Portada » Ajaccio, un lugar único en Córcega marcado por Napoleón
Escapadas y Viajes

Ajaccio, un lugar único en Córcega marcado por Napoleón

La ciudad en la que nació Napoleón es un magnífico destino para los que quieran conocer Córcega. Ajaccio es una de las ciudades más bonitas de esta isla francesa y está marcada por un personaje trascendental de la Historia.

Ajaccio es la capital de Córcega y de la región de Corse du Sud, también es la villa natal de Napoleón Bonaparte. Ubicada en la costa occidental de esta isla francesa bañada por el mar Mediterráneo, es una de las ciudades más bonitas de Córcega. Se trata de un lugar único por su situación en el golfo mirando al mar, pero con el fondo de las montañas que se encuentran nevadas hasta la primavera. A ello hay que añadir los vivos colores y la intensa luz de una media de 300 días de sol al año. Pero su riqueza visual se complementa con su potencial en patrimonio y como destino playero de aguas cristalinas.

Nada más llegar al puerto nos topamos con la calle principal de la ciudad, Cours Napoleón, una larga calle donde se puede contemplar el legado del personaje más importante de la historia de esta ciudad, Napoleón Bonaparte. Nació aquí en 1769 y es en esta calle donde se puede ver su influencia, como por ejemplo en algunas resistencias locales vinculadas a la independencia de Francia. En la ciudad se encuentra también la casa donde nació y una estatua que lo celebra levantada cerca de la antigua cueva que, según se cuenta, era el lugar donde se escondía para estudiar, meditar o jugar cuando era niño.

Sorprenden el bello edificio del Ayuntamiento de Ajaccio, que data de 1822 y está construido bajo estilo restauración, y la Catedral de la Asunción, un edificio típico de la arquitectura de la contrarreforma: plano en cruz latina y cúpula, con seis capillas secundarias. Destaca la de Notre Dame del Pianto, donde se encuentran las pinturas del hijo de Tintoreto y un cuadro de Delacrois. También sorprende el Palacio Lantivy, construido por orden de Napoleón siguiendo el ‘Plan de extensión y embellecimiento’. Este palacio está rodeado por un bonito jardín donde se pueden encontrar varias especies mediterráneas y tropicales.

En un sitio estratégico para proteger la ciudad se encuentra la Ciudadela. Esta fortificación defensiva tiene su origen en 1492 y posteriormente sufrió ampliaciones. Esta parte cuenta con un ‘castello’, un torreón y seis bastiones, que no es posible visitarlos porque pertenecen al ejército. Al pie de la ciudadela se encuentra la iglesia Saint-Erasme, patrón de los pescadores, de ahí su decoración con maquetas de barcos.

La Capilla Imperial, declarada como Monumento Histórico, es un lugar único ya que cuenta con las sepulturas de la familia Bonaparte. El interior tiene una forma de cruz latina y una cúpula y en la cripta están enterrados el cardenal Fesch y los padres de Napoleón.

En la región de Ajaccio se pueden visitar diferentes torres genovesas. Destaca la Torre I’lsolella, situada en la península del mismo nombre, o la bella Torre de Parata, al oeste de la ciudad y levanta sobre un espolón rocoso de granito, entre otras.

En cuanto a museos destacan el museo napoleónico del Ayuntamiento, donde se encuentra el salón napoleónico y la sala de las medallas. También alberga los retratos y los bustos de la familia realizados por grandes artistas. Por otro lado, no hay que dejar de ver el Museo A Bandera, donde se puede aprender sobre la historia corsa y mediterránea, el Museo Marc Petit, un centro de bellas artes o el Museo Fesch, también de bellas artes.

No hay que olvidar el potencial de Ajaccio como destino playero. Destacan la playa Capo di Feno, cerca del golfo de Ajaccio, la playa de Sevani, la playa de l’Ariadne o la playa de Marinella. Aunque para muchos, una de las más bellas es la playa de la Terre Sacree, cerca de las islas Sanguinarias. También es conveniente acercarse hasta el archipiélago de las islas Sanguinarias, ya que son un auténtico paraíso natural.

En una punta se encuentra el faro y en la otra una vieja torre genovesa, dos de los mejores puntos para contemplar la belleza de las puestas de sol en este territorio de Córcega. Se puede realizar un grato paseo dirigiéndose a la Punta de la Parata para descubrir de otra manera estas islas, desembocando en una de las playas más bellas de la región, la playa de Capo di Feno, que también es un paraíso para los amantes del surf.

Etiquetas
----