fbpx
Portada » Werner Herzog, el villano de The Mandalorian: “Por culpa de Star Wars todo lo que digo importa”
Television

Werner Herzog, el villano de The Mandalorian: “Por culpa de Star Wars todo lo que digo importa”

15762580725332 - Werner Herzog, el villano de The Mandalorian: "Por culpa de Star Wars todo lo que digo importa" - television

No es fácil seguirle el paso y la conversación a Werner Herzog (Múnich, 1942). En lo que dura una charla de media hora repasa las veces que le han disparado, recuerda sus buenos fundamentos como centrocampista, insiste en lo mucho que desprecia las escuelas de cine, vuelve a insistir en lo poco que le importa ya su adorado (y odiado) Klaus Kinski y, dado el caso, afirma solemne cuánto le desagrada recibir premios. «Interrumpen, no sirven para nada y te hacen sentir viejo». ¿Y por qué los acepta? «Eso mismo me pregunto. Ahora mismo estoy más activo que nunca. Trabajo a un ritmo de tres películas al año. Antes sólo hacía dos. Los premios honoríficos deberían darlos cuando estás postrado o en una silla de ruedas», dice. Y lo dice poco antes de recibir un homenaje durante la celebración de la gala de los Premios del Cine de Europeo el pasado fin de semana.

Herzog es así. Siempre lo fue. Digamos que el tiempo le ha convertido en uno más de sus personajes desesperados, impredecibles o simplemente raros. Desde el conquistador Lope de Aguirre al iluminado Fitzcarraldo pasando por el esclavista Da Silva, el enigmático Kaspar Hauser o el ecologista fanático Grizzly Man, todos son ya él. «Lo que me ha preocupado siempre no es más que la búsqueda de la verdad. Porque ¿qué es la verdad? Mis películas de ficción son siempre tan verdaderas como cada uno de mis documentales. De hecho, no distingo entre unas y otros. Lo que cuenta es la forma de mirar. Siempre pongo el mismo ejemplo. Pensemos en La Piedad de Miguel Ángel. Cuando miras a Jesús, ves un hombre de 33 años. Pero se encuentra entre los brazos de una mujer, su madre, de apenas 17. ¿Trató acaso el artista de engañarnos? No, bien al contrario, la verdadera verdad está ahí, en esa inconsistencia. Pues bien, eso es lo que he perseguido siempre», comenta.

Herzog es consciente de que su papel de villano en la serie ahora mismo en boca de todos, The Mandalorian, le ha otorgado el privilegio de una segunda juventud. La creación de Disney que expande el universo de Star Wars le ha devuelto a su gusto por los papeles de aire y gesto turbios. «Jon Favreau, el creador, es un gran fan de mi filmografía. Me llamó y me dijo que quería que la gente viera al que está detrás de mi cine. Y eso ha hecho que cualquier cosa que diga ahora importe. Todo el mundo parece dispuesto a escucharme y comentar lo que digo. Aunque sea una estupidez», dice.

El cineasta se muestra incapaz de encontrar una sola objeción al nuevo paradigma digital en el que vivimos y hasta sufrimos. Y lo deja claro: «Por un lado, ahora mi trabajo lo conocen hasta en Montana. Hace poco me escribió un adolescente que había visto Kaspar Hauser. Jamás se habría proyectado en un cine de allí esa película. Por otro lado, sí, es una lástima que la gente deje de ir al cine. Pero mucho peor es que deje de leer y eso no parece preocupar tanto. Cuando doy clase en alguna escuela de cine, mi primera recomendación a los alumnos no es que vayan al cine. No, es mucho más importante que lean sobre la Grecia antigua».

Cuenta el bávaro, además de ligeramente bárbaro, que una vez le dispararon en el abdomen («Pero la bala no penetró»). También recuerda que en otra ocasión le confundieron con una acosador y volvieron a practicar la puntería con él. Y mientras camina errático de un balazo a otro, se detiene a relatar por qué de joven jugaba tan bien al fútbol: «Todos eran más rápidos o más técnicos que yo. Pero yo era capaz de estar siempre en el sitio correcto. Por eso marcaba». Y, por eso, sin duda, está en The Mandalorian.

Etiquetas
mercedes banner - Werner Herzog, el villano de The Mandalorian: "Por culpa de Star Wars todo lo que digo importa" - television