Portada » El Gobierno rechaza pagar la vacuna de la meningitis que cuesta 400 euro
Salud

El Gobierno rechaza pagar la vacuna de la meningitis que cuesta 400 euro

el Gobierno rechaza pagar la vacuna de la meningitis que cuesta 400 euro

El Gobierno de Pedro Sánchez ha decidido que no va a financiar la vacuna de la meningitis B, denominada Bexsero, un medicamento que a un precio de 400 euros -106 euros cada una de las cuatro dosis necesarias- costean la mayoría de los padres españoles con recién nacidos. Desde que llegó a las farmacias en el año 2015, se han vendido en España más de cinco millones de esta vacuna, lo que ha supuesto un desembolso para las familias de unos 530 millones de euros. Lo sorprendente de la decisión tomada hace unos días es el razonamiento dado ahora por el Ejecutivo, a través del Ministerio de Sanidad, para rechazar sufragar este fármaco. Aunque la vacuna -del laboratorio GSK, que se vende libremente con receta en las farmacias- está recomendada por la Asociación Española de Pediatría para los bebés desde el segundo mes de vida, el departamento que dirige la ministra María Luisa Carcedo considera que existen “pocos datos disponibles sobre la efectividad de la vacuna, lo que hace que en este momento no se considere su inclusión en el calendario de vacunación”.

270319-Vacunas

Por lo tanto, el Gobierno se escuda en que la decisión de no incluir la vacunación en el calendario gratuito “no se debe a un criterio económico, sino porque tras la evaluación no se cumplen los criterios en relación a efectividad y seguridad de la vacuna”, según recoge un documento reciente publicado por este departamento. Sanidad afirma además que la postura de no financiar esta vacuna la ha tomado tras un posicionamiento de la Comisión de Salud Pública, un órgano dependiente del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que está integrado por los directores generales de Salud Pública de las comunidades y el propio el Ministerio de Sanidad.

Tras ese posicionamiento, el propio Ministerio de Sanidad ha publicado un documento que bajo el título Preguntas y respuestas sobre la vacunación frente a la meningitis B extiende los razonamientos para rechazar su financiación. En este texto, el Ministerio afirma que la información disponible en este momento muestra “una corta duración de la protección generada tras la vacunación, ausencia de protección en la población no vacunada (no proporciona inmunidad comunitaria) y no se dispone de datos de efectividad”. Afirman además desde Sanidad que esta vacunación no protege frente a todas las cepas de meningococo B circulantes en España, e incluso llega a advertir sobre los efectos adversos del fármaco. “La vacuna tiene una alta reactogenicidad (fiebre, dolor en la zona de inyección, etc.) cuando se administra a la vez que las vacunas incluidas en el calendario”, recoge el texto.

Al conocer la decisión del Gobierno, han sido los propios pediatras los que han reaccionado con mayor virulencia. Y es que desde la llegada de la vacuna a España, la Asociación Española de Pediatría pidió al Ministerio de Sanidad su inclusión en el calendario gratuito vacunal. Según los pediatras, el uso de esta vacuna es vital para evitar las graves consecuencias de la enfermedad causada por la bacteria meningococo, causante de infecciones poco frecuentes pero muy graves, como meningitis y sepsis (infección de la sangre), que pueden dejar secuelas importantes e incluso conducir a la muerte en aproximadamente uno de cada 10 casos. Los pediatras estiman que las razones aducidas por Sanidad “no están fundamentadas” y por tanto siguen recomendando a los padres la vacunación sistemática con Bexsero para todos los lactantes desde los dos o tres meses de edad.

Para argumentar su posición, estos profesionales ponen el ejemplo del Reino Unido, donde se comenzó la vacunación en calendario frente al meningococo B a los dos, cuatro y 12 meses en septiembre de 2015 y la vacuna ha demostrado su eficacia, aseguran. “Se estima que, gracias a la vacunación, se han evitado durante esos tres años, aproximadamente, 277 casos de enfermedad por meningococo B, por lo que probablemente se ha prevenido que unos 30 niños fallecieran por esta enfermedad y que entre 27 y 54 niños quedaran con secuelas permanentes importantes”, ha asegurado la sociedad científica en un comunicado.

¿Qué han hecho otros países?

El Ministerio de Sanidad también se responde al caso británico. “Reino Unido fue el primer país en introducir la vacunación sistemática frente a meningococo B y está realizando estudios de efectividad de la vacunación. Todavía no están publicados los resultados tras tres años de utilización”, asegura Sanidad, que llega a afirmar que otros países, “como Lituania, Italia e Irlanda” también han incluido la vacuna en sus calendarios “sin basar su introducción en la evidencia científica”. Además, añaden desde el Ministerio, “países como Francia, Alemania, Holanda, Bélgica y Noruega, tras una evaluación basada en la evidencia científica similar a la realizada en España, tampoco han incluido la vacunación frente al serogrupo B en su calendario de vacunación”.

La propia farmacéutica GSK ha salido al paso de las consideraciones del Ministerio de Sanidad. Afirman que su vacuna cuenta con una amplia experiencia en la práctica clínica, con más de 30 millones de dosis distribuidas y está aprobada en 42 países. “Por el momento, se ha incluido en el calendario de Reino Unido, Italia, Irlanda, Andorra, San Marino, Lituania y Sur de Australia. Además, las autoridades sanitarias de otros países, como la República Checa, Austria y Hungría recomiendan la vacuna, aunque no se financie”, recuerdan desde el laboratorio.

Mercedes-Benz