Portada » Coronavirus: así puedes recuperar la pérdida de olfato
Salud

Coronavirus: así puedes recuperar la pérdida de olfato

La pérdida de olfato es uno de los síntomas asociados al Covid-19. El primer estudio sobre la frecuencia de estos síntomas, que se ha publicado en la revista European Archives of Oto-Rhino-Laryngology, revela que en torno al 80% de los pacientes diagnosticados por esta enfermedad refiere una pérdida total del sentido del olfato (anosmia) y el 88% algún grado de alteración del gusto.

La pérdida completa o parcial del olfato, e incluso otras alteraciones como la percepción de olores desagradables o la distorsión de un olor, pueden aparecer como una de las primeras manifestaciones de la enfermedad. Al perder el olfato, también se suele alterar la percepción del sabor de los alimentos, puesto que las partículas volátiles de la comida estimulan también el sentido del olfato por vía retronasal, para aportar gran parte de la información sensitiva.

Muchos pacientes, al cabo de un tiempo, terminan recuperando el olfatao y el gusto, pero no siempre es así.  “La mayoría de los pacientes recuperan estos sentidos de forma espontánea, pero estamos encontrando que cerca de un 20% no los recuperan o, al menos, no en su totalidad y presentan dificultad para identificar determinados olores. Por ello, se estima que hay una gran cantidad de pacientes que tras sufrir la Covid-19 están padeciendo estas secuelas”, ha señalado Raimundo Gutiérrez, secretario general de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, en un acto celebrado por Arkopharma.

Entrenamiento

En estos casos ¿qué se puede hacer? Según el experto, es posible entrenar el olfato y el gusto y recuperarlo siempre y cuando se trate de una trastorno olfativo no estructural. Para determinar si este es el caso, lo primero que deberá hacer el paciente es acudir a un especialista para que descarte problemas más graves relacionados con la pérdida del olfato. Y es que, en estos casos, “en las anosmias el diagnóstico previo es clave para establecer un tratamiento ya que no todo es Covid-19”, recuerda el experto.

“Si el paciente ha padecido coronavirus, ha perdido el olfato y el gusto y no tiene otro síntoma nasal, como obstrucción, sangrado o dolor, es posible aplicar un tratamiento basado en el entrenamiento de ambos sentidos para, poco a poco, poder recuperarlos”, afirma. Según sus estudios, “se estima que entre un 70 y un 80% de las personas con trastornos olfativos no estructurales pueden llegar a recuperar el olfato entrenándolo.

La pregunta ahora es ¿cómo se puede entrenar? Existen diversos tratamientos en función de la causa, pero lo que ha demostrado más efectividad, hasta la fecha, es “el entrenamiento olfativo”, apunta Guitíerrez. El experto de la Seorl, de la mano de Arkopharma y en base a los trabajos realizados porThomas Hummel y publicados en la revista Laryngoscope (Laryngoscope 119:496-499, 2009), con el título Effects of Olfactory Training in Patients with Olfactory Lossha desarrollado un kit de uso doméstico de entrenamiento por exposiciones cortas a las sustancias odoríferas.

Esta práctica, este sistema “consiste en entrenar y rehabilitar el sentido para ejercitar la memoria olfativa y poco a poco ir recuperando ambos, ya que la función gustativa está muy ligada a la olfativa. Para ello se expone al paciente a sustancias odorantes durante unos 30 segundos varias veces al día en función de cada fase, y lo acompañamos de un estímulo visual”, explica Gutiérrez Fonseca.

Los olores seleccionados proceden de cuatro aceites esenciales, siguiendo las publicaciones y estudios de Thomas Hummel (rosa, limón, eucalipto y clavo). “Son aromas muy definidos, inequívocos, independientes entre sí y conocidos por cualquier persona o paciente”, explica Gutiérrez. “Esta es la única forma de rememorar un olor”.

En función de la gravedad de la pérdida, del tipo de pérdida (total o parcial) y de las características del paciente, “se tardará más o menos en recuperar el olfato”, señala el experto, aunque cree que, en principio, “bastaría con 6 meses de entrenamiento” diario en casa para recuperar gran parte del olfato. Eso sí, “hay que ser paciente y constante”, recuerda.

Una vez terminado el entrenamiento, es importante que un otorrinolaringólogo evalúe “la capacidad olfatoria del paciente mediante pruebas de olfatometría”, concluye.

Etiquetas
----