de estos trastornos y es un factor agravante de los mismos. No obstante, el paciente alcohólico se puede beneficiar de la ayuda médica y social. En primer lugar, para abordar el alcoholismo como adicción y, más tarde, para tratar las patologías y consecuencias orgánicas y psiquiátricas derivadas de este trastorno.

El responsable médico de la Fundación Recal explica que “se trata de un abordaje multidisciplinar en el que intervienen varios profesionales. Si el paciente está recibiendo tratamiento por parte de medicina interna se puede dar la situación de que el internista aborde todas las patologías, aunque lo normal es que cada una pase por su facultativo”.

Ambos expertos coinciden en señalar que si se actúa antes de que los daños sean irreversibles, el tratamiento médico puede devolver al sujeto a su normalidad previa, mediante el control adecuado de sus secuelas.  El responsable de SEMG aclara: “Lógicamente, si el paciente es detectado o solicita ayuda médica cuando sus daños orgánicos son ya irreversibles, la posibilidad del éxito terapéutico será muy parcial o incluso nula”.

Tomar conciencia del problema

Si se consigue una detección precoz del abuso crónico del alcohol es posible alcanzar la curación. “Lo primero que debemos conseguir es que el paciente comprenda que lo que le está sucediendo es consecuencia directa del consumo de alcohol, algo bastante difícil”, señala Gonçalves. Éste añade que “después, se debe lograr la abstinencia absoluta, voluntaria, siempre bajo supervisión y estricto control médico. Este proceso debe ser así para evitar complicaciones médicas severas como el síndrome de abstinencia, que puede evolucionar a un grave cuadro de delirium tremens”.

“Es importante tener en cuenta que sólo se puede hacer comprender al sujeto las consecuencias en sus periodos de lucidez, y sólo de forma parcial. Y cuando el daño originado es grave, ni siquiera en esos periodos, pues el daño cerebral alcanzado limita su reflexión y entendimiento por la demencia alcohólica presente”, especifica Souied.

Finalmente, y una vez transcurrido este periodo de desintoxicación, la persona alcohólica debe proceder a la deshabituación, cuyo objetivo es la prevención de las recaídas en el consumo.

Etiquetas
----