Portada » ¿No te quedas embarazada? ¡Analizad vuestras costumbres!
Sexualidad

¿No te quedas embarazada? ¡Analizad vuestras costumbres!

Mirian Díaz

Si no consigues quedarte embarazada, antes de someterte a algún tratamiento, cerciórate de que seguís un estilo de vida apto para la concepción

Antes de someterse a un tratamiento de reproducción asistida, es mejor comprobar ciertos aspectos externos que pueden condicionarte a la hora de quedarte embarazada. Algunos estudios demuestran que ciertos hábitos de vida tóxicos como tomar determinados medicamentos (depresión, cáncer o hipertensión), consumir drogas o fumar pueden incidir directamente sobre las características del semen y en el ciclo ovárico de la mujer.

Además, otros factores pueden dificultar la concepción como practicar deporte intensopadecer ansiedad o llevar una alimentación poco saludable, bien por exceso o por defecto (sobrepeso o delgadez extrema).

Hábitos tóxicos que pueden repercutir en la fertilidad

Se ha demostrado que algunos hábitos perjudiciales pueden causar estragos en la fertilidad. De hecho, en muchas parejas puede ser determinante cuando la mujer ha llegado a una edad determinada en la que resulta más difícil quedarse embarazada.

Si queremos aumentar las posibilidades de concepción, hay que prestar especial atención al estilo de vida. La mayoría de los hábitos que influyen negativamente en este ámbito se pueden subsanar, aunque lo cierto es que inciden de manera diferente en la mujer que en el hombre.

  • Factores ambientales. La contaminación puede alterar la calidad del semen. De hecho, aunque parezca mentira, la movilidad y cantidad de los espermatozoides es inferior cuando el hombre reside en un entorno urbano.
  • Sobrepeso. La infertilidad primaria es una condición a la que llegan algunos hombres y mujeres con sobrepeso. Tener más grasa de lo aconsejable y el efecto que eso produce en los antioxidantes, conlleva el deterioro de los ovarios, que dejan de funcionar correctamente. Además, las mujeres que presentan exceso de peso presentan mayor riesgo de aborto. En cuanto al hombre, el sobrepeso también repercute sobre los espermatozoides al reducir la cantidad y su actividad.
  • Cambio brusco de peso. Si ganamos peso y luego lo perdemos bruscamente, algo que suele ocurrir con las llamadas dietas milagro, no es bueno para la salud ni para los tratamientos de reproducción asistida, que pueden perder efectividad.
  • Nivel alto de estrés. Los especialistas indican que el estrés provoca la subida de la prolactina, que puede frenar la ovulación. Esto puede provocar que la mujer tarde más tiempo en quedarse embarazada. Ahora bien, la ansiedad puede originarse al no alcanzar nuestro objetivo, algo que lo dificultaría aún más. De esa manera, lo más aconsejable es buscar ayuda familiar o profesional para disminuir la tensión provocada.
  • Calor en el área genital. Algunos trabajos suponen un exceso de calor en la zona de los testículos como el conductor que tiene que conducir durante muchas horas o los que están sometidos a una alta concentración de calor por el uso de hornos y demás. De la misma manera, se desaconseja el uso de pantalones ajustados al alterar negativamente la calidad del semen.
Etiquetas
----