Portada » Google Fotos ha matado el concepto de la nube ilimitada para fotos y vídeos
Tecnología

Google Fotos ha matado el concepto de la nube ilimitada para fotos y vídeos

Se ha acabado la barra libre. Google ha animado la semana, probablemente para mal, con una de las noticias peor recibidas de las relativas a su ecosistema en los últimos tiempos. Google Fotos acaba con su no existencia de límites y pasa a los 15GB clásicos del paquete que Drive encabeza en la nube. Adiós a subir fotografías y vídeos sin control a la nube.

No será algo inmediato pero ya tenemos en mente el día en que ocurrirá. El final de mayo de 2021 dará paso al 1 de junio, y ese día Fotos ya no será ilimitado. Eso sí, al menos conservaremos todo lo que volquemos en su nube hasta dicho día y los 15GB de tope empezarán a contar desde entonces. Así que toca ser comedido o toca pagar. O buscar alternativas, claro está. Que cada usuario decida cuál será su siguiente paso.

Fin a un pozo sin fondo gratuito

En el momento en que Google ponga fin a la ilimitación de Google Fotos habrá transcurrido más de un lustro en el que el servicio ha ido introduciéndose más y más en nuestras vidas digitales precisamente gracias a la característica que ahora desaparece. Fotos se ha hecho imprescindible para muchos usuarios que ahora ven que han de pasar por caja para, además, no obtener lo mismo que tenían antes.

Porque los planes de pago que Google incluye para Fotos, y que son los mismos de Google One, tampoco incluyen la subida sin límites. Tenemos 80GB de espacio en el escalón más bajo por 1,99 euros al mes y 30TB por 299,99 euros al mes en el más alto. Pero ya no hay barra libre, ya no puedes subir todo lo que quieras siempre que quieras, ahora deberás tener cuidado.

No sé puede criticar a una empresa por querer ganar dinero, pero sí por las formas

No se puede culpar a una empresa por querer ganar dinero con los servicios que ofrece, pero tal vez sí sea criticable la forma en la que han llevado todo este asunto. No hablábamos de que antes hubiese una prueba para comprobar qué tal funcionaba el servicio sino de una ilimitación que no se sabía cuánto iba a durar. De hecho, se esperaba que fuese eterna precisamente por lo comentado antes, porque Google ya gana dinero con nuestros datos.

Nuestras fotografías hablan de nosotros, de nuestros gustos, de dónde vamos y de qué compramos, y han servido, entre otras cosas, para entrenar una inteligencia artificial que, aplicada a las búsquedas de la propia Fotos, han hecho de ella una inteligencia casi inimitable. Y ahora, toca pagar por seguir aportando datos e información pues los planes de pago de One no garantizan que tus datos no se empleen para lo mismo que hasta ahora. Una maniobra manifiestamente mejorable.

Quedarse aquí o marcharse a otra parte

En el horizonte queda ahora una importante toma de decisiones para todos aquellos que, durante años, han convertido Google Fotos en su archivo de recuerdos digitales. Desde fotografías hasta vídeos, todos alojados en el mismo lugar porque, volvemos a repetirlo, en Fotos cabía todo. Antes de junio tocará decidir si nos quedamos aceptando la limitación de espacio, aunque Google ya ha colgado una herramienta online para que seamos cuánto tardaríamos en acabar esos 15GB a nuestro habitual ritmo de subidas.

Otra opción sería acudir a la competencia para encontrar algo remotamente similar a lo que Google ha construido con Fotos. El más parecido, quizá, lo encontramos en Amazon Fotos, pues aquí sí encontramos subida ilimitada de imágenes aunque no de vídeos (máximo de 10GB por aquí) e incluido en el paquete de Amazon Prime. Ese paquete que incluye los envíos gratis de tus pedidos y el acceso, por ejemplo, a Amazon Prime Vídeo entre otras cosas. Una opción interesante para quienes ya sean usuarios de Prime.

En la competencia encontramos otras alternativas como Dropbox, que ofrece un plan gratuito de 2GB para después pasar a planes de pago. Como el OneDrive de Microsoft, con 5GB gratis antes de pagar, como el siempre cuestionado Mega con sus 15GB o como Dubox, con 1TB de espacio, quizá la opción más atractiva aunque en el horizonte sobrevuele la idea de que tarde o temprano tendrá que ser de pago. O como Flickr, uno de los grandes olvidados por lo que fue y ahora es, que también dispone de espacio gratuito y sus correspondientes planes salidos de nuestro bolsillo. O iCloud, aunque esté limitado a dispositivos de Apple.

Hay que asumirlo. El concepto “subir fotos y vídeos a la nube sin límites” se acabó. Ha muerto. Ni pagar te ofrece barra libre.

La tercera opción sería la de volver a hacer lo que hacíamos antes, cuando la nube no estaba tan presente o daba sus primeros pasos. Volver a almacenar nuestras fotografías en local, extrayéndolas de nuestro móvil y guardándolas en un disco duro normal o en uno conectado a un NAS. Tal vez la opción más engorrosa por las molestias durante el traslado de fotos, y una de las más inseguras por la necesidad de redundancia entre discos para que un accidente no nos haga perder nuestra biblioteca.

La gran duda que surge en estos momentos, sin embargo, es si Google seguirá ‘tocando’ sus servicios en el futuro. Si se ha atrevido a cortar el grifo de Fotos, con millones de usuarios ‘enganchados’ en todo el mundo, ¿llegará a pasar lo mismo con otros como Maps? ¿Y si se cerrasen las puertas de Youtube a los usuarios que no pagasen? Son servicios que ahora se pagan a costa de los desarrolladores, de la publicidad o de un Youtube Premium que no termina de despegar. Quién sabe qué ocurrirá. Tras lo de Fotos, queda la sensación de que ningún cambio es imposible y ningún servicio es intocable. Veremos.

Etiquetas
----