fbpx
Portada » Donald Trump prepara una orden ejecutiva para acabar con el sesgo progresista de Twitter, Facebook y Google
Tecnología

Donald Trump prepara una orden ejecutiva para acabar con el sesgo progresista de Twitter, Facebook y Google

Donald Trump prepara una orden ejecutiva para acabar con el sesgo progresista de Twitter, Facebook y Google

El presidente ha encargado a su equipo trabajar en “todas las soluciones reguladoras y legislativas” para poner fin al sesgo anticonservador de las empresas de Silicon Valley

El presidente norteamericano Donald Trump está preparando una orden ejecutiva con la que pretende acabar con el sesgo anticonservador de las empresas de Silicon Valley, según ha revelado Politico en una exclusiva confirmada por tres fuentes.

El presidente ha encargado a su equipo trabajar en “todas las soluciones reguladoras y legislativas” para poner fin a esta situación.

En Estados Unidos una orden ejecutiva es una directiva firmada por el presidente con el rango de ley que, aunque gocen de una función legislativa están sometidas a revisión judicial para velar por su constitucionalidad.

A pesar de que todavía se barajan distintos borradores sobre esta orden, el hecho de que la Casa Blanca esté trabajando sobre el tema demuestra que el Ejecutivo estadounidense se está tomando muy en serio el hecho de regular el poder y la influencia política de las empresas de Silicon Valley.

Qué las decisiones y los algoritmos internos de las grandes empresas tecnológicas como FacebookTwitter y Googleafectan al resultado de las elecciones es una afirmación en la que tanto republicanos como demócratas están de acuerdo. Sin embargo, aunque no existe un acuerdo a la hora de medir esta magnitud, los porcentajes de influencia de los estudios que ambos partidos manejan (el uso de los anuncios segmentados para beneficiar a Trump en las pasadas elecciones presidenciales a los que aluden los demócratas y el Efecto de Manipulación del Motor de búsqueda de Google que argumentan los republicanos) le dan un grado de influencia que se encuentra sobre el 10% de los votos totales.

“Si Internet se considera una plataforma igualitaria pero la mayor parte de Twitter es un pozo de veneno liberal (liberal es sinónimo de progresista en este contexto) lo que el presidente busca es al menos un poco de justicia en el sistema”, ha asegurado un portavoz de la Casa Blanca a Político. “Pensamos que las redes sociales juegan un papel vital dentro de nuestra cultura que les ha ayudado a ser cada vez más rentables”, ha añadido la fuente.

La existencia de este borrador de ha filtrado un día después de que el presidente Trump acusase a Google de perjudicarle de cara a las próximas elecciones presidenciales del año 2020.

Las advertencias del presidente de produjeron un día después de haberse reunido en la Casa Blanca con el CEO de Google, Sundar Pichai, en el marco de una cumbre de reuniones sobre redes sociales.

“[Google sostiene] que no se plantea sabotear ilegalmente las elecciones presidenciales del año 2020 a pesar de que todo lo que de dijo iba en dirección opuesta”, afirmó el mandatario en su cuenta de Twitter.

El presidente apoya sus acusaciones en un programa de la cadena Fox News en las que un ex ingeniero de Google afirmaba que el gigante de Internet quiere “asegurarse de que Trump pierda en 2020”.

Una información por la que el presidente aseguró “estar vigilando a Google muy de cerca”.

El fuerte sesgo político favorable al partido Demócrata en el seno de las grandes empresas de Silicon Valley es sobradamente conocido en los Estados Unidos. Buena prueba de ello es que el partido Demócrata recibió el 90% del dinero donado por el staff por las grandes empresas de Silicon Valley en el ciclo político comprendido entre los años 2004 y 2018.

Una diferencia abismal que, sin embargo, las multinacionales intentan camuflar mediante las donaciones oficiales de los Comités de Acción Política -organizaciones efímeras creadas por las empresas para canalizar las donaciones políticas durante los periodos electorales- en las que el dinero suele repartirse al 50%.

Sin embargo, atendiendo al total del dinero donado a ambos partidos la proporción es de 9 a 1 a favor de los demócratas.

Por ejemplo, Google entregó 16,3 millones de dólares a los Demócratas frente a 1,7 millones a los republicanos. En el caso de Amazon fueron 6,7 millones frente a 732.000 dolares. Por su parte, Apple entregó 5,7 millones frente a 578.000 dólaresFacebook 3,9 millones frente a 580.000 dólares. Por último, en el caso de Netflix fueron 3,7 millones frente a 75.000 dólares.

Unas cifras dispares que llevan tiempo causando una fuerte alarma ente los representantes y simpatizantes del partido republicano en Estados Unidos.

mercedes banner - Donald Trump prepara una orden ejecutiva para acabar con el sesgo progresista de Twitter, Facebook y Google - tecnologia