Portada » Cinco cosas que debes saber sobre la ‘viagra femenina’
Sexualidad

Cinco cosas que debes saber sobre la ‘viagra femenina’

Addyi está indicado para tratar el deseo sexual hipoactivo en mujeres en edad fértil.

Mónica Álvarez

A partir del próximo mes de octubre, las mujeres estadounidenses podrán adquirir en farmacia Addyi, el único fármaco autorizado para trastornos de la libido. Los laboratorios Sprout Pharmaceuticals recibieron en agosto el beneplácito de la Food and Drugs Administration (FAD) para la comercialización de este medicamento, indicado para paliar la falta de deseo sexual en mujeres premenopáusicas. Se trataba del tercer intento de la firma por sacar al mercado el tratamiento y no ha estado exento de polémica: diversos sectores han acusado a la FAD de haber cedido a las presiones de la industria.

La venta al público de Addyi en Estados Unidos abrirá las puertas a la reanudación de los estudios en Europa y podría acelerar su aprobación en los países de la Unión. Pero, ¿qué es exactamente la viagra femenina y cómo funciona? Resolvemos las dudas más comunes.

¿Cuál es el mecanismo de acción de Addyi?

El principio activo de Addyi es flibanserina, un compuesto concebido inicialmente para tratar la depresión. Es un agonista del receptor de la serotonina 1A y un antagonista de su receptor 2A, pero se desconoce el mecanismo de acción por el que sería eficaz frente al deseo sexual hipoactivo. No es la primera vez que un fármaco para combatir la disfunción sexual se descubre de forma accidental: la viagra masculina fue el resultado de ensayos dirigidos a hipertensión pulmonar.

¿Quién puede tomarlo?

La terapia no está indicada para todas las mujeres. El uso de Addyi se recomienda en aquellos casos en los que la baja apetencia sexual no se vincula a una condición médica o psiquiátrica, a problemas relacionales o al efecto de determinados medicamentos. Por otra parte, la falta de deseo debe producirse en personas que no han experimentado este problema con anterioridad y que sufran, a causa de la situación, malestar o dificultades interpersonales.

En primera instancia, la viagra femenina estaría dirigida a mujeres en edad fértil, aunque no se descarta su aplicación en el futuro en mujeres que ya han tenido la menopausia y en hombres.

Su eficacia es moderada

Según los resultados de tres ensayos clínicos publicados por la FDA, un 10 por ciento de las pacientes tratadas con Addyi experimentó mejorías importantes en el alivio de su malestar y la apetencia sexual. En consecuencia, se registró un incremento del número de encuentros sexuales satisfactorios al mes entre un 0,5 y un 1 por ciento adicional, respecto a las mujeres que tomaron placebo. “Está claro que no parece que vaya a ser la panacea, pero si puede ayudar en este terreno en el que no hay ninguna opción de tratamiento, bienvenida sea”, declaraba el jefe de Servicio de Ginecología del Hospital de Requena (Valencia), Ezequiel Pérez Campos a Correo Farmacéutico.

Efectos secundarios

Mareos, náuseas, somnolencia y, en especial, cuadros de hipotensión y síncopes asociados al consumo de alcohol o fármacos inhibidores del CYP3A4 son las principales consecuencias adversas que puede causar la ingesta de la viagra femenina. La FDA ha aprobado la comercialización de Addyi con la condición de que el laboratorio lleve a cabo tres estudios para evaluar convenientemente los riesgos derivados del consumo de alcohol. Y es que la flibanserina, al ser un tratamiento diario crónico, exige a la paciente la abstinencia total.

Una ayuda parcial

La pastilla rosa sería una ayuda para tratar la falta de deseo sexual en mujeres premenopáusicas, pero no una solución integral. En este tipo de disfunción suelen interferir factores interpersonales, sociales, educacionales, etcétera. Según Ana Rosa Jurado, secretaria del Grupo de Sexología de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), la intervención psicológica seguiría siendo “imprescindible”.

Etiquetas
----