Portada » Bolonia y su maravilloso y efervescente casco medieval
Escapadas y Viajes

Bolonia y su maravilloso y efervescente casco medieval

Bolonia.

Aunque no es el primer destino turístico de Italia, Bolonia recibe cada año a más visitantes y destaca por su gran ambiente universitario y su importante patrimonio monumental y artístico.

Bolonia es una ciudad, tal como la describen por sus calles, maravillosa, efervescente y con un casco medieval en perfecto estado de conservación. Aunque no es una de las principales opciones turísticas de Italia, cada año va cogiendo más fuerza como destino turístico, en parte por la presencia de su Universidad, que atrae a estudiantes de toda Europa.

Esta ciudad sorprende a todo el que la visita por su bello casco histórico, con sus pórticos, sus tratorías, sus mercados y su historia. Fue en Bolonia donde nació una de las primeras universidades del mundo, en el siglo XI, y bajo las Due Torri, las dos torres, ya existía el fenómeno estudiantil en el siglo XII. Es por esta razón por la que a Bolonia también se la conoce como ‘la sabia’.

Pero también es conocida como ‘la rossa’ por los colores rojizos que abundan en sus fachadas y la tradicional tendencia política de izquierdas. Fue uno de los ejes centrales del Partido Comunista Italiano y una de las zonas de resistencia contra los fascistas en la Segunda Guerra Mundial. El casco antiguo es realmente precioso, plagado de palacios, iglesias y obras de arte en un estado de conservación fabuloso, de ahí que se haya llegado a decir que Bolonia cuenta con uno de los mejor conservados de Europa.

El punto neurálgico de Bolonia es la Piazza Maggiore, y lo es desde tiempos inmemorables. Está rodeada por majestuosos edificios medievales, aunque destaca la Basílica de San Petronio, dedicada al santo patón de la ciudad y diseñada por Antonio di Vincenzo allá por 1390. Son varias las características que sorprenden en su planta: base de mármol muestra del Renacimiento, columnas sobre el portal principal y estatuas de San Petronio y de la Madonna col Bambino obras de Jacopo della Quercia, puertas creadas por Amico Aspertini, Alfonso Lombardi y Giacomo Silla. Su interior extremadamente luminoso y espacioso también es sorprendente.

Frente a la basílica se sitúa la línea meridiana, diseñada por Gian Domenico Cassini donde también está el Palazzo del Podestà. Al oeste de la plaza se encuentra el Palazzo Comunale, también conocido como Palazzo D’Accursio, que fue utilizado por la administración cívica hasta el siglo XIII. Destaca por el bello portal de piedra arenisca, la Virgen de terracota, así como la estatua de bronce del papa Gregorio XIII Boncompagni. En su interior se encuentra el Museo Morandi, además de las suntuosas salas del Legado Pontificio y sus apartamentos.

 

La pequeña Piazza Nettuno está presidida por la Fontana del Nettuno, la fuente más famosa de la ciudad y uno de sus símbolos: es un símbolo del poder papal de la época. Le Due Torri es otro lugar imprescindible que visitar. Subir a la Torre Asinelli para apreciar unas bellas vistas panorámicas de la ciudad es algo que todo viajero tiene que hacer.

Para muchos la plaza de mayor encanto de Bolonia es la Piazza Santo Stefano, donde se encuentran las famosas siete iglesias: una serie de templos que a lo largo de los siglos fueron conformando la actual Basílica de Santo Stefano. Este es el lugar por excelencia de reunión de los jóvenes. Uno de los palacios más importantes de Bolonia es el Archiginnasio, que destaca por su imponente Teatro Anatómico, una sala en forma de anfiteatro dedicada al estudio de la anatomía. Aunque esta sala fue destruida en los bombardeos de 1944, se ha restaurado.

Para contemplar una de las colecciones pictóricas más importantes de Italia hay que ir a la Pinacoteca Nazionale, en pleno barrio universitario. A lo largo de sus treinta salas se pueden apreciar obras de artistas tan reconocidos como Rafael, Tintoretto, Vasari o Guido Reni. Otro centro museístico que destaca es el MAMbo, el Museo de Arte Moderno de Bolonia, que en sus casi 10.000 metros cuadrados se pueden encontrar obras de Marina Abramovic, Antoni Tàpies o Julian Schnabel.

Como espacio natural y donde disfrutar de la naturaleza y la tranquilidad en esta ciudad italiana destaca el parque de Giardini Margherita, en honor a la Reina Margarita. En este espacio, que puede asemejarse a los jardines ingleses de la época Romántica, además de ser un buen lugar para pasear, han existido lugares como una escuela, un zoo y un observatorio astronómico que aún está activo.

Más información en: infoviajes.contacto@gmail.com

Etiquetas
----