fbpx
Portada » ¿Un paciente diabético puede comer de todo en un restaurante?
Salud

¿Un paciente diabético puede comer de todo en un restaurante?

diabetes

¿Un paciente con diabetes puede acudir a un restaurante de menú normal y comer lo que le dé la gana? Esta es una pregunta frecuente y todavía poco esclarecida. La respuesta inicial es que “sí. El diabético puede comer de todo, siempre que conozca bien los alimentos y tome las cantidades adecuadas de cada uno de ellos. Las recomendaciones nutricionales son exactamente iguales que las que aconsejamos al resto de la población”, sostienen las fuentes consultadas por CuídatePlus Mamen Palomo, nutricionista y experta en educación terapéutica de HM Hospitales, y Verónica Plaza, enfermera educadora en diabetes de la Unidad de Diabetes de HM Montepríncipe.

Para evitar una mala reacción, el paciente tiene que llevar encima su kit de emergencias y elegir los alimentos que repercuten menos en la producción de azúcar. “Siempre que exista duda, nuestro consejo es preguntar al responsable del restaurante por el tipo de salsas, aderezos, cantidades… para así estar seguro de lo que contiene el plato que tenemos delante. Esto nos va a permitir ajustar las dosis en nuestro tratamiento”, explican las expertas.

Sobre la necesidad de llevar de casa algún tentempié o llegar más pronto para no saltarse la rutina habitual, el diabético puede despreocuparse. De acuerdo con Palomo y Plaza, no hace falta este cuidado previo. El consejo es que todo paciente con diabetes tenga a mano sus medicamentos o lo que sea necesario para poder resolver una hipoglucemia o hiperglucemiaque pueda llegar a ocurrir.

Es muy importante que los pacientes reciban una buena educación diabetológica que les permita adoptar medidas en todas las situaciones que puedan acontecer a lo largo de su día a día. En la consulta es un buen momento para actualizar conceptos y repasar aquellos que sean necesarios.

Qué menú escoger

A la hora de elegir el menú, las expertas recuerdan que es importante  conocer bien las cantidades recomendadas de alimentos para llevar a cabo una alimentación equilibrada. “Siguiendo el método del plato, podemos llevar una dieta completa y variada: la mitad del plato en forma de verdura o ensalada, un 25% los farináceos y otro 25% para el alimento proteico. Elegir las carnes más magras a la plancha, a la parrilla, al horno, hervidas, en papillote o al vapor y evitando siempre fritos y empanados o rebozados”.

Es importante no olvidar la ingesta de agua como mejor opción de acompañamiento durante las comidas. Los refrescos deben ser “cero” para que no nos aporte azúcares de absorción rápida, siempre y cuando tenga una normoglucemia. Los refrescos “normales”, al igual que los zumos (ya sean naturales o elaborados), hay que intentar evitarlos todo lo posible. Sí es necesaria su ingesta si nos encontramos ante una hipoglucemia. Para ello tendríamos que resolverla con la famosa regla del 15”.

De postre se recomienda añadir a este plato una pieza de fruta de tamaño mediano. Excepcionalmente -y como cualquier otra persona- siempre y cuando ajustemos nuestra medicación y nuestro control glucémico nos lo permita, podremos optar por un postre elaborado (siempre mejor si es casero).

Sobre el alcohol

El alcohol no tiene valor nutritivo, pero sí un aporte energético. Hay que tener en cuenta que durante una o dos horas después de tomarlo se produce un aumento de la glucemia debido a su aporte calórico y que a las tres o cuatro horas nuestra glucemia puede descender y provocar bajadas bruscas, especialmente si no hemos comido. Esto sobre todo puede ocurrir con alcohol de alta graduación (ron, tequila, whisky, vodka, ginebra…).

Por todo ello, si va a consumir alcohol, es aconsejable tomarlo mientras come, y saber que cuanta menor sea su graduación menor será su impacto en la glucemia. También hay que tener en cuenta su alto aporte de calorías.

La cerveza con o sin alcohol contiene un alto grado de hidratos de carbono procedentes de la fermentación, por lo que tenemos que hacer hincapié en el control de glucemia capilar durante su ingesta.

¿Qué hacer si aumenta demasiado el índice de glucosa tras la comida?

El aumento de la glucosa a las dos horas de la ingesta debe ser 40/50 mg/dl respecto a la cifra capilar previa. Si el aumento es muy superior, deberíamos plantear, en función del tratamiento que lleve a cabo cada persona, la necesidad de adoptar medidas.

Es fundamental siempre realizar una buena ingesta hídrica, ya que también nos ayuda a disminuir la concentración de glucosa en sangre.

Para administrar la insulina fuera de casa es importante no llevar el material justo para la inyección. Siempre es preferible llevar varias agujas, por si alguna estuviera defectuosa o se cayera. Es importante destacar que las agujas son de un único uso y que hay que desecharlas en los contenedores especiales para ello.

 

Mercedes-Benz